Cracovia: ¿La perla polaca bañada en alcohol?

Artículo publicado el 16 de Agosto de 2007
Artículo publicado el 16 de Agosto de 2007

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Son muchos los ingleses que viajan a Cracovia para celebrar su despedida de soltero, pero ¿qué piensan los polacos?

Los ingleses, atraídos por las leyendas sobre diosas eslavas, por la gran multitud de bares y por una atmósfera muy agradable, se desplazan cada vez más a menudo a Cracovia para festejar despedidas de soltero. No obstante, los habitantes de esta ciudad del sur de Polonia tienen sentimientos ambiguos hacia este tipo de visitas.

En muchas páginas anglófonas de internet, Cracovia recibe el nombre de "perla oculta". La antigua capital de Polonia es una ciudad "genuina", al igual que lo era Praga 15 años atrás, antes de que comenzase a ser explotada turísticamente. A pesar de que de los más de 400.000 ingleses que visitan anualmente la ciudad, tan solo unos pocos viajan con motivo de una despedida de soltero. Son precisamente estos turistas borrachos y ruidosos, a menudo incluso enfundados en singulares disfraces, los que quedan grabados en las memorias de los cracovianos. Y si bien es cierto que con su visita dejan bastante dinero en la ciudad, y que no ocasionan graves daños, no gozan precisamente de una buena reputación entre los ciudadanos.

Jóvenes descarados

A pesar de la creciente popularidad de Cracovia en el Reino Unido, a ojos de los habitantes de esta ciudad polaca, los ingleses son una plaga de borrachos que no hacen más que montar escándalo en el casco antiguo. Dominik Tarabaski, cracoviano de 25 años, se queja: "La mayoría de los ingleses que me encuentro cuando salgo de noche por la ciudad podrían ser los hermanos gemelos de los folloneros de Nowa Huta". Aleksadra Ossowska, polaca de 24 años que asiste a un curso de verano en Cracovia, también se ha topado con ingleses: "Ayer me persiguió uno que se estaba bajando los pantalones".

A la portavoz de prensa de la policía municipal, Monika Jarosz, le resulta difícil contener la risa cuando nos relata los casos recientes comunicados por las patrullas urbanas. "Una vez tuvo que intervenir la policía en un caso de un hombre disfrazado de Batman que no llevaba bajo su capa más que un exiguo tanga ...". Monika Jarosz recuerda también el caso de un inglés que “lanzó sus zapatos contra el histórico Mercado de Paños". Tras la intervención de la policía, pagó la multa sin rechistar.

Ruidosos, pero inofensivos

Para las fuerzas del orden y las autoridades urbanas, los ingleses no son un problema. Katarzyna Gdek, responsable de turismo en el ayuntamiento de Cracovia, considera que los ingleses que viajan a la ciudad en busca de alcohol económico son "casos marginales". Añade, asimismo, que "una encuesta realizada en la ciudad muestra que tan sólo un 4% de los visitantes extranjeros a Cracovia tiene por objetivo principal de su viaje la posibilidad de consumir alcohol a bajo precio".

Además, los ingleses más borrachos se comportan como si fueran niños, y no como hooligans. La portavoz de prensa de la policía municipal afirma que los ingleses "provocan más bien la alteración de los viandantes que reales daños materiales". Marta Braczol, directora de la empresa Crazy Stag, organiza fines de semana de despedida de soltero para ingleses y afirma que rara vez surgen problemas. "En los años que lleva operando nuestra empresa, tan solo hemos tenido 2 ó 3 casos de comportamiento punible".

Incluso, los pocos que se comportan de forma inapropiada siguen ciertas pautas. Según Monika Jarosz, "en el Reino Unido, hay un gran respeto por las fuerzas del orden". En cuanto aparece la policía, se acaban las bromas, y se empieza con las multas, las cuales, dicho sea de paso, los ingleses pagan en mano, pues un proceso judicial, incluso uno acelerado, les arruinaría el fin de semana.

¿A qué se debe entonces esta mala reputación?

Las despedidas de soltero en Cracovia pueden ser fiestas formidables y sin necesidad de incidentes con la policía. Numerosas empresas ofrecen atractivos paquetes de fin de semana para ingleses que van a Cracovia a festejar la llamada stag night. El programa incluye quads, karts, campo de tiro, viaje en globo aerostático y excursión en balsa por el Dunajec. Y en la noche, pub crawl o visita al casino. Pero Marta Braczol relata con una sonrisa que después de un día con tantas impresiones nuevas, a los clientes "les entra el sueño después de dos cervezas y están demasiado cansados para hacer cualquier exceso". Y todo esto por unas 150 libras por persona.

Katarzyna Gdek recuerda que el inglés es una lengua muy hablada y que "muchos turistas, no necesariamente del Reino Unido, se sirven de este idioma para comunicarse, por ejemplo, los finlandeses, los daneses y los suecos". Y por eso se echa la culpa a los ingleses. Monika Jarosz tiene también su propia teoría: "Se trata de personas que utilizan otros idiomas extranjeros. Hablan alto y llaman la atención y la gente identifica como ingleses a muchos que no lo son". Explicación sencilla, pero cierta. De lo contrario, ¿cómo explicar que en Cracovia se mire con malos ojos a los ingleses, si gastan de media casi tres veces más que los polacos que visitan la ciudad?

© Foto: CTRL F5 / Flickr