¿Cuál es el futuro del Consejo de Seguridad?

Artículo publicado el 13 de Septiembre de 2004
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 13 de Septiembre de 2004

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

A pesar de que existe acuerdo sobre necesidad de reformar el Consejo de Seguridad, no hay mucho consenso sobre como hacerlo. ¿cuál es el papel de Europa en esta maraña de ambiciones y propuestas?

Se viene hablando de la muy necesitada reforma del Consejo de Seguridad desde hace años, pero la única reforma viable se llevo acabo en 1965, cuando el numero de miembros se aumentó de once a quince. Los actuales quince miembros están repartidos entre cinco miembros permanentes con derecho de veto (EEUU, Rusia, China, Francia y el Reino Unido) y 10 miembros no permanentes elegidos por un periodo de dos años (que actualmente son: Chile, Alemania, Pakistán, Filipinas , Rumanía, España, Argelia, Angola, Benín y Brasil). Se necesita una nueva reforma que modifique la representatividad, el derecho a veto y la eficiencia en la toma de decisiones.

Según el Dr. Chris Reus-Smith del departamento de Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de Australia en una entrevista concedida a CNS News "las grandes potencias originales ya no representan a los estados más importantes". Según los analistas, los nuevos asientos en el Consejo de Seguridad deberían basarse en una representación regional equilibrada, teniendo en cuenta los grandes poderes económicos o militares, o repartiendo el poder entre los países desarrollados y aquellos en desarrollo. Los EEUU han propuesto una representación regional, siendo Brasil el miembro permanente para Latinoamérica, Nigeria para África...etc. De todos modos, como siempre, esto ha generado reticencias en celosos países vecinos como Argentina, Sudáfrica, Egipto y Pakistán, y este último no está preparado para ceder terreno ante India.

Modelo para la Reforma

Finalmente, en Noviembre de 2003, Kofi Annan dio a conocer la creación de un Grupo de Alto Nivel que estudiará las nuevas amenazas globales a la seguridad y la reforma del sistema de las Naciones Unidas, para emprender una detallada evaluación de los principales órganos de las Naciones Unidas. En Agosto, el grupo, compuesto por dieciséis eminentes personalidades de todo el mundo, presentó un proposición preliminar para crear un consejo de seguridad a tres bandas, añadiendo siete u ocho miembros "semipermanentes" sin derecho a veto, elegidos por un periodo de cinco años, a la vez que dejaba a los actuales miembros permanentes intactos, para gozo de los mismos.

Europa, ya sea país por país, o la UE como un todo no ha permanecido indiferente ante todo esto. En Marzo de este año, el Canciller alemán Gerhard Schröder dejó claro a la prensa que su país aspira a obtener un asiento permanente al ser el tercer mayor contribuyente neto a la organización y el segundo que más tropas aporta a las misiones bajo mandato de la ONU. De todos modos, según este nuevo plan, los deseos alemanes no son excesivos. Manuel Fröhlich, de la asociación alemana para las naciones unidas, comentó el 20 de agosto en Deutsche Welle, que este nuevo plan a tres bandas es un mal menor, que dejará insatisfechos a la mayoría de miembros, especialmente a aquellos que ansían un asiento permanente.

Italia también ha lanzado una propuesta en la que los 20 ó 30 estados que más aporten a las misiones de Paz y funciones de seguridad de la ONU entrarían a formar parte del Consejo de Seguridad, Italia incluida. El primer ministro Italiano, Silvio Berlusconi ha remitido a George W. Bush una carta solicitando apoyo de EEUU para conseguir un asiento en el Consejo de Seguridad, pero atendiendo a las discusiones de pasillo en la ONU el panorama parece ser otro.

Europa busca un solo Asiento

La idea de una representación regional incluye el que Europa ostente un posible asiento único rotatorio, en lugar de los actúales asientos Francés y Británico. El pasado septiembre en una declaración ante la ONU, la ministra de asuntos exteriores austriaca Benita Ferrero-Waldner comentó que para la UE "hablar con una única voz también se traduciría en más posturas en común en los asuntos del consejo de seguridad", lógica que quizás conduzca a que un día la UE ostente un solo asiento en el Consejo.

Además, el Alto Representante de la UE para política exterior y seguridad común, apuntó el año pasado que un solo asiento permanente para la UE ayudaría a resolver la crisis política en Europa originada por la divergencia de opiniones del Reino Unido y Francia como miembros permanentes, por un lado, y España y Alemania como no permanentes en el otro. Para Solana, también está en juego el papel que debe desempeñar Europa en la política mundial. ¿imaginan qué influencia podría ejercer Europa si tuviese una sola voz?

Esta claro que es necesario algún tipo de cambio en la representación europea, pues según Marcel H. Van REPEN, de la fundación Cicero, Europa está ya sobrerepresentada. Un asiento rotatorio daría la oportunidad a Alemania ya que su reclamación de asiento permanente es inviable, y podemos intuir que ni Francia ni el Reino unido están por la labor de dejar los suyos.

El ministro italiano de asuntos exteriores Franco Frattini apoya la idea de un solo asiento, a pesar de que no sea una opción en este momento, como él mismo reconoció a la Agenzia Giornalistica Italia el 27 de agosto. Fratttini es cauteloso respecto al tema legal; los estatutos de la ONU aún no prevén representación regional y teme que el asiento de la UE sea algo "inaceptable" para otras organizaciones internacionales como la Unión Africana o la Organización de Estados Americanos. La preocupación de Frattini es comprensible, puesto que está a favor del concepto de rotación en un contexto regional, lo que dejaría a Italia en disposición de competir por el sillón Europeo junto con Alemania y probablemente España.

Son Bastantes las voces que dicen que no debería repetirse una situación como la actual, en la que no ha tenido lugar una reforma seria de la ONU desde 1965. Por lo que cualquier modelo de reforma debería revisarse en 12 ó 15 años. Está previsto que el grupo lance su primera propuesta oficial en diciembre de este año, dejando mientras tanto el campo libre para las discusiones y negociaciones.