Cumbre de la OTAN: Albania y Croacia, sean bienvenidas

Artículo publicado el 2 de Abril de 2008
Artículo publicado el 2 de Abril de 2008
El dos de abril la OTAN abrió sus puertas a dos de los países candidatos a formar parte del club del Atlántico Norte. Macedonia tendrá que esperar.

Las posibilidades de que Macedonia entre en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) son bastante bajas, a causa de la interminable discusión con su vecino griego acerca del nombre del Estado. A Albania también se lo han puesto difícil, ya que sufrió un duro golpe con las violentas explosiones que se produjeron en un depósito de armas a mediados de marzo. Solo Croacia se consideraba un candidato aventajado desde el principio.

Vista de Tirana, Zágreb y Skopje por cortesía de Norbert Rütsche/ Joachim Dethlefs/ Veronika Wengert/ Marina Rennau/ n-ost (pincha 'x' en la esquina superior derecha para verlo de nuevo)

Albania, temerosa tras las explosiones

Las fuertes explosiones en un depósito de armas cercano a la capital albanesa, Tirana, que causaron al menos 17 muertos a mediados de marzo, no podrían haber ocurrido en peor momento, aunque parece ser que finalmente las intensas negociaciones para formar parte de la OTAN han dado resultado. Los expertos de esta organización han evaluado de forma positiva la reciente reforma de las fuerzas de seguridad albanesas y consideran bueno en general el estado de seguridad del país. La declaración de independencia de Kosovo y la reacción de los vecinos serbios, sin embargo, generó una incertidumbre adicional, así como la incompleta vigilancia de la frontera y, con ello, las posibilidades de retirada para redes de radicales islámicos. Los expertos consideraban que el principal problema para la entrada de Albania en la OTAN era su reforma institucional pendiente y la situación socioeconómica en el país.

Macedonia: un nombre molesto

El Gobierno de Skopje anunciaba hace unas semanas el despliegue de las tropas macedonias en Afganistán. "Mira", debían de decir, "con nuestro compromiso tenemos una entrada más que ganada". Pero como todavía no se ha resuelto la controversia con la vecina Grecia por el nombre del Estado, la admisión de Macedonia a la alianza militar sigue siendo muy complicada. Grecia protestó contra el nombre de “República de Macedonia" porque temen reinvindicaciones territoriales en su provincia homónima. Macedonia ha rechazado todas las propuestas de acuerdo. Aparte, este pequeño país tiene que enfrentarse a los mismos problemas que Albania, en especial a una corrupción generalizada y a la falta de reformas institucionales en el Estado. A esto se añaden los desacuerdos con las minorías del país. Ante todo, los albaneses exigen más derechos. El Partido Democrático de los Albaneses abandonó el Gobierno a mediados de marzo y, por tanto, desencadenó una crisis política. Hasta la cumbre de la OTAN, que se ha iniciado el 2 de abril, el país había estado gobernado en minoría. Después de no haber recibido ninguna invitación para unirse a la alianza, los observadores temen disturbios y una importante desestabilización del país.

Croacia: candidato aventajado

Sólo Croacia parecía que alcanzaría pronto su objetivo de convertirse en miembro de la OTAN. La probabilidad de que este país recibiera una invitación de ingreso en Bucarest era alta desde el principio. Para el Gobierno de Zagreb, integrarse en alianzas occidentales es una prioridad. Su voluntad incondicional hacia Occidente se basa en los peligros de un mundo globalizado, en el que los terroristas podrían utilizar como refugio la mal vigilada costa adriática. Los observadores occidentales le han dado a Croacia una buena nota por la reforma de sus fuerzas armadas. La situación de la seguridad es estable en comparación con los otros países candidatos. Para no hacer peligrar esta aventajada posición, el Gobierno en Zagreb se ha esforzado por normalizar las difíciles relaciones con sus vecinos. Por lo tanto, Croacia -no sólo por la presión de la UE- ha hecho concesiones en las disputas con Eslovenia e Italia por los derechos sobre el mar. Zagreb tuvo sus reservas en lo tocante al reconocimiento de la independencia de Kosovo para no incrementar la histórica tensión con Serbia.

La autora pertenece a la red de corresponsales de n-ost

Fotos en el texto: Albania: Vista desde Atenas (the MaGe/ Flickr), Soldados macedonios patrullan la frontera con Kosovo, Kosovo 2003 (MATEUS_27:24&2 5's/ Flickr), En Split se escribe en las paredes, Croatia + homepage picture(ax2groin/ Flickr)