Crisis: Rasmussen se quiere ligar a Zapatero

Artículo publicado el 16 de Mayo de 2009
Artículo publicado el 16 de Mayo de 2009
La recesión alemana, inglesa, italiana, española y francesa arrastra a Europa en una caída del 2,6% del PIB en el primer trimestre de 2009, según los datos publicados por la oficina Eurostat. Contrasta con la contracción del PIB americano en un 1,9% en el mismo periodo, a pesar de que la crisis actual se ha originado en su ribera del Atlántico.

Cohn-BenditSocialistas y Verdes europeos perfilan una verdadera oposición al liberal-conservador Durão Barroso a la vez que se confirman las cifras de depresión económica en Europa. Poul Nyrup Rasmussen sigue cortejando al español Zapatero para que incline la balanza en su favor después de las elecciones europeas.

Los países que más sufren en Europa son aquellos del Este que basaron su auge económico en los últimos años en la inversión privada extranjera y en la famosa Flat Tax, un sistema fiscal con un tipo único impositivo para todos los impuestos, generalmente más bajo que los tipos de los impuestos en la Europa occidental. Letonia ha caído un 18% de enero a marzo, Estonia y Lituania un 15% y un 10% respectivamente, y Eslovaquia un 11%.

Una oposición que busca argumentos contra Barroso

La perspectiva es que en los próximos dos años se destruyan 9 millones de empleos en Europa. Por todo ello, a pesar de que por ahora sólo hay un candidato oficial a presidir la Comisión europea tras las elecciones, Durão Barroso, apoyado por el Partido Popular Europeo y la mayoría de los jefes de Gobierno, una verdadera oposición se empieza a articular en torno a socialistas y Verdes. No sólo exigen a Barroso que presente un programa de legislatura para recibir su apoyo, sino que le acusan de “colocar el mercado antes que las personas” en esta crisis, según insiste Poul Nyrup Rasmussen, el presidente de los socialistas europeos.

aclamacion del manifiesto PSE

Rasmussen se quiere llevar a Zapatero al huerto

“El Partido Socialista Europeo quiere hacer en Europa el mismo plan de recuperación que Zapatero en España”, asegura Rasmussen. Esta semana se ha desarrollado en España el debate anual sobre el estado de la nación en el que su presidente socialista ha desgranado una amplia lista de medidas para sacar al país de la grave crisis que sufre mediante incentivos fiscales, inversión pública y más medios para la educación, como el dotar a todo alumno de primaria de un ordenador portátil. “Si queremos evitar llegar a los 27 millones de parados a finales de año, España está mostrando a Europa el camino a seguir”, concluye Rasmussen. Sin embargo, esta aseveración no es del todo inocente. El socialista español Zapatero ha dado en repetidas ocasiones su apoyo al conservador Barroso para repetir al frente de la Comisión. Rasmussen sabe que sin el cambio de postura tras las elecciones de Zapatero, no habrá manera de apoyar desde el PES a un candidato alternativo. Este baile de seducciones políticas no se acaba aquí, pues Rasmussen ha multiplicado sus alusiones a la necesidad de una reconversión verde de la economía y la industria europeas, lo que coincide con el Green New Deal de los Verdes europeos. Razón por la cual su líder, Daniel Cohn-Bendit ha vuelto a dar la bienvenida a las declaraciones de Rasmussen contra Barroso de esta semana: “Barroso es el responsable de las políticas neoliberales que se han hecho en Europa y mantenerlo en el puesto es poner al zorro a cuidar de las gallinas”.

Durao BarrosoBarroso se convierte e el centro de la campaña electoral

Promotor de la campaña “Stop Barroso”, Cohn-Bendit opina que la alternativa creíble a la gran coalición de populares y socialistas que existe ahora es un frente que aglutine a la izquierda europea, verdes y socialistas. Es posible que estos partidos aumenten su apoyo e las elecciones, pero hasta entonces no se sabrá si necesitarán el apoyo del Partido Liberal europeo, el tercero del hemiciclo y que podría más bien apoyar a los conservadores a última hora. Entretanto, el CEPS, en la órbita del Partido Popular Europeo ha lanzado la campaña “” (“Di Barroso”) para contrarrestar una posible ola ciudadana de desconfianza hacia el líder actual de la Comisión.

rojiverdethink tankTell Barroso

(fotos: )