Curvas en la moda: ‘Brigitte’ y las modelos ‘normales’

Artículo publicado el 2 de Junio de 2010
Artículo publicado el 2 de Junio de 2010
Nadie quiere ver chicas corpulentas, según el zar de la moda Karl Lagerfeld, un vehemente defensor de la talla cero. Mientras toda Europa pone sobre la mesa la cuestión, la revista femenina alemana Brigitte ha revolucionado completamente la cuestión con su nueva Initiative Ohne Models (‘Iniciativa Nada de Modelos’), donde son las lectoras las que se prueban la alta costura

Podría ser una escena de cualquier sesión fotográfica normal: una jovencita da un último tirón a su vestido, antes de preparar su pose. A su alrededor, un ejército de peluqueros, cepillos y pañuelos de papel preparados, vigilando mientras se dan los últimos retoques a la piel y el pelo. Esta escena podría representarse mil veces al día, después de todo, nuestro mundo ávido de moda debe ser alimentado constantemente con rostros nuevos y bellos. Pero hay una sutil diferencia aquí: la mujer que está frente a la cámara no es ninguna modelo, sino una representante de los medios de comunicación de Estocolmo, de 29 años, sin una pizca de experiencia como modelo y, claro está, sin sus medidas.

Enero de 2010Sin embargo, estará sonriendo desde las páginas del próximo ejemplar de la revista con sede en Hamburgo Brigitte, publicada por Gruner+Jahr desde 1954. La revista femenina con mayor circulación en Alemania vende alrededor de 700.000 ejemplares por mes y llega a algo más de tres millones de lectores por número. ¿La razón? Todos los editoriales de moda producidos por Brigitte desde el lanzamiento de la Initiative Ohne Models ('Iniciativa Nada de Modelos'), en enero de 2010, están protagonizados por lectoras, no por modelos profesionales. 

‘Mujeres reales con personalidad’ contra ‘perchas escuálidas’

Die europäische Werbebranche kämpft zunehmend gegen Size ZeroPuede que la tendencia de alejarse de las modelos profesionales y acercarse a las mujeres normales no sea nueva. Probablemente las pioneras fueron la mayoría de las bellezas curvilíneas que aparecieron en la Campaña por la Belleza Real de la marca Dove, que realizó la agencia estadounidense de publicidad Ogilvy en el Reino Unido en 2004. Pero nunca hasta ahora había sido transferida a un programa editorial con semejantes resultados. La campaña contra la anorexia de la marca italiana de moda No-li-ta fue más allá, cuando el célebre fotógrafo italiano Oliviero Toscani mostró a la francesa Isabelle Caro, ex-modelo y anoréxica, en 2007. Siguió una prohibición de las modelos talla cero, primero en la semana de la moda de Madrid en 2006. El diseñador de prendas de punto Mark Fast empleaba modelos de talla 14 en la semana de la moda en Londres en febrero de 2010, aunque el evento rechazó en conjunto una prohibición de la talla cero. Con la dura crítica que dirigió Alexandra Shulman, editora jefe de la versión británica de Vogue, contra su propia industria, el debate sobre las percepciones antinaturales de la mujer está en pleno apogeo.

De todos modos, aunque muchos editores han reconocido la tendencia hacia un ideal femenino alternativo, las iniciativas concretas han sido en su mayoría sólo una gota en el mar. Sí, la francesa Elle tuvo la modelo estadounidense de talla grande Tara Lynn sonriendo desde la portada de marzo de 2010, pero el especial de 30 páginas sobre curvas estaba flanqueado como siempre por dobles páginas presentando modelos de bikini desnutridas. Lo cual es la razón exacta de que el enfoque de la alemana Brigitte destaque entre otras revistas de moda, ya que de forma permanente su producción editorial presenta sólo a sus lectoras como modelos.

¿Utopía ética o pesadilla comercial?

La toma de conciencia en 2009 de que las modelos intercambiables sin personalidad hacen imposible la producción de editoriales auténticos fue lo que realmente motivó a la jefa editorial de la revista quincenal a llevar a cabo el cambio. “Detrás del negocio del modelaje está la idea de mostrar no a la mujer en sí misma, sino un contenedor, de hecho sólo un maniquí. Muchas mujeres encuentran eso anticuado, sobre todo porque nuestros ideales de belleza, que son afectados por la industria de la moda, levantan fuertes protestas”, enfatiza la editora jefe Brigitte Huber por email (cabe aclarar que la revista no se llama así por ella). Por lo tanto, mientras muchos diseñadores todavía confeccionan sólo para modelos talla cero, el mundo de la moda ha cambiado significativamente a través de la creciente influencia de actrices y el estilo que se encuentra en la calle. Las lectoras convertidas en modelos no actúan precisamente como percheros anónimos. “Las mujeres que se muestran en las páginas de moda y belleza de Brigitte tienen sus propias identidades y personalidades”.

Naturalmente, trabajar con quienes no son modelos trae problemas a Brigitte. Un editorial basado en las lectoras requiere mucho más tiempo y organización y se tiene que aprender a posar correctamente. “Una modelo está acostumbrada a lidiar con poses difíciles y temperaturas molestas y a mantener una sonrisa al mismo tiempo, pero después de una hora y media, una mujer normal dice: ‘necesito un descanso’. Pero funciona y, por cierto, increíblemente bien”, dice Huber. El producto final parece convencer no sólo a los editores, sino también a las lectoras. No en vano 30.000 mujeres en todo el mundo solicitaron una sesión fotográfica en brigitte.de en los últimos meses. La 'Iniciativa Nada de modelos’ ha encontrado una respuesta positiva también en los medios. Sólo en Italia y Francia, hogares de la moda, parece que no se ha apreciado el enfoque alemán.

Todavía no hay tallas grandes

Por otra parte, ¿por qué las lectoras que presentan la moda en Brigitte lucen, a pesar de todo, como verdaderas modelos? Ésta es la razón por la que la iniciativa es a menudo criticada por ser tibia. Huber intenta refutar la acusación. “Brigitte muestra mujeres de todas las edades y de tallas diferentes, pero desde luego no se convertirá en una revista de tallas grandes y, preferentemente, no habrá una mujer de más de 30 en la portada. Presentamos a nuestras mujeres con la ayuda de nuestros mejores estilistas y fotógrafos, igual que hacíamos antes con nuestras modelos. ¿Por qué no deberían tener ellas los mismos requerimientos que nuestras profesionales?” Y lo sabemos, desde la edición Stars sans fard (Estrellas sin maquillaje) de Elle en abril de 2009, en la que Peter Lindburgh presentó, entre otras, a la francesa Sophie Marceau y la checa Eva Herzigova con el pelo sin arreglar y sin maquillaje. ¡Qué diferencia puede hacer un buen peinado y el photoshop aún en el más perfecto de los rostros! Por lo tanto, según Brigitte Huber, si todas las lectoras lucen como modelos profesionales, entonces los nuevos editoriales de moda demuestran lo que todo el mundo sabe. “Con la iluminación correcta, el maquillaje adecuado, las ropas apropiadas y el fotógrafo correcto, todas las mujeres pueden estar fabulosas”.

Fotos: portada de Love Mag ©Love Magazine; portada de Brigitte ©brigitte.de; ©Janine/flickr; Vídeo ©Brigitte.de/Youtube