Cuando las cosas se ponen difíciles: la juventud en Atenas

Artículo publicado el 19 de Noviembre de 2014
Artículo publicado el 19 de Noviembre de 2014

La crisis en Grecia ha afectado a todos los griegos de una forma u otra. Vemos a padres buscando un segundo empleo para poder pagar la educación de sus hijos. Una juventud forzada a ir al extranjero. El fin de relaciones. Bajos salarios y reparaciones inacabadas. No salir porque es demasiado caro. Padres que piden a sus hijos buscar un trabajo. La crisis simboliza ira, decepción e impotencia. 

Un reciente estudio de la Fundación Bertelsmann,  The Social Justice Index, nombró Grecia el país más injusto socialmente en la Unión Europea. "Los recortes provocados por la crisis no están siendo regulados de forma proporcionada en la población", argumentan los autores del estudio. Uno de los cambios más dramáticos es la falta de trabajo entre los jóvenes. El desempleo juvenil en Grecia asciende al 52%, según las estadísticas más recientes de Eurostat.

Rostros detrás de las figuras

"Si consigues un buen trabajo en Grecia, es como si te hubiera tocado la lotería", dice Eva, riendo. Es una mujer joven que trabajó en París pero que volvió a Atenas por pura nostalgia. Le ofrecieron un trabajo, pero cuando iba a firmar el contrato, sus aspirantes a jefes bajaron su salario mínimo a un vago "sobre 700 euros". De forma similar, una amiga suya trabajó en una compañía durante seis meses sin remuneración económica después de que le hubieran prometido un buen trabajo. "Se enfadó cuando, después, descubrió que solo le pagarían 600 euros al mes", dice Eva. Este es el salario medio en Grecia hoy en día, a pesar de tus estudios.

Nikos es voluntario de GloVo , una organización joven que organiza voluntariados. Recientemente, obtuvo una oferta de trabajo. "Es más difícil para los que se graduaron cuando la crisis acababa de caer en Grecia", explica. "Todavía creían que podían estudiar una carrera y conseguir un trabajo fácilmente. No se dieron cuenta de la importancia del networking y de la experiencia como nosotros".

Eh, ¡al menos tenemos salud!

La depresión se ha extendido mucho en Grecia y, con ella, el suicidio. "Me di cuenta de que más y más gente empezaba a hacer deporte por hacer algo, para combatir la depresión", explica Eva.

Sofia, a sus veintitantos, es una gestora de eventos que está buscando un trabajo actualmente. Habla de las tensiones personales que ha traído la crisis sobre los griegos. "Cuando un recién graduado regresa a su casa familiar después de haber vivido solo durante un largo tiempo, puede causar tensiones", explica. "O cuando en una relación la mujer encuentra un trabajo pero el hombre, no".

Jóvenes emprendedores

Desde la crisis, cada vez más jóvenes griegos han decidido tomar cartas en el asunto y empezar sus propios negocios. The Cube y The Impact Hub Athens son dos iniciativas recientes que proveen a jóvenes emprendedores la oportunidad de obtener apoyo y financiación, sobre todo de inversores extranjeros. The Cube ofrece oficinas baratas, talleres y eventos en red para principiantes nacionales e internacionales. Un ejemplo exitoso de las iniciativas que acogió es Incrediblue, una aplicación y página web para dueños de yates que quieren alquilar sus propios barcos.

Así como The Cube es llamativo y guay, The Impact Hub Athens es tranquilo y elegante. The Hub congrega a emprendedores sociales. "Queremos crear un ambiente que les haga avanzar", dice Dimitris Kokkinakis, uno de los fundadores de The Impact Hub Athens. Un ejemplo de uno de los proyectos que acoge y apoya The Impact Hub Athens es Filisia, un programa musical diseñado para ayudar a niños con autismo.

Sin embargo, la cuota de éxito de los principiantes es baja. "Es mejor haberlo intentado y haber fallado que no haberlo intentado en absoluto. La experiencia es lo más importante", piensa Stavros Messini, el fundador de The Cube. Dimitris Kokkinakis  es de la misma opinión.

¡Hasta pronto, Grecia!

120.000 griegos se han ido a trabajar a un país diferente desde 2010. Este número continuará creciendo en el futuro cercano. Los jóvenes de hoy comienzan sus estudios planeando irse al extranjero al graduarse. Angelo tiene 19 años y quiere ser diseñador de juegos en Reino Unido. Voula y Claudia están estudiando periodismo y les gustaría ser corresponsal de guerra para las agencias internacionales de noticias. No creen que vayan a conseguir ofertas interesantes en Grecia.

Athina vive y trabaja en Ámsterdam, pero quiere volver a Grecia. "El plan original era vivir en el extranjero 3 o 5 años y después volver a Grecia con más experiencia. Ahora ha cambiado. No sé cuándo podré volver". A Sofia y George les gustaría vivir en Grecia, pero están buscando trabajo fuera por las escasas oportunidades en su país. Sin embargo, se dieron cuenta rápidamente de que buscar trabajo fuera es también bastante difícil. "Los griegos, en general, pensamos que es más fácil conseguir un trabajo fuera. Pero fui a Londres, y fue una verdadera selva. Prefieren hablantes de inglés nativos y valoran la experiencia más que los estudios. Un máster no sirve de mucho allí". 

"Una dictadura de impuestos altos y salarios bajos"

Como resultado de las medidas de austeridad llevadas a cabo por el gobierno griego, las protestas en Atenas tienen lugar periódicamente. Pero cuando se le pregunta a los jóvenes sobre las manifestaciones, se encogen de hombros y dicen que la gente debería protestar más de lo que lo hacen. La gente joven está enfadada con el gobierno. Angelo solo tiene 19 años. Pero suena demasiado amargo para su edad, manifestando que no está "enfadado sino decepcionado, que es peor". Ni siquiera se molesta en ir a las urnas ya. Los voluntarios de GloVo Nikos, Tina y Vasilis aseguran que votar se trata de "elegir la opción menos mala".

Los jóvenes griegos creen que el cambio solo puede llegar cuando su generación esté al mando. "Todo debería empezar desde cero", dice Athina. "Todas estas medidas de austeridad no provocan más que sufrimiento a la gente.  Las clases medias y bajas van de mal en peor y no pueden ver el final". Irena, una joven que está elaborando su doctorado en ingeniería mecánica, clama que la política que está siguiendo el gobierno actual solo "hace a los pobres más pobres y a los ricos, más ricos". Creen que la corrupción está incrustada en el sistema griego. "La corrupción está por todas partes", dicen Volua y Claudia. "Incluso en las clases más bajas". "En 2012, los políticos prometieron precios e impuestos más bajos y el incremento de los salarios, pero no ocurrió nada. No fue más que una mentira desvergonzada", se queja Nikos. Los jóvenes de Grecia señalan a los medios de comunicación como cómplices, bajo el control de PASOK y de Nueva Democracia, los dos partidos que se han ido alternando el poder desde la década de 1980. "Nosotros utilizamos las redes sociales para descubrir fuentes alternativas de noticias", explica Vasilis. Algunos jóvenes son menos duros con su gobierno. Dimitris, de The Impact Hub Athens, culpa a la burocracia por la lentitud del progreso. George piensa que las reformas actuales son necesarias, pero que el gobierno ha titubeado demasiado al aplicarlas.

Grecia, el corazón de Europa

¿Ve la juventud griega su futuro dentro de la Unión Europea? Las opiniones van de "¡Ni de coña!" a "Pero ¿qué dices? ¡Claro que sí!". La mayoría quieren la unión, pero con un lavado de cara. Culpan a la UE de las medidas de austeridad y la falta de competitividad de Grecia. Subrayan la desigualdad entre los países de la UE y el aumento del Euroescepticismo. Quieren menos burocracia, más solidaridad y menos xenofobia.

Este artículo forma parte de una edición especial dedicada a Atenas y realizada en el marco del proyecto "EU in Motion", bajo inciativa de CaféBabel, y con la colaboración del Parlamento Europeo  y de la Fundación Hippocrène. Todos los artículos estarán pronto disponibles en la portada de la revista.