COP21: Suben las temperaturas

Artículo publicado el 1 de Diciembre de 2015
Artículo publicado el 1 de Diciembre de 2015

Ayer comenzó en París la Conferencia de la ONU sobre el clima. Para los expertos, el hecho de que más de 170 países se hayan comprometido a poner en marcha programas de protección del medio ambiente a nivel nacional es ya un éxito. Por otra parte, algunos critican que la reforma de la agricultura y la inversión en energía no aparezcan aún en el orden del día.

Hay que pensar en verde - Tages-Anzeiger, Suiza

La conferencia mundial sobre el clima será un éxito, tal como asegura el diario de centro-izquierda Tages-Anzeiger: "París no es Copenhague, donde lamentablemente fracasaron las negociaciones para firmar un tratado sobre el clima que debía entrar en vigor después de 2020. Sin embargo, el fracaso de Copenhague supuso una bendición para la política internacional en materia del cambio climático, ya que supuso el inicio de un cambio de paradigma. Además, hemos sido testigos de una creciente toma de conciencia por parte de los Estados pertenecientes a la ONU: Las obligaciones restrictivas sobre la reducción de los gases de efecto invernadero no pueden tener éxito a nivel mundial si todos los países que son miembros de la ONU, ya sean ricos o pobres, industrializados, emergentes o en vías de desarrollo, no contribuyen a la protección del medio ambiente. Se espera que en París se puedan exponer los programas nacionales de todos los Estados relacionados con el clima, en función de sus respectivas posibilidades económicas y políticas. Las promesas de 177 estados están sobre la mesa. Es decir, más del 90% de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo. De por sí, este hecho ya supone un éxito". (27.11.2015

Verdes y sin madurar - Dennik N, Eslovaquia

Según el diario liberal Dennik N, todos los países del planeta deberán formar una alianza para combatir el cambio climático: "En 2009, la cumbre de Copenhague fue un fiasco.  Pero muchas cosas han cambiado desde entonces. Nos habíamos creído de verdad que la temperatura mundial había dejado de aumentar. Ahora bien, durante los últimos dos años se han registrado las temperaturas más elevadas desde que existen los índices meteorológicos. Ya se sabe que muchos países pobres no podrán reducir mucho las emisiones para luchar contra el cambio climático sin la ayuda de los países ricos. Pero sean cuales sean los problemas, no se podrá perder de vista la conclusión respecto al clima a la que han llegado los científicos: Por nuestra culpa, el planeta se dirige hacia el abismo. Y aunque también existen opiniones divergentes, no se pueden ignorar las advertencias, que son mayoritarias. Por ello, habrá que continuar haciendo esfuerzos para detener el calentamiento global, directamente relacionado con la actividad humana. La conferencia de París pondrá a prueba nuestra capacidad de aprender de nuestros errores. Aun así, no nos podemos esperar un giro de 360 grados que revolucione la lucha contra el calentamiento global". (27.11.2015)  

La clave está en el campo  - La Repubblica, Italia

La conferencia de París sobre el clima tampoco reconoce la función determinante que desempeña la agricultura respecto al calentamiento global, según afirma Carlo Petrini, fundador del movimiento Slow Food, en el diario de centro-izqueirda La Repubblica: "Por sí solo, el sector de la ganadería es responsable del 14% de las emisiones de gas de efecto invernadero. No obstante, en las 54 páginas del texto de las negociaciones, no aparecen ni una sola vez los términos "agricultura", "biodiversidad" o "culturas". Lo más importante es, al parecer, el sector de la energía, el de la industria pesada y el de los transportes. En el texto también se hace referencia a la protección de los suelos y a la seguridad alimentaria, aunque no se menciona de forma explícita la relación directa entre clima, agricultura y alimentación. Para dar una respuesta concreta al problema del cambio climático, es necesario cambiar radicalmente de paradigma —económico, social y cultural— y fomentar una agricultura basada en las prácticas agroecológicas y en un sistema distinto de producción, de distribución y de acceso a los alimentos". (27.11.2015

Naturaleza 2.0 - The Economist, Reino Unido

Este es el momento de invertir más en el desarrollo de nuevas tecnologías para la protección del medio ambiente, tal como destaca el semanario económico liberal The Economist: "Gracias a las generosas subvenciones, las tecnologías basadas en el carbón pueden continuar existiendo, pero el objetivo debería consistir en introducir las tecnologías del mañana. Por ejemplo, las empresas del sector de la energía, al contrario que las empresas farmacéuticas o automovilísticas, no prevén grandes caídas de las nuevas tecnologías. Y el Estado está a tiempo de subsanar este error. Un compromiso general para aumentar rápidamente y diversificar la inversión en investigación y desarrollo sería preferible a cualquier propuesta que pueda hacerse en París". (26.11.2015

---

30 países, 300 medios europeos, 1 revista. La revista euro|topics presenta los temas que afectan a Europa y refleja la diversidad de opiniones, de ideas y estados de ánimo del continente.