COP22: "No hay vuelta atrás en la lucha contra el cambio climático"

Artículo publicado el 13 de Febrero de 2017
Artículo publicado el 13 de Febrero de 2017

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Sigue quedando un camino muy largo en la reducción de los efectos del cambio climático, que dependerá de las acciones que tomen los gobiernos en todo el mundo, pero la COP22 ha traído buenas noticias. [OPINIÓN]

He visto hace poco el documental Samuel in the Clouds, que cuenta la historia de un trabajador de la antigua estación de esquí que todos los días sube al Club Alpino Boliviano en las montañas de Chacaltaya, Bolivia, para vigilar el refugio de la cima de los Andes. La montaña tiene 5,300 metros de altura, pero desde el año 2009 la nieve ha desaparecido por completo. Aun así, Samuel continúa yendo a la montaña con la esperanza de que algún día la nieve vuelva.

Esta desastrosa tendencia es la que tratan de invertir en las negociaciones internacionales sobre el cambio climático que han tenido lugar todos los años desde 1998, y que acaba de terminar en  Marrakech. Sigue quedando un camino muy largo y dependerá de las acciones que tomen los gobiernos en todo el mundo, pero hay buenas noticias.

Marruecos lidera el camino en África

Marruecos, anfitrión de la conferencia sobre el cambio climático (COP22) que este año se desarrolla en Marrakech, ha hecho un gran esfuerzo por demostrar sus compromisos verdes. Durante el último año, Marruecos ha prohibido las bolsas de plásticos, ha comenzado a reemplazar viejos autobuses y taxis, altamente contaminantes, ha programado extender la red de tranvía en Casablanca y Rabat, y ha lanzado la iniciativa "Adaptation of African Agriculture" con el propósito de apoyar a los agricultores locales en su adaptación para la reducción del cambio climático.

Para celebrar la COP22, Marruecos también ha introducido el  primer sistema de alquiler de bicicletas de África  en Marrakech que forma parte, junto con los nuevos autobuses eléctricos de la ciudad, de un proyecto mayor cuyo objetivo es convertir el transporte público marroquí en uno más verde. El gobierno ha ido mucho más allá con el ambicioso compromiso de aumentar la producción de electricidad renovable del país a un 52% para el año 2030.

¿Quién quiere hacer más?

Durante el Foro de Vulnerabilidad Climática de la COP22, un grupo de más de 40 naciones vulnerables se comprometió a diversas acciones con miras a futuro, que incluyen lograr una energía renovable del 100% entre los años 2030 y 2050.

La  Under2 Coalition, un grupo de gobiernos subnacionales que han decidido reducir sus emisiones como mínimo en un 80% para el 2020, anunció que la cantidad de miembros del grupo ha aumentado aún más. Ahora, todos los miembros juntos representan una tercera parte de la economía global y cubren una población de casi mil millones de personas entre Norteamérica, Europa, Latinoamérica, África y Asia.

Conscientes de la importancia de tener aire limpio en las ciudades y de reducir la contaminación, ocho países (CanadáChinaFranciaJapónNoruegaSueciaReino Unido y EE.UU. ) prometieron en Marrakech expandir el uso de transporte público eléctrico, , instando a otros gobiernos a hacer lo mismo.

 Un punto de inflexión para las renovables

El 2015 fue también un punto de inflexión para las energías renovables, según la  Agencia Internacional de Energía. Las energías renovables produjeron más de la mitad de las nuevas capacidades de producción de energía en todo el mundo, siendo precursoras la energía eólica y la energía solar, y el pasado año superaron al carbón convirtiéndose en la fuente más grande de potencia instalada en todo el mundo.

"El compromiso del Clima de Marrakech demuestra que no hay vuelta atrás en la lucha global contra el cambio climático," dijo Kathleen Van Brempt, vicepresidenta de sostenibilidad del partido político S&D y miembro del Parlamento Europeo  por el partido político belga  SP-A. "Si comparas el impacto de la elección de Donald Trump en las negociaciones sobre el clima de las Naciones Unidas con el impacto que tuvo la de  George Bush en 2000, hay una gran diferencia. En 2000, en la conferencia COP6 en la Haya, la comunidad internacional no fue capaz de llegar a un acuerdo para hacer que el Protocolo Kyoto fuera operativo. Pero ahora, la reacción internacional a la potencial desvinculación de los EE.UU. ha sido firme y claramente a favor de una acción multilateral."

Junto con la pronta ratificación del Acuerdo de París sobre cambio climático, esta COP22 ha traído buenas noticias. Todos estos progresos positivos se convertirían en verdaderas buenas noticias cuando veamos que los compromisos de los gobiernos se convierten en acciones concretas.