Cuatro años más para Obama: el ¡uf! demócrata visto desde Europa

Artículo publicado el 7 de Noviembre de 2012
Artículo publicado el 7 de Noviembre de 2012
Barack Obama permanecerá cuatro años más como presidente de los Estados Unidos. El candidato demócrata cuenta con 332 votos electorales de un total de 538, lo que supone una amplia ventaja frente a su rival, el republicano Mitt Romney. En su segunda legislatura, según señalan algunas voces europeas, Obama tendrá la oportunidad de cambiar verdaderamente el país.
No obstante, desde Europa también se perciben dudas acerca de si los dos partidos estadounidenses serán capaces de alcanzar un consenso en cuanto a la reducción del déficit público.

The Guardian, Reino Unido

Un triunfo mayor que en 2008

El periódico de centro-izquierda The Guardian encuentra que la victoria de Obama es todavía más admirable si se tiene en cuenta la precariedad de la actual situación económica: “Ser reelecto después de cuatro años descarnadamente difíciles siempre iba a ser más arduo que volver a ser elegido tras la incompetencia —tanto económica como militar— de la era de George Bush. Sin embargo, eso es lo que ha conseguido Barack Obama tras una dura campaña y una tensa elección. Su victoria no fue espectacular. Ni tampoco bonita. Ni tan siquiera rompió moldes. Ciertamente, no fue igual de inspiradora que en 2008. En algunos lugares, simplemente fue una ligera victoria. De todas formas, fue el triunfo de un candidato presidencial estadounidense. Y la victoria de 2012 importa tanto como la de 2008. En tiempos difíciles como los actuales, podría decirse que es un logro político mayor. […] Si la primera victoria de Obama fue un triunfo de la audacia basada en la esperanza, su segunda victoria es un triunfo del atrevimiento del buen juicio electoral en momentos complicados. Esto es lo que el resto del mundo celebrará”.

Libération, Francia

Obama triunfa sobre Sarkozy, Brown y Zapatero

Obama ha sido reelegido pese a la crisis, se alegra el rotativo de centro-izquierda francés Libération, y desea reformas todavía más cabales durante su segunda legislatura: “Obama ha tenido éxito donde Sarkozy, Zapatero y Brown simplemente fallaron. Ha conseguido ser reelecto en medio de una brutal crisis económica. Los estadounidenses prefirieron los resultados no tan perfectos e incluso los proyectos algo inciertos de su actual presidente que las políticas económicas sospechosas y arriesgadas del adversario republicano. Y con razón. Obama evitó el colapso económico de su país, reformó el sistema sanitario y salvó el sector automovilístico, mientras mantuvo simultáneamente una relación pacífica con el resto del mundo. Ahora, una vez libre de preocupaciones acerca de su reelección, debe demostrar que todavía puede cambiar su país a mejor”.

Taz, Alemania

El presidente estadounidense puede ahora ponerse manos a la obra

En su segunda legislatura, Obama tendrá más libertad para tomar la ofensiva, escribe el diario de inclinación izquierdista Taz, esperando que el presidente pueda finalmente “abordar la reforma sobre la inmigración, como prometió en 2008, para ofrecer un futuro legal en el país a más de 12 millones de inmigrantes. Esta cuestión sirve también para romper filas entre los republicanos: enfrentados a un electorado hispano en constante crecimiento en sus estados clave, no pueden continuar manteniendo su postura recia. Un presidente que ya no tiene que preocuparse por ser reelegido es libre de ser fiel a sus principios, de buscar el conflicto en el Congreso y ganar —en lugar de rendirse desde un primer momento—. […] Los republicanos dirán que, como presidente de una nación dividida, Obama no tiene liderazgo para un curso político de centro-izquierda. Y estarían en lo correcto. Sin embargo, tampoco George W. Bush tuvo mandato para una trayectoria conservadora y, aun así, fue capaz de demostrar cómo una presidencia puede dirigir un país hacia la derecha. Ya era hora de un cambio a tiempo”.

Il Sole 24 Ore, Italia

Los Estados Unidos al borde del precipicio

Ahora que ha sido reelegido, Barack Obama debería alcanzar inmediatamente un acuerdo con sus oponentes políticos sobre la reducción de la deuda del país. De lo contrario, los Estados Unidos amenazan con caer del llamado “precipicio fiscal” —cuando los recortes gubernamentales empiezan a tener efecto a principios de 2013—, escribe el periódico liberal-conservador Il Sole 24 Ore: “El presupuesto de los Estados Unidos está enfrentándose a la espada de Damocles, al precipicio fiscal… El nuevo presidente (sic) debe reunirse en el Congreso para encontrar un compromiso en la misma línea que el acuerdo del verano de 2011. El problema es demasiado urgente como para tomarlo como un rehén de la política y las ideologías, ya que algo es seguro: los republicanos tendrán la mayoría en el Congreso de nuevo. Las batallas de opinión sobre los impuestos y el gasto fueron simplemente una pérdida de tiempo. El corro de la patata debe detenerse ya. Parad la farsa acerca de la bancarrota de los Estados Unidos tras fracasar al imponer un techo de gasto. El déficit estadounidense, que ha alcanzado el 10% del PIB, debe ser disminuido en cuatro billones de dólares. El hecho de devolver la salud a la economía tan solo puede alcanzarse a través de recortes en el gasto social y la subida de impuestos a quienes más ganan”.

Hospodářské noviny, República Checa

Una Europa débil de interés ninguno

El deleite de los europeos acerca de la reelección de Barack Obama no es tan comprensible como puede parecer, según comenta Hospodářské noviny, publicación especializada en los negocios: “Para aquellos que han apoyado tradicionalmente las relaciones transatlánticas, la reelección de Obama es, en efecto, una mala noticia: las políticas del presidente estadounidense han dejado a un lado Europa a favor de Asia. Aparte de compartir los mismos valores que los Estados Unidos, los europeos no tienen nada que ofrecer a Obama. Han fallado a la hora de salir de las crisis económica, de moneda y de integración. Así que la Casa Blanca se pregunta por qué el nuevo/antiguo presidente debería ayudar a la recuperación del continente a través de promover una relación especial con él. Lo más probable es que la posición de Obama sobre Europa durante sus segundo mandato sea más escéptica y despectiva”.

To Vima (Το Βήμα), Grecia

Obama puede evitar que Europa se convierta en una colonia alemana

Alemania no está tan contenta de que Obama haya ganado, asegura el diario en línea To Vima (Το Βήμα), que espera que el presidente reelecto detenga a Europa de convertirse en una colonia alemana: “La reelección de Obama es una espina para el Gobierno alemán, quien cree que Romney, partidario del liberalismo más extremo, encajaría mejor en los intereses de Alemania. Obama resulta molesto para el Gobierno germano porque en más de una ocasión ha tratado de poner freno al desastre griego. Además, no cree que el giro hacia la austeridad pueda salvar países y economías. Obama y Merkel, los Estados Unidos y la Europa alemana, están entrando en una fase nueva con respecto a sus relaciones. Nadie puede predecir hacia dónde se encaminarán —precisamente porque Berlín está obstinada en seguir su particular hoja de ruta—. Obama debe decidir ahora si permitirá que Europa se transforme en una colonia germana como Alemania, apoyada por la crisis de la deuda, ha intentado hacer durante los últimos tres años”.

28 países, 300 medios y 1 resumen de prensa en cafebabel.com a través de euro|topics.

Foto: portada, (cc) Barack Obama/Flickr. Vídeo: (cc) TheNewYorkTimes/YouTube.