Crisis del acero: entrevista a Édouard Martin

Artículo publicado el 3 de Mayo de 2016
Artículo publicado el 3 de Mayo de 2016

El 11 de abril, el gigante indio del acero Tata Steel, anunciaba su partida del Reino Unido, lo que podría repercutir en toda Europa. Para comprender esta nueva crisis del acero, el diputado europeo francés, siderúrgico y gran defensor de la industria, Édouard Martin, nos habla sobre el tema.

Édouard Martin, diputado europeo desde 2014, se formó en la siderurgia. Es, además de ex dirigente sindical de la CFDT (Confederación Francesa Democrática del Trabajo), una figura muy activa en las huelgas sociales de la región de Lorraine en las que se luchó por mantener los puestos de trabajo en las fábricas ArcelorMitall desde 2008 hasta 2013. Nos reunimos con él para comprender la nueva crisis que está atravesando el sector siderúrgico.

cafébabel: ¿Podría hablarnos sobre la partida de Tata Steel del Reino Unido?

Édouard Martin: en plena crisis mundial del acero, causada por la competencia desleal de China, que ha reducido estrepitosamente los precios, el Parlamento Europeo y parte del Consejo de la Unión Europea desean modernizar los instrumentos de defensa comercial y aumentar los aranceles aduaneros actuales (hasta un 300%). Muchos países se oponen, entre ellos el Reino Unido.

El Director de Tata Steel sacó conclusiones a partir de las políticas adoptadas por el Reino Unido. Considera que si el Gobierno [británico] no se encuentra preparado para defender a su propia industria, no queda nada más por hacer en ese lugar. Asimismo, dado que sus pérdidas rondan el 1.000.000 de euros diarios, considera innecesario seguir soportando tal situación.

cafébabel: ¿Esta nueva crisis es parte de un movimiento estructural que comenzó hace algunos años?

Édouard Martin: los años 2007 y 2008 fueron muy prósperos, con ganancias de miles de millones de euros. No obstante, la crisis de las hipotecas subprime ha alcanzado, de manera indirecta, a la industria del acero. Entre 2009 y 2011, la demanda de la producción de acero ha disminuido drásticamente y los mercados han colapsado. La gente dejó de invertir; las personas consumen menos.

En la actualidad, el problema no radica en la demanda sino en el precio. Ni un solo industrial está ganando dinero con la venta de acero. Según un estudio de la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos), los productores chinos pierden 55 dólares por cada tonelada de acero que producen. Sin embargo, como se apoyan en los subsidios del Estado, continúan exportando y ganando cuotas de mercado. Entre 2013 y 2015, China casi duplicó su nivel de exportación.

cafébabel : ¿Qué medidas aconsejaría?

Édouard Martin: sometí a votación un informe sobre el tema que señala los problemas de las prácticas comerciales chinas. Necesitamos hacer ver a los chinos que es imposible seguir así, en esa dirección. Ellos también están perdiendo por culpa de esta situación. Desde comienzos de este año, la OCDE le pide a China que disminuya su producción, pero ellos continúan negándose a hacerlo.

Necesitamos aumentar los aranceles aduaneros de manera proporcional a los daños que estamos sufriendo. Con la marcha de Tata Steel del Reino Unido, se ven directamente amenazados 15.000 puestos de trabajo. Por uno que se cierra, luego se cerrarán otros tres más. En este momento, están en riesgo dos plantas siderúrgicas en España, una en Valle del Oise (Francia), y otras a lo largo de Europa.

El 2016 será un año clave. Existen dos opciones. Una es que la Unión Europea tome medidas rápidas y pragmáticas para proteger al acero mediante nuevos instrumentos de defensa del comercio. La otra es quedarse de brazos cruzamos y me temo que si eso sucede, para fin de año los industriales terminarán por tirar la toalla.

China se comprometió tímidamente a disminuir su producción de 100 a 150 millones de toneladas, claro que solo dentro de diez años. Por un lado, este plazo es demasiado largo y para cuando se cumpla, el daño ocasionado habrá sido de enormes proporciones. Por otro lado, hace 15 años que China viene prometiendo disminuir su producción y, sin embargo, ésta sigue aumentando.

La verdadera pregunta es: "¿Queremos todavía una industria del acero en Europa?". No existe una mayoría preparada en el Consejo que me permita decir que sí.

cafébabel : ¿Cuáles son las distintas posiciones de los Estados miembros?

Édouard Martin: Si tuviera que hacer un esquema, dividiría a Europa en dos partes: los países nórdicos se oponen a la modernización de los instrumentos de defensa del comercio por una cuestión dogmática. Están en contra del proteccionismo. Creen que si pierden en el área del acero ganarán en otras áreas y, al mismo tiempo, desean mantener las relaciones de privilegio que tienen con China. Por el contrario, los países del sur, entre ellos Francia y Alemania, desean adaptar nuestros instrumentos, actualmente inadecuados.

David Cameron lloró lágrimas de cocodrilo cuando RedCard anunció que cerraba su fábrica, lo que implicó una pérdida de 5.000 puestos de trabajo, y cuando Tata Steel decidió marcharse. Finge estar conmovido echándole la culpa a Bruselas. Y a pesar de ello, el Ministro de Economía británico [George Osborne] es el primero en oponerse a la modernización de los instrumentos comerciales.

cafébabel: ¿Qué piensa acerca del plan de apoyo anunciado por el Reino Unido la semana pasada?

Édouard Martin: Me cuesta entender la posición tomada por el gobierno de Cameron. Él siempre se ha opuesto a la intervención del Estado en las empresas privadas bajo la excusa de que son ellas las que deberían adaptarse a la competencia. No obstante, no se puede enfrentar a un país en el que los empleados cobran 200 euros al mes por 60 horas de trabajo semanal.

Bajo la presión de los trabajadores y la opinión pública, por fin anunció que el Estado se hará cargo del 20% del coste total para la reactivación de las fábricas y mantener así la producción. Es algo ilógico. Cameron anuncia que va a pedirle a los ciudadanos británicos que paguen por ello. Podría haber salvado el acero si hubiera votado a favor de los instrumentos de defensa del comercio, lo cual no hubiera costado un céntimo. Ya se sabe que China siempre está lista para tomar medidas de represalia comercial y que razona en términos de relaciones de poder. Creo que Cameron tiene una posición muy similar a la de China.

cafébabel: como profesional de la siderurgia, ¿lo solicitan muchos los empresarios industriales y las organizaciones laborales?

Édouard Martin: mi candidatura tenía como propósito la defensa de la industria. Si hay un lugar en el que puedo defenderla, ese lugar es Bruselas. Mi primera tarea, tras ser elegido, fue recorrer Europa para reunirme con organizaciones sindicales de cada país a fin de hablar con los jefes de las empresas y las ONG. Todo eso me llevó un año.

Los empresarios industriales vinieron a verme. Les dije que eran en parte responsables por la crisis actual, puesto que no se había invertido en el sector desde 2008. Sin embargo, piden ayuda constantemente. Obtuvieron gratuitamente los derechos de emisión de CO2 que se suponía beneficiarían a las inversiones, pero estos compromisos no eran obligatorios. Más tarde vendieron estas cuotas y recuperaron miles de millones de euros que beneficiaron a los accionistas.

En Europa, anualmente consumimos alrededor de 170 millones de toneladas de acero. Si China se las arregla para poner de rodillas a los productores europeos, dependeremos completamente de este país. Por un lado, en cuanto a calidad, esto podría ser un problema. Por otro, en caso de una situación monopólica, China podría establecer los precios que desee, tal como lo ha hecho la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo).

Por lo que sí, es necesario defender l sector industrial y al acero. Soy consciente de la importancia económica, social y ambiental que tiene el acero en nuestro territorio. Algo importante que hay que recordar es que las fábricas europeas son las que menos contaminan. Tras la COP21, debemos incitar a que los productores generen acero limpio. Como diría Saint-Exupéry: "No heredamos la Tierra de nuestros antepasados. La legamos a nuestros hijos". Debemos actuar.

__

Este artículo ha sido publicado por la redacción de cafébabel Bruselas.