CUANDO CATALUÑA LIGA CON EUROPA

Artículo publicado el 23 de Febrero de 2014
Artículo publicado el 23 de Febrero de 2014

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Desde la ma­ni­fes­ta­ción, «Ca­ta­lu­ña, nuevo Es­ta­do de Eu­ro­pa» - que reunió a un mi­llón y medio de ca­ta­la­nes en las ca­lles de Bar­ce­lo­na, en sep­tiem­bre de 2012 - la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma quie­re sen­si­bi­li­zar a los demás países respecto a la causa in­de­pen­den­tista. Con la es­pe­ran­za de que éstos pre­sio­nen al go­bierno es­pa­ñol. 

En un pe­que­ño edi­fi­cio, co­nec­ta­do por una pa­sa­re­la a la sede del go­bierno ca­ta­lán, Marti Es­truch Ax­ma­cher nos re­ci­be son­rien­te. Este an­ti­guo di­plo­má­ti­co, desde oc­tu­bre de 2012, se en­car­ga del pro­yec­to Eu­ge­ni Xam­mar, un «pro­gra­ma in­ter­na­cio­nal de co­mu­ni­ca­ción y de re­la­cio­nes pú­bli­cas»». Su ob­je­ti­vo es in­for­mar a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ex­tran­je­ros sobre Ca­ta­lu­ña y sus de­seos de in­de­pen­den­cia. Esto pasa por la re­dac­ción y di­fu­sión de tri­bu­nas o me­mo­rán­dums y la or­ga­ni­za­ción de via­jes de pren­sa a Bar­ce­lo­na. «La po­lí­ti­ca ex­te­rios es un campo muy es­tra­té­gi­co —ex­pli­ca— Es­pa­ña in­ten­ta, por todos los me­dios, ha­blar de este tema. Así que no­so­tros in­ten­ta­mos, como po­de­mos, di­fun­dir nues­tro punto de vista sobre la cues­tión».

PARADIPLOMACIA

Sobre todo, Bar­ce­lo­na desea me­dia­ti­zar el asun­to del re­fe­rén­dum de au­to­de­ter­mi­na­ción. Artur Mas, el pre­si­den­te de Ca­ta­lu­ña, pro­me­tió, en di­ciem­bre de 2013, que el es­cru­ti­nio ten­dría lugar el 9 de no­viem­bre de 2014. En él se in­clui­rán dos cues­tio­nes: «¿Desea que el Ca­ta­lu­ña sea un Es­ta­do?» y, si la res­pues­ta es sí: «¿Desea que este Es­ta­do sea in­de­pen­dien­te?» El go­bierno es­pa­ñol se opuso in­me­dia­ta­men­te a este re­fe­rén­dum, ale­gan­do que la Cons­ti­tu­ción no lo au­to­ri­za. «Artur Mas quie­re con­ven­cer a las ins­ti­tu­cio­nes y Es­ta­dos Eu­ro­peos, para que em­pu­jen a Ma­riano Rajoy a acep­tar el re­fe­rén­dum», ex­pli­ca Al­bert Royo, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Di­plo­cat, el or­ga­nis­mo ca­ta­lán de di­plo­ma­cia pú­bli­ca.

Así, a prin­ci­pios de enero, Artur Mas es­cri­bió una carta a los 27 Pri­me­ros Mi­nis­tros eu­ro­peos - ex­cep­to Ma­riano Rajoy - para pe­dir­les que apo­yen su re­fe­rén­dum. «Artur Mas se reune con un Mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res o un em­ba­ja­dos cada se­ma­na —in­sis­te Marti Es­truch Ax­ma­cher— Y el per­so­nal del ser­vi­cio de asun­tos ex­te­rio­res hace un gran nú­me­ro de via­jes.» Des­pla­za­mien­tos que se lle­van a cabo dis­cre­ta­men­te, para evi­tar que «Ma­drid frus­te nues­tros es­fuer­zos».

El go­bierno tam­bién puede con­tar con la ayuda de Di­plo­cat. Pues­to en mar­cha en no­viem­bre de 2012, este ins­ti­tu­to tiene como ob­je­ti­vo «con­truir re­la­cio­nes entre los ca­ta­ta­la­nes y los cui­da­da­nos de otros paí­ses». Lo que se tra­du­ce en or­ga­ni­za­ción de vi­si­tas y se­mi­na­rios en Bar­ce­lo­na, así como con­fe­ren­cias sobre el re­fe­rén­dum ca­ta­lán en el ex­tran­je­ro.

LOS CI­VI­LES TAM­BIÉN SE UNEN

En lo que se re­fie­re a la so­cie­dad civil, las aso­cia­cio­nes in­de­pen­den­tis­tas apues­tan, ellas tam­bién, por la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de su causa. «Pero se trata de un mo­vi­mien­to in­de­pen­dien­te del go­bierno», in­sis­te Mu­riel Ca­sals, que pre­si­de la aso­cia­ción cul­tu­ral Om­ni­um Cul­tu­ral. En su opi­nión, los in­de­pen­den­tis­tas deben «ma­ni­fes­tar­se en Es­pa­ña, y ex­pli­car la si­tua­ción en Bru­se­las.» Así, en di­ciem­bre de 2012, su aso­cia­ción se pre­sen­tó en el Par­la­men­to eu­ro­peo, para en­con­trar­se con dipu­tados de va­rios gru­pos po­lí­ti­cos.

Las aso­cia­cio­nes ca­ta­la­nas tam­bién se in­tere­san mucho por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ex­tran­je­ros. Así, el Co­llec­tiu Emma de­ci­dió es­cri­bir sis­te­má­ti­ca­men­te a los me­dios cuyos ar­tícu­los juz­ga­ban inexac­tos o in­com­ple­tos. «Hace al­gu­nos años, la in­for­ma­ción salía, sobre todo, de Ma­drid —re­cuer­da Eu­ge­ni Ca­sa­no­va So­la­nes, pro­fe­sor de pe­rio­dis­mo y miem­bro de Co­llec­tiu Emma— Mu­chos me­dios ven a Ca­ta­lu­ña como una re­gión se­ce­sio­nis­ta, que solo pien­sa en su di­ne­ro». 

Om­ni­um Cul­tu­ral y Co­llec­tiu Emma tam­bién han con­tri­buí­do, junto con otras 12 aso­cia­cio­nes, a la crea­ción de una web pe­da­gó­gi­ca: El Clauer, que sig­ni­fi­ca«el lla­ve­ro». Dis­po­ni­ble en es­pa­ñol, ca­ta­lán e in­glés, la web se pre­sen­ta como una lista de pre­gun­tas/res­pues­tas: «¿La Ca­ta­lu­ña in­de­pen­dien­te será una mo­nar­quía o una re­pú­bli­ca?», «¿Cuál será el sis­te­ma de pro­tec­ción so­cial?», e in­clu­so «¿El Barça se­gui­rá ju­gan­do en la Liga es­pa­ño­la?» La web ha dado lugar a un libro, del que dis­po­ne Marti en su des­pa­cho, y que dis­tri­bu­ye a sus vi­si­tan­tes.

AL FINAL, ¿SE TRATA DE UnA dE­ci­siÓN PU­RA­MEN­TE po­lÍtiCA?

A pesar de todos estos es­fuer­zos, la ma­yo­ría de los es­ta­dos eu­ro­peos se en­cuen­trar, de mo­men­to, al mar­gen de la cues­tión ca­ta­la­na, con­si­de­ran­do que se trata de una cues­tión de po­lí­ti­ca in­te­rior es­pa­ño­la. La Co­mi­sión Eu­ro­pea y Her­man Van Rom­puy, pre­si­den­te del Con­se­jo eu­ro­peo, han in­sis­ti­do va­rias veces en que, si Ca­ta­lu­ña se con­vir­tie­ra en un Es­ta­do in­de­pen­dien­te, sal­dría au­to­má­ti­ca­men­te de la Unión Eu­ro­pea. Y, por tanto, para vol­ver a en­trar en ella, de­be­ría re­ci­bir el apoyo de todos los Es­ta­dos, in­cluí­do Es­pa­ña.

«Nin­gún país nos apo­ya­rá ex­plí­ci­ta­men­te antes del re­fe­rén­dum, juzga por su parte Al­bert Royo. De mo­men­to, so­la­men­te pe­di­mos a los paí­ses ex­tran­je­ros que ob­ser­ven y que adop­ten una po­si­ción neu­tra.» El libro El Clauer, pre­fie­re in­sis­tir sobre la im­por­tan­cia de los com­pro­mi­sos: «la ma­yo­ría de los ex­per­tos sub­ra­ya que la ad­he­sión de Ca­ta­lu­ña a la Unión eu­ro­pea de­pen­de­rá de una de­ci­sión esen­cial­men­te po­lí­ti­ca, to­ma­da por los jefes de Es­ta­do y de go­bierno».

De­cla­ra­cio­nes re­co­gi­das por Jean Comte, en Bar­ce­lo­na.