Dan Perjovschi: 'No me jodáis con ideas socialistas'

Artículo publicado el 30 de Enero de 2014
Artículo publicado el 30 de Enero de 2014

Dan Per­jovs­chi nació en Sibiu, Ru­ma­nía, en 1961. Hoy es una es una es­tre­lla del pa­no­ra­ma ar­tís­ti­co. Cuan­do en­tra­mos en un bar, el ca­ma­re­ro se sor­pren­de cuan­do la ele­gan­te di­rec­to­ra del museo le abra­za con ca­ri­ño y ad­mi­ra­ción. Cuan­do hablamos de co­mu­nis­mo, nos pe­lea­mos.

Cuan­do nos en­con­tra­mos con Dan, él se en­cuen­tra pin­tan­do los cris­ta­les del Museo de la His­to­ria de la In­mi­gra­ción de Paris con ro­tu­la­do­res blan­cos y ne­gros. Tra­ba­jar sin co­lo­res no re­sul­ta tri­vial, sino más bien ra­di­cal. Dan se ha la­bra­do un nom­bre como di­bu­jan­te y ca­ri­ca­tu­ris­ta. Tras el co­lap­so del so­cia­lis­mo, se implicó de ma­ne­ra ac­ti­va en la re­cons­truc­ción de la so­cie­dad civil en Ru­ma­nía.

En sus tra­ba­jos siem­pre co­men­ta los su­ce­sos de ac­tua­li­dad del país en el que se en­cuen­tra. En Fran­cia se ocupa de los de­va­neos amo­ro­sos del pre­si­den­te Ho­llan­de, el con­tro­ver­ti­do có­mi­co Dieu­don­né y el actor ex­pa­tria­do Dé­par­dieu. Sus tra­ba­jos ya se han po­di­do ad­mi­rar en los mu­seos MoMa de Nueva York y Tate Mo­dern en Lon­dres y en el fes­ti­val Ruhr­trien­na­le.

Café Babel: ¿Has se­gui­do el de­ba­te sobre la in­mi­gra­ción búl­ga­ra y ru­ma­na en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción?

Dan Per­jovs­chi: en In­gla­te­rra, donde ahora los in­mi­gran­tes se en­cuen­tran en medio del fuego cru­za­do, se hace po­lí­ti­ca apro­ve­chan­do el miedo. “Estas per­so­nas vie­nen a qui­ta­ros vues­tros em­pleos”, dicen. En reali­dad vie­nen a lim­piar inodo­ros. Ade­más, lle­gan mu­chos mé­di­cos pro­ve­nien­tes de Po­lo­nia, Ru­ma­nía y Bul­ga­ria, por eso en mi pa­tria ya casi no que­dan. Na­tu­ral­men­te, tam­bién los hay que vie­nen a robar y men­di­gar, pero no hay que ol­vi­dar que tam­bién cui­da­mos de vues­tros an­cia­nos, pues­to que los oc­ci­den­ta­les ya no te­néis tiem­po para eso.

¿A qué se debe que los ru­ma­nos y los búl­ga­ros ten­gan tan mala fama?

Dan Per­jovs­chi: el go­bierno ru­mano no ha hecho nada para evi­tar que hoy en día se hable tan mal de los in­mi­gran­tes. Hace mucho tiem­po que es­ta­ba claro que la li­ber­tad de cir­cu­la­ción (en mar­cha desde el 1 de enero de 2014) ge­ne­ra­ría al­gu­nas dis­cu­sio­nes. El exi­lio ru­mano en París se da desde hace mucho tiem­po: Kons­tan­tin Bran­cu­si (co­no­ci­do es­cul­tor) ex­hi­be en el mismo Cen­tre Pom­pi­dou, Io­nes­co se re­pre­sen­ta en los tea­tros pa­ri­si­nos. Los ru­ma­nos se han con­so­li­da­do en Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal, pero en Ru­ma­nía los po­lí­ti­cos no ha­blan de ello.  Esta si­tua­ción me pa­re­ce ab­sur­da.

¿Qué tal se acoge a los in­mi­gran­tes en Ru­ma­nía?

Dan Per­jovs­chi: a decir ver­dad, los ru­ma­nos son ra­cis­tas. Se culpa a los gi­ta­nos de todos los males. Todo lo que se dice sobre ellos está re­la­cio­na­do con la cri­mi­na­li­dad. Los ro­ma­níes tie­nen es­ca­ños en el Par­la­men­to por ley, pero no tie­nen voz. Es re­pug­nan­te.

'ESTOY DE VUEL­TA DE VUES­TRA UTO­PÍA'

¿Cómo abor­das tu arte?

Dan Per­jov­schi: no soy un ar­tis­ta po­lí­ti­co, más bien soy un ar­tis­ta con una agen­da po­lí­ti­ca. No he par­ti­ci­pa­do en ma­ni­fes­ta­cio­nes per­so­nal­men­te, pero mu­chas per­so­nas se han des­car­ga­do mis tra­ba­jos en Fa­ce­book, los han im­pre­so y los han lle­va­do a ma­ni­fes­ta­cio­nes. Soy un ar­tis­ta y no puedo con­sa­grar mi vida a la pro­tes­ta, como hacen al­gu­nos ac­ti­vis­tas de Green­pea­ce cuan­do se en­ca­de­nan en el Par­la­men­to. No obs­tan­te, tengo mis pro­pias opi­nio­nes mo­ra­les. 

¿Cuá­les?

Dan Per­jov­schi: pro­ba­ble­men­te os va­yáis a es­can­da­li­zar, pero no creo en la teo­ría so­cia­lis­ta. Estoy de vuel­ta de vues­tra uto­pía, y os digo que no era buena.

Qui­zás  fue por­que no se prac­ti­có co­rrec­ta­men­te el so­cia­lis­mo.

Dan Per­jov­schi: es mi vida, no la vues­tra. Yo vivía en el lado del Muro de Ber­lín en el que no había gra­ffi­tis ni li­ber­tad de opi­nión, el lado donde se con­tro­la­ba todo en nues­tra so­cie­dad. Así que no me jo­dáis con vues­tras ideas so­cia­lis­tas.

Pero es que la Stasi no entra den­tro de la ideo­lo­gía so­cia­lis­ta.

Dan Per­jov­schi: ¡En­ton­ces de­cid­me un país so­cia­lis­ta sin ser­vi­cio se­cre­to de in­te­li­gen­cia! 

¿Están mejor las cosas hoy en día con la NSA?

Dan Per­jov­schi: antes de que­ja­ros de vues­tra Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal, pa­sa­ros por mi país y echad un vis­ta­zo a lo que el so­cia­lis­mo ha pro­vo­ca­do. Yo he vi­vi­do en la Ru­ma­nía so­cia­lis­ta: una mez­cla de Corea del Norte y de ideo­lo­gía na­cio­na­lis­ta ex­tre­ma.

Pero en tu arte ex­pre­sas crí­ti­cas con­tra el sis­te­ma ac­tual.

Dan Per­jov­schi: el sis­te­ma po­lí­ti­co debe cam­biar. No en­tien­do por qué los po­lí­ti­cos pue­den tomar de­ci­sio­nes si yo como ar­tis­ta no puedo.

¿Cuál es la di­fe­ren­cia entre el an­ti­guo sis­te­ma so­cia­lis­ta y el ac­tual en Ru­ma­nía?

Dan Per­jov­schi: me he cria­do en una so­cie­dad sin mer­ca­do libre. Mi ob­je­ti­vo era gus­tar a mis ami­gos, ya que no ga­na­ba un duro. Des­pués de una ré­gi­men de 50 años bajo la ideo­lo­gía so­cia­lis­ta, lo que quie­res es in­de­pen­den­cia, in­di­vi­dua­li­dad y po­se­sio­nes. 25 años des­pués de la tran­si­ción, emi­gré hacia oc­ci­den­te. Ac­tual­men­te hay mer­ca­do para los ar­tis­tas de Ru­ma­nía, donde los jó­ve­nes sue­ñan con ex­po­ner en las fe­rias de arte de Ba­si­lea y en hacer di­ne­ro.

vídeo rea­li­za­do por Ale­xan­dre Mar­tí­nez para Café Babel.

ESTE AR­TÍCU­LO FORMA PARTE DE UN DOS­SIER sobre LA IN­MI­GRA­CIÓN EN EU­RO­PA, EDI­TA­DO POR LA RE­DAC­CIÓN de Ca­fé­Ba­bel