Cuando la extrema derecha se vuelve mainstream

Artículo publicado el 14 de Octubre de 2016
Artículo publicado el 14 de Octubre de 2016

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Un nuevo estudio refleja que casi la mitad de los europeos comparte opiniones populistas. Cuando las ideologías de extrema derecha están cada vez más presentes en el debate público, ¿cómo se posicionan los jóvenes?

La llaman la «generación del 21 de abril». El 21 de abril de 2002, Jean-Marie Le Pen –el entonces candidato del Frente Nacional francés- pasaba a la segunda ronda en las elecciones presidenciales. La noticia causó un shock en la nación y empujó a los jóvenes franceses a salir a las calles, dando lugar a grandes manifestaciones en cuyas filas se encontraban varios miembros de la clase política actual. La «generación del 21 de abril»  cuenta hoy con ministros y otros políticos de alto rango. La fecha, por otro lado, se ha convertido en la actualidad en objeto de expresión política y representa un acontecimiento sorprendente, e incluso dramático, de la vida política francesa.

Doce años después, parece que el «21 de abril» se vive todos los años en Francia. Si bien la fecha como tal no es especialmente significativa para otros países, sus efectos se han hecho notar también en Alemania, Bélgica, Reino Unido, Austria, Italia, Dinamarca, Polonia y Hungría, entre otros. Este día parece haber perdido hoy su significado. El efecto sorpresa y su naturaleza «catastrófica» han ido dejando paso lentamente a una conclusión mucho más grave sobre el espacio político europeo actual: la simpatía por la extrema derecha se ha convertido en algo habitual. La sociedad internacional de estudio de mercados YouGov ha revelado en Buzzfeed que casi la mitad de la población adulta de 12 países europeos comparte ideales extremistas. Es decir, se muestra a favor de políticas antimigratorias, nacionalistas, conservadoras y antieuropeistas.

27 de abril de 2017

En los últimos 10 años, el espectro de la extrema derecha se ha cernido sobre la sociedad europea, provocando debates en televisión, en la calle o a la hora de la comida. No hace tanto tiempo, los responsables políticos todavía respiraban aliviados después de las elecciones. Los partidos de la extrema derecha llegaban al 20%, 30% o 40% sin conseguir un escaño, bien debido al funcionamiento del sistema electoral, o bien porque los partidos de centro formaban alianzas tácticas y coaliciones contra ellos. Los jóvenes escuchaban una y otra vez que de cinco de sus amigos, uno votaría a un partido de extrema derecha. Sin embargo, la sorpresa tan solo duraba hasta que se convencían de que la llegada de la extrema derecha al poder era imposible y que ese «idiota» de cada cinco era un caso aislado.

Después llegó el Brexit, las elecciones austriacas, el referéndum de Hungría... Aunque la extrema derecha no ocupa el poder hoy día en Europa, es evidente que ejerce una gran influencia en la opinión pública. Se ha convertido en algo habitual; la agenda de los partidos de extrema derecha está presente en el debate. Si tomamos como ejemplo el Brexit, vemos cómo la campaña en el Reino Unido, con sus posiciones antimigratorias, nacionalistas, conservadoras y antieuropeistas, cumple con todos los criterios de lo que YouGov denomina «pensamiento autoritario». Al sondear la opinión de 12 000 personas en todo el continente, el estudio muestra que el 63% de los franceses tiene una «opinión populista autoritaria», como el 47% de los italianos, el 48% de los británicos, el 49% de los daneses, el 50% de los finlandeses, el 55% de los holandeses, el 78% de los polacos y el 82% de los rumanos.

Los jóvenes no son el grupo de edad más representado en esta encuesta, pero podría ser solo cuestión de tiempo. Ya hemos visto cómo los jóvenes de 18 a 30 años cada vez más apoyan a partidos de extrema derecha (en Francia, el 34% de ellos votó al Frente Nacional en las elecciones regionales de 2015). En un momento en el que los debates sobre la UE, la inmigración y el desempleo dominan las campañas electorales en Holanda, Francia y Alemania, ¿no es de esperar que la extrema derecha siga ganando popularidad? Y cuando llegue el momento de protestar contra un nuevo «21 de abril», ¿cuántos jóvenes tomarán las calles?

___

Source : YouGov