Cuando España dijo 'basta' al bipartidismo

Artículo publicado el 2 de Junio de 2014
Artículo publicado el 2 de Junio de 2014

La impu­tación en casos de co­rrup­ción de los dos gran­des par­ti­dos po­lí­ti­cos es­pa­ño­les, la la­xi­tud res­pec­to a la exis­ten­cia de los pa­raí­sos fis­ca­les en Eu­ro­pa y la tasa in­sos­te­ni­ble de des­em­pleo ju­ve­nil (50%) ha pro­vo­ca­do una re­vo­lu­ción en los vo­tan­tes es­pa­ño­les en los co­mi­cios eu­ro­peos del pa­sa­do 25 de Mayo. 

En las últimas elecciones al Parlamento Europeo, PP y PSOE han per­di­do casi 6 mi­llo­nes de vo­tan­tes, mientras que otras formaciones mucho más jóvenes, como Pri­ma­ve­ra Eu­ro­pea (1 es­ca­ño), UPyD (4 es­ca­ños), Ciu­da­da­nos (2 es­ca­ños) o la re­cién creada Po­de­mos (5 es­ca­ños) han llegado a Eu­ro­pa pi­san­do muy fuer­te. También la participación en los comicios aumentó ligeramente en un país cuya crisis ha forzado al exilio económico a cerca de 400.000 personas. 

El caso de Podemos

El caso de Po­de­mos es ex­cep­cio­nal. Na­ci­do en enero de 2014 con un pre­su­pues­to para cam­pa­ña muy ajus­ta­do, ob­tu­vo el pa­sa­do 25 de mayo 1.245.948 votos, algo que ha lla­ma­do la aten­ción de la pren­sa in­ter­na­cio­nal, los par­ti­dos po­lí­ti­cos y la ciu­da­da­nía.

Con­si­de­ra­do como la trans­for­ma­ción po­lí­ti­ca del mo­vi­mien­to 15M de 2011, la formación ex­pli­ca su éxito alu­dien­do a la re­cu­pe­ra­ción de la ilu­sión y la mo­ti­va­ción de la ciu­da­da­nía por for­mar parte de las de­ci­sio­nes que afec­tan en su día a día, re­to­man­do "el pro­ta­go­nis­mo po­pu­lar de la gente", según de­cla­ra­cio­nes de su líder, Pablo Igle­sias.

Desde la úl­ti­ma cita con las urnas mu­chos han sido los que han acu­sa­do de "po­pu­lis­tas" a los integrantes de Po­de­mos, entre otros, el ex pre­si­den­te del go­bierno Fe­li­pe Gon­zá­lez. El po­pu­lis­mo po­dría en­ten­der­se como un in­ten­to de re­sol­ver pro­ble­mas com­ple­jos con so­lu­cio­nes sim­ples y, con­sul­tan­do el pro­gra­ma de Po­de­mos, en­con­tra­mos que, qui­zá, al­gu­nos pun­tos re­sul­ten di­fí­ci­les de al­can­zar e in­clu­so utó­pi­cos.  Solo el tiem­po lo dirá. La de­fen­sa de la sa­ni­dad y la edu­ca­ción pú­bli­ca, la desa­pa­ri­ción de pa­raí­sos fis­ca­les, el con­trol pú­bli­co de las em­pre­sas ex­tran­je­ras, la "re­cons­truc­ción" de la de­mo­cra­cia, la in­ver­sión en investigación y desarrollo o la de­ro­ga­ción del Tra­ta­do de Lis­boa son al­gu­nas de las pro­pues­tas que han ca­la­do muy hondo en los vo­tan­tes de Po­de­mos.

El estadounidense New York Times ha de­di­ca­do un re­por­ta­je al fe­nó­meno Po­de­mos y se­ña­la que el pro­gra­ma de este partido se ase­me­ja más a una "lista de de­seos" que a un pro­gra­ma elec­to­ral. El gran reto re­si­de pre­ci­sa­men­te ahí, en "cons­truir una agen­da real de par­ti­do".

Pablo Igle­sias, ca­be­za de lista en las pasadas elecciones europeas, aseguró en las redes sociales que el mé­to­do de Po­de­mos es "asam­blea­rio", algo que puede ser te­dio­so en oca­sio­nes pero que es la única vía para que la gente se pro­nun­cie y se im­pli­que en la ela­bo­ra­ción de pro­gra­mas elec­to­ra­les.

Pró­xi­mos retos: elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les 2015

Ya son va­rias las es­pe­cu­la­cio­nes de pac­tos que co­mien­zan a oírse por los pa­si­llos de re­dac­cio­nes y des­pa­chos, algo que Pablo Igle­sias negó en rotundo ante los medios de comunicación. "Hasta el mo­men­to, no­so­tros ha­bla­mos con Iz­quier­da Plu­ral para po­ner­nos de acuer­do en apo­yar al can­di­da­to a la Co­mi­sión Eu­ro­pea Ale­xis Tsi­pras, desde en­ton­ces, nin­gún otro con­tac­to", declaró Iglesias el pasado 30 de mayo.  "En cual­quier caso", añadió,  "no­so­tros no nos com­por­ta­re­mos como un mo­vi­mien­to sec­ta­rio, nos ce­ñi­re­mos al pro­gra­ma, quien lo com­par­ta, venga de donde venga, es­ta­rá con no­so­tros". "El pro­ble­ma de Es­pa­ña no es un pro­ble­ma de­mo­grá­fi­co, sino un pro­ble­ma de pro­gra­ma pro­duc­ti­vo".

Cómo funciona podemos  

Un círcu­lo  es un punto de una red por uni­dad, gru­pos abier­tos coor­di­na­dos por res­pon­sa­bles de círcu­los que tra­ba­jan a nivel local reunien­do en es­pa­cios pú­bli­cos como par­ques, cen­tros cí­vi­cos o bi­blio­te­cas a per­so­nas de dis­tin­tas ideo­lo­gías y pro­ce­den­cias con ob­je­ti­vos co­mu­nes. La con­vo­ca­to­ria en línea, la pre­sen­cia en redes so­cia­les y la re­trans­mi­sión en di­rec­to de en­cuen­tros y ter­tu­lias ha sido la clave de Po­de­mos. Una co­mu­ni­ca­ción ho­ri­zon­tal y abier­ta que ha lle­ga­do al ciu­da­dano por­que la ha hecho lle­gar el pro­pio ciu­da­dano.

El pró­xi­mo reto son las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les de mayo de 2015, para las que ya se están con­fi­gu­ran­do círcu­los lo­ca­les y co­mar­ca­les. El partido ha conseguido movilizar a la población y esta semana se registró una gran afluencia en las asambleas convocadas en ciudades como Valencia o Sevilla. En la capital andaluza, más de 500 personas se dieron cita en el parque de María Luisa en la asamblea que organizó la formación. A partir de ahora, los integrantes ha­brán de es­truc­tu­rar­se por ba­rrios y pue­blos de la pro­vin­cia para rea­li­zar una ra­dio­gra­fía de sus reali­da­des y pre­sen­tar un pro­gra­ma electoral en marzo 2015. ¿Un sueño? De nuevo, solo el tiem­po lo dirá.