Consejos: Cómo ligar con éxito a la griega

Artículo publicado el 27 de Agosto de 2010
Artículo publicado el 27 de Agosto de 2010
Queridos amigos del norte: podéis imprimir esto e intentarlo, pero es inútil. Ligar en esta parte de Europa es un arte, no se puede aprender, puesto que los hombres del sur nacen casanovas.

El éxito de los hombres del sur de Europa reside en no tener miedo a la hora de acercarse y hablar con una chica. Empieza despacio: un buen espresso italiano o un largo paseo por una calle histórica. Conoce todos los lugares no turísticos, la historia de las ciudades en las que vivas, por quién se llaman así las fuentes, de quién son las estatuas; conoce las pequeñas cafeterías más románticas y los lugares alumbrados por velas en los que puedas estar a solas y beber el vino más fantástico. Dile a la chica qué hay en el menú y qué debería probar.

Aprende a romper el hielo.

¡Es tarde! Tu acompañante ya se estará preguntando: ¿Es así de genial o sólo está fingiendo? A estas alturas, tal vez sólo hayas rozado su mano o su pelo durante un momento para comprobar su reacción. Haz que se pregunte qué viene ahora. Es hora de tomarse algo… Sugiere un sitio con la música que le guste a ella. Ha llegado el momento de acercarse, cogerla de la mano y llevarla al mejor sitio del lugar (ni en el centro, ni demasiado lejos). Vuelve a cogerla de la mano y comprueba su reacción. Pide el mejor cóctel (que puedas permitirte).

The cockney CasanovaTercer paso: habla de una forma a la que no esté acostumbrada; no en las típicas líneas norteñas, ya que el 60% de la comunicación humana es lenguaje corporal, siendo un 30% el tono, lo que significa que el 90% no sale de nuestra boca. En este momento ella debe estar disfrutando de todo lo que digas; susúrrale al oído, escúchala atentamente, mírala a los ojos pero conoce el límite, no la hagas sentir incómoda. Pon tu mano en el centro de su espalda, no demasiado abajo (¡aún!) y retírate de nuevo. Debes saber hacerla sentir que tiene el control del juego, ¡aunque sea mentira! Bailar está en la agenda, dependiendo de la música. Ya se ha tomado un par de copas, así que se siente más relajada y confiada. Sugiérele una última copa en tu casa, porque has comprado el vino que le gusta (aunque sea el de 1,20€).

Chicos del norte, os retamos a hacerlo mejor. Jude Law lo expresa bien en su papel como seductor evasivo en Alfie (en el remake de 2004 sobre la película protagonizada por Michael Caine en 1996): "Yo mismo me atengo más a la filosofía de vida europea… Mis prioridades son el vino, las mujeres… Bueno, a decir verdad, eso es todo."

Consejos dados por FNC, tres griegos en una playa

Imágenes: bad boy © Toni Blay; couple © gkamin; Alfie © United International Pictures