Cuando el 'gulash' no es lo que parece

Artículo publicado el 13 de Noviembre de 2009
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 13 de Noviembre de 2009

The bone man es el escalofriante título de un film lleno de secretos y violencia, con un ritmo que no decae y hace al espectador implicarse durante las dos horas de proyección.

Acostumbrados al cine de terror americano, encontrarse una película europea que combina la comedia delirante que te lleva a reír a carcajadas con el género policíaco y de terror hasta el punto de verte tapándote la cara con el jersey mientras por el rabillo del ojo ves cómo la chica de al lado hace lo mismo no es del todo común. El mérito es de Wolfgang Murnberger, el director austriaco que ha movido los hilos de un proyecto que se estrenó el pasado mes de marzo en Austria y que recientemente pasó por las pantallas francesas. La historia se desarrolla en una pensión rural, a la que un trabajador de una empresa de alquiler de coches harto de su trabajo, es enviado para recuperar uno de los vehículos que no llegó a devolverse. Allí se topará con la mala educación y el rechazo a su presencia de los trabajadores de la pensión, lo que le llevará a prolongar su estancia para desentrañar qué se oculta en aquel extraño lugar. Allí descubrirá unos personajes un tanto extraños, y lo que en apariencia resulta una pacífica pensión en mitad del campo no será lo que parece. El gulash, tampoco. Lee el encuentro mantenido por Cafébabel con el director y el protagonista de la película .

aquí

Álvaro Sánchez