CRÓNICA: Cumbre UE-Marruecos

Artículo publicado el 8 de Marzo de 2010
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 8 de Marzo de 2010

Vídeo: Europa Press

mohammed_VI_2.jpg_1957592851.jpgDurante los días 6 y 7 de Marzo se celebró en Granada la primera cumbre entre la Unión Europea y el Reino de Marruecos que reunió a políticos y empresarios de los 27 con los del país magrebí. Este último es el único Estado ajeno a la Unión que se beneficia, desde Octubre de 2008, del “Estatuto Avanzado” en la UE.

Entre los analistas hay quienes consideran este Estatuto como un premio a los pasos que dio Marruecos durante el último decenio en el proceso de democratización, otros lo consideran también un aliciente a la Monarquía alauí para seguir en esta senda y no descolgarse de la órbita europea.

Para la UE, la pela es la pela

En cuanto a derechos y libertades se refiere, quizás lo que más explica el “Estatuto Avanzado” es el intento de alcanzar acuerdos de estrategia entre ambas partes empujados por los intereses prioritarios que comparten, como la seguridad, los intercambios comerciales o las relaciones entre las sociedades civiles. Tal alianza, sobre el terreno de la realidad, permitirá a Marruecos beneficiarse de privilegios comerciales y financieros comparables con los miembros de la Unión, pero sin ingresar en las instituciones europeas. El avance democrático y la garantía de los derechos humanos y en concreto de la libertad de expresión son claves para el desarrollo y la puesta en marcha de tal Estatuto, tal y como lo ha manifestado el mes pasado el nuevo coordinador de la delegación de la UE en Rabat, y lo ha reiterado el domingo en rueda de prensa el Presidente permanente del Concejo Europeo Herman Van Rompuy, expresando el deseo de los europeos de ver “avances” en materia de “Derechos Humanos”. Dichas manifestaciones no han sido recogidas en la declaración conjunta suscrita por ambas partes al término del encuentro.

zp_elfasso_barroso.jpg_1957593586.jpg

Más allá de lo político, quizás el plano de mayor peso en la cumbre fue el financiero y comercial. Más de 250 empresarios de ambas partes se reunieron el primer día para discutir sobre las formas de mejorar las inversiones en el país alauí y de aprovechar las oportunidades que brinda el “Estatuto Avanzado” en el ámbito de los intercambios comerciales.

Marroquíes por la libertad de expresión

A la sombra de la Cumbre “oficial” celebrada al más alto nivel político y económico, la sociedad civil no se ha quedado atrás y organizó sus propias “mini-cumbres” atrayendo los focos de los medios venidos de los cuatro puntos cardinales a la capital granadina. Durante el primer día, la Asociación de la prensa de Granada organizó una mesa redonda sobre la libertad de expresión en Marruecos, presidida por un periodista marroquí afincado en Granada y con la participación de dos otros periodistas y un caricaturista marroquíes. Se trataba de Ali Lmrabet, Ali Amar y Khalid Guedar: aventureros, de la siempre arriesgada, prensa libre en Marruecos y que han contado sus experiencias al frente de periódicos conocidos por la permanente y provocadora crítica al régimen alauí. es el caso más antiguo y quizás sea el más famoso ante la opinión pública española: condenado a tres años de cárcel tras haber injuriado gravemente al rey, según dictó en su momento el tribunal de Rabat mediante una noticia que no pudo ser comprobada y una caricaturización de la misma.

Lmrabet

fue indultado tras haber mantenido una huelga de hambre de varias semanas en la cárcel. A raíz de su liberación se trasladó a vivir en España y a escribir crónicas en el periódico “El Mundo”.

Ali Lmrabet

es cofundador de uno de los periódicos más atrevidos y vanguardistas de los últimos 15 años en Marruecos y que acaba de ser cerrado por mantener deudas con la seguridad social de cerca de un millón de euros, debida a faltas de pagos de las obligaciones sociales de sus trabajadores. Ali Amar habla de una conspiración orquestada para cerrarle su periódico, desde siempre, incómodo para el poder, y para arruinarle la vida después de haber publicado un libro molesto para el monarca.

Ali Amar

El tercero de la mesa, fue caricaturista, acompañó a ambos periodistas en su experiencia independiente en Marruecos y habló como ellos de la entrada de la libertad de prensa en el vecino del sur en un estado preocupante, denunciando a la vez las prácticas extorsionistas de un aparato represor que cuenta con la colaboración de un corrupto órgano judicial y que usa últimamente como armas las sanciones económicas.

Khalid Guedar

Durante la tarde del sábado y la mañana del domingo, la Facultad de Ciencias de la Universidad de Granada albergó conferenciantes sobre la autodeterminación Sáhara Occidental, donde la protagonista absoluta fue la controvertida Aminatou Haydar, que volvía a aparecer por primera vez tras su mediática huelga de hambre en el aeropuerto de Lanzarote, para arremeter contra el gobierno marroquí y reclamar el apoyo español.

Las voces ciudadanas se hacen oír

El domingo, día principal de la “Cumbre oficial”, tuvo lugar la celebración de cuatro manifestaciones en la ciudad de Granada, la más multitudinaria fue la convocada por ASAJA y COAG. Los agricultores querían expresar su temor de la “desigual” competencia con las hortalizas marroquíes, según sus palabras, y reclamar el cese del acuerdo comercial con Marruecos en este ámbito.

Sáhara

Además, hubo otras manifestaciones con igual seguimiento aunque ideológicamente opuestas: la primera convocada por el PCE en apoyo al POLISARIO y la segunda convocada por la Asociación de estudiantes marroquíes y por la Asociación 8 de Marzo para las mujeres marroquíes con el fin de expresar su apoyo a la Cumbre y el estatuto avanzado entre la UE y Marruecos y recalcar la soberanía del país alauí sobre el Sáhara Occidental. La cuarta manifestación convocada pero con escaso seguimiento fue, como suele ocurrir en reuniones de altos cargos europeos, una manifestación anticapitalista. Prácticamente todas las “actividades paralelas” se desarrollaron sin altercados destacables, excepto la manifestación pro POLISARIO en la que el periodista mauritano y corresponsal de la cadena americana en árabe AL HOURRA fue linchado por manifestantes saharauis que le acusaban ser marroquí entre insultos y empujones.

Ahmed Sefiani