Cultura 2.0 en el MIMA de Bruselas

Artículo publicado el 21 de Diciembre de 2016
Artículo publicado el 21 de Diciembre de 2016

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Tras un éxito sin precedentes - 250.000 visitas en 4 meses - la exposicion temporal CITY LIGHTS del MIMA (El Millennium Iconoclast Museum of Arts, de Bruselas) se prorroga hasta el próximo 24 de diciembre. Una ocasión única para ver y disfrutar de la cultura 2.0 en el museo, antes de éste cierre sus puertas para volver a abrirlas en febrero de 2017 con otra exposición temporal.

El MIMA (Millennium Iconoclast Museum of Art, de Bruselas), inaugurado en abril de este año, está ubicado en el Quai du Hainaut, en Molenbeek, a orillas del canal y, además de contar con una exposición permanente, situada en el segundo piso del edificio, su exposición temporal actual CITY LIGHTS reúne las obras de cinco artistas estadounidenses que exponen por primera vez en las salas de un museo europeo para mostar aquí sus creaciones. Maya Hayuk, Momo, Swoon y el duo Faile son un buen ejemplo de lo que se conoce como cultura 2.0 por la originalidad de sus trabajos y su capacidad para aprovechar los espacios físicos del museo donde montan sus instalaciones.

 Nada más atravesar las puertas de entrada del MIMA, la primera exposición con la que se encuentra el visitante es la de Caledonia Dance Curry, también conocida como Swoon, que elige el sótano del edificio para mostrar sus creaciones. Normalmente, Swoon expone sus obras en la calle, lo que ha favorecido, sin duda, a que se la conozca a nivel internacional. De hecho, esta artista suele utilizar edificios abandonados o en ruinas para darles un poco de vida. En cuanto a la técnica utilizada, Swoon trabaja con dibujos grabados en linóleo que posteriormente imprime en papel y luego pinta con acrílico. Esta técnica hace que sus dibujos se fundan con lo que había pintado en los muros antes de su intervención, como por ejemplo, algún graffiti.

De ahí, el visitante sale del sótano y se dirige a las escaleras para subir al primer piso, que acoge las obras de Faile, la pareja artística formada por dos Patrick de Brooklyn: Patrick McNeil y Patrick Miller. A diferencia de Swoon, Faile solo usan papel en sus trabajos, pegados en una serie de soportes que colocan en medio de la calle o en el interior de los edificios. La obra de Faile toca temas como la sociedad de consumo, la religión o la influencia de los medios de comunicación en la sociedad. Una de las obras más impresionantes de toda la exposición es sin duda la instalación titulada Wishing On You, creada en 2015, que estuvo colocada en pleno Times Square de Nueva York. Se trata de una escultura enorme, inspirada en un molino tibetano de oración, que el visitante puede incluso tocar.

Faile no es el único que ha traído creaciones enormes a la CITY LIGHTS, porque en esta misma planta, en el primer piso del MIMA, Momo ha elegido una serie de obras que funden la segunda y tercera dimensión en una única instalación. Momo juega con colores chillones y formas geométricas, en unos soportes gigantescos con los que nos muestra una obra muy clara, muy limpia y muy sencilla. 

Finalmente, el visitante tiene la posibilidad de subir al segundo piso y disfrutar con la obra de Maya Hayuk, en una sala llena de motivos geométricos, pintados de colores diferentes y muy vivos. Hasta los cristales de las ventanas de esa sala se tiñen de colores para que la luz se vuelva rosa, azul y amarilla. A primera vista, puede darnos la impresión de estar ante otra de las obras de Momo, pero no. Maya se inició como fotógrafa, antes de meterse de lleno en el mundo del arte como pintora y muralista.

Antes de abandonar el edificio, el visitante accede a las salas que albergan la exposición permanente, que reagrupa cuadros, pinturas y esculturas de otros artistas, además de alguna de las obras de Swoon, distintas de las expuestas en el sótano. Esta exposición permanente, aunque no sea tan espectacular como la CITY LIGHTS, permite además que el visitante aproveche las instalaciones y suba a la terraza del museo, desde la que se divisa una impresionante vista de Bruselas y del canal.