Cumbre climática de Copenhague: Un paso atrás... ¿para coger impulso?

Artículo publicado el 16 de Noviembre de 2009
Artículo publicado el 16 de Noviembre de 2009

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

En la Cumbre del Clima que se celebrará el próximo diciembre en Copenhague no se sellará ningún acuerdo vinculante.El fracaso se debe a la oposición de numerosos países, anunció el primer ministro de Dinamarca, Lars Løkke Rasmussen, en la Asamblea de la Asociación Asia-Pacífico (APEC) en Singapur. Ahora se debate un modelo en dos etapas

Diário Económico - Portugal: Las dos caras de la moderación de Rasmussen

El modelo en dos etapas propuesto por el primer ministro danés, Lars Løkke Rasmussen, propone lograr un consenso de mínimos y acordar el próximo año metas climáticas concretas. Con este paso atrás, la protección climática podría lograr un gran avance, opina el periódico financiero Diário Económico: "El sábado, las negociaciones para la Cumbre del Clima, que se va a realizar en diciembre en Copenhague, dieron justamente un paso atrás, pero que puede significar un avance mucho más importante en el sentido de encontrar una solución climática para el mundo. [...] [Rasmussen] ha cambiado de estrategia: en vez de obligarlos [a los jefes de Estado y de Gobierno] a una difícil solución global, les ha aconsejado que piensen en una decisión a dos tiempos, paso a paso. [...] Es muy positivo para el mundo que esta cumbre tan importante para su futuro esté en las manos de Rasmussen, que tiene fama de ser moderado y se ha convertido también en un realista. Pero es también muy importante que los Gobiernos no se apoyen en esta moderación para no encontrar la solución definitiva que el mundo tanto precisa".

Berlingske Tidende - Dinamarca: El pragmatismo tiene mala prensa

La noticia de que probablemente no se alcance un acuerdo vinculante en la Conferencia del Clima que tendrá lugar en diciembre en Copenhague puede evaluarse también de manera positiva: "Es evidente que la aceptación danesa de la realidad de no alcanzar un acuerdo climático ha hecho caer en coma a las organizaciones medioambientales. [...] Pero mientras que todas las bienintencionadas organizaciones atacan al Gobierno por dejar en la estacada a los vulnerables archipiélagos en su lucha contra el crecimiento del nivel del mar, los pragmáticos deberían alabar al Gobierno por haber sacado lo mejor de la situación y haber elegido una solución en dos etapas. Aunque dicha solución genera en Dinamarca una mala prensa, concede al medioambiente las mejores posibilidades de que se logre un acuerdo verdadero en un futuro ojalá no muy lejano".

La Repubblica - Italia: Un duro revés para el clima

(Christian Reboul/Ultimatum climatique/ Oxfam International/ flickr )China y Estados Unidos tendrían la culpa de que en Copenhague no se vaya a llegar a un acuerdo, opina el periódico liberal de izquierda La Repubblica: "Las dos grandes potencias económicas responsables de la mayor parte de las emisiones de gases nocivos han hecho superflua la cumbre de Copenhague mediante un acuerdo bilateral. [...] [El primer ministro danés, Lars Løkke] Rasmussen, en tanto anfitrión de la cumbre de Copenhague, tuvo que acudir a toda prisa a Singapur, pero no lo quedó más que constatar que no se llegará a ninguna decisión operativa en Dinamarca. [...] La dificultad de lograr condiciones vinculantes [para la protección climática] en el transcurso del mes de diciembre era conocida, pero el fin oficial del proyecto [de reducir la emisión de gases de efecto invernadero para 2050] constituye un duro revés".

Federico Rampini

Sydsvenska Dagbladet - Suecia: Seguir negociando a pesar del fracaso

Los países deben seguir luchando por un acuerdo climático, escribe el periódico Sydsvenska Dagbladet: "Lo mejor habría sido naturalmente que en la cumbre de Copenhague se aprobara un nuevo tratado global. Pero no ha sido posible políticamente. Eso no debe llevar ahora a paralizar las negociaciones, lo que tendría como consecuencia una suspensión irreparable [de los diálogos climáticos]. En Suecia, la oposición le ha achacado al primer ministro conservador Fredrik Reinfeldt haber rebajado las esperanzas respecto a Copenhague. Si las expectativas se mantienen altas, aumenta la presión sobre los políticos, argumentan la izquierda y los Verdes. Es verdad. [...] [No obstante,] las falsas expectativas tampoco ayudan al clima".