Contrarrestando la Entropía con #CharlieHebdo

Artículo publicado el 9 de Enero de 2015
Artículo publicado el 9 de Enero de 2015

“La libertad es creación, libertad de expresión, cultura, innovación, respeto, solidaridad, democracia…” Con estas palabras representantes del Consulado Francés en Sevilla condenaron ayer la violación que ha sufrido su mayor orgullo patriótico, la liberté, tras la masacre del pasado 7 de enero en la redacción de la revista satírica #CharlieHebdo.  

Es abrumador cómo el ser humano, cuando quiere ser universal, es capaz de contrarrestar la entropía, un famoso concepto físico mencionado en la segunda ley de termodinámica que tiende al desorden, a lo energéticamente menos costoso, porque destruir es más fácil que construir. Sin embargo, en 48 horas los gestos de solidaridad, esfuerzo y repulsa a los crímenes cometidos contra la voz cómica de París desafían noblemente a la física.

El terror ha golpeado la esencia de una Europa que, más que nunca, se mira en la revolución de 1789 y ya no solo entiende, sino que comprende el porqué del Artículo 11 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea sobre Libertad de Expresión y de Información.

C’est dure d’être aimé par des cons                Es duro ser amado por estúpidos, denuncia una de las viñetas que han puesto color a las concentraciones de estos días en distintos países en señal de apoyo a la causa francesa. En ella aparece Mahoma consternado por salvajes y esta apreciación es tremendamente importante.          Que existan fanáticos títeres manejados por fundamentalistas en nombre de una religión no quiere decir en absoluto que los seguidores del Islam sean asesinos. Desde Cafebabel Sevilla hacemos un llamamiento para contrarrestar la Islamofobia, de nuevo, todo un reto a la física social que simplifica el mensaje para justificar barbaries sucedidas en países donde civiles pagan por terroristas.

Muy tímidamente, en la fachada del Consulado Francés de Sevilla, a mano y sobre un folio blanco, una palabra en árabe تدنيس المقدسات (sacrilège). En ese momento, el pequeño folio sobre la acera inundada de velas con la frase Je suis Charlie, se convirtió en embajador de todos esos ciudadanos árabes o de origen árabe que conviven en democracia diariamente con nosotros y rechazan todo tipo de violencia.

El complejo español ante la Marsellesa

Libertad, lucha contra la tiranía, triunfo, gloria, patria…,  conceptos permanentemente presentes en el himno nacional francés, no son solo palabras, es una conquista cívica del pueblo galo. La historia del pueblo español es confusa, diversa, manipulada según qué bando eterno cuyo afán de secesión no tiene voluntad de caducidad, a pesar del parche de las Comunidades Autónomas.

El franquismo se abanderó de un patriotismo que nos sigue avergonzando y no somos capaces de superar la citadísima dictadura para sentir una unidad en la absoluta riqueza de la diferencia. Solo esta razón podría explicar la salida de tono de uno de los asistentes a la concentración de ayer en Sevilla quien, en voz alta para hacerse oír, repitió en varias ocasiones que pensaba haber sido convocado para manifestar la defensa a la libertad de expresión, no colaborar en un acto de exaltación del patriotismo francés, eso sí, a escasos 2 metros de la puerta del consulado gabacho. De nuevo, el civismo contrarrestando la entropía del complejo hispánico. Se le calló hablando de fútbol y el acto fue ejemplar.