Dando una vuelta por Berlín con un guía refugiado

Artículo publicado el 21 de Noviembre de 2017
Artículo publicado el 21 de Noviembre de 2017

A pesar de que la expresión "crisis de refugiados" en su momento se pusiera de moda, pocos hemos visto a un refugiado en nuestro día a día. Sin embargo, en Berlín eso está cambiando. Refugee Voices Tours es una iniciativa en la que los refugiados van contando sus historias en un tour guiado. Así conocí a Mohamad, un refugiado sirio que me permitió conocer Berlín a través de sus ojos. 

Es sábado, y estoy en la salida de la estación de U-Bahn de Mohrenstrasse. Son casi las tres de la tarde y soy de las primeras en llegar al tour llamado: “Why we’re here.” Un hombre alto, joven, con una barba descomunal y en cierto modo una expresión humilde nos está esperando. Es Mohamad, nuestro guía para ese día proveniente de una pequeña ciudad al lado de Damasco. Nos pide amablemente que no le hagamos fotos. Tiene familiares en Siria y no quiere que sus actividades se muestren públicamente. 

Empezamos el tour en Platz des Volksaufstandes, una pequeña plaza normal entre un centro comercial y el edificio del Ministerio Alemán de Economía. Fue aquí donde, en 1953, la Sublevación en Alemania del Este fue violentamente reprimida por los tanques soviéticos. Después de este breve vistazo en la historia alemana, Mohamad cambia las historias y empieza a hablar sobre los setenta y los ochenta en su país de origen: Siria. Lo seguimos con atención en su travesía. Estamos en 1973 y, después de un golpe de Estado militar, Hafez al-Assad implanta una nueva constitución. Como resultado, se produce un levantamiento de la comunidad musulmana y una revuelta en 1982 en Hama, lo cual termina en una masacre con decenas de cientos de civiles asesinados

Entre Siria y Alemania

Establecer paralelismos entre la historia alemana y la siria es una tarea complicada, no hay mucho que conecte a los dos países  pues ambos han vivido hitos históricos muy diferentes. Esta es una manera de observar las cosas, pero hay un tema oculto que los dos comparten. Las historias de gente normal que quiere vivir en libertad y en paz son sorprendentemente parecidas en Berlín y en Siria. La historia de Mohamad es justo eso.

Compartiendo su historia personal, Mohamand muestra a las personas qué ha pasado en su país y explica por qué tuvo que viajar hasta Alemania. “Me gustaría responder a la pregunta de ‘¿Por qué estamos aquí? ’ Esta es sobre la que la gente quiere preguntarme pero no se atreve a hacerlo, o bien no encuentran un lugar apropiado.” comenta.

Junto a una guía británica llamada Lorna, crearon Refugee Voices Tours en 2015. Lorna estuvo activa en la comunidad de refugiados desde 2012 hasta 2014, hasta que se dio cuenta de que los refugiados podían formar y expresar sus historias por sí mismos. Ahí fue cuando nació la idea de crear un tour a pie a través de los ojos de un refugiado. Y dado el pasado histórico de Berlín, era el lugar perfecto para llevar a cabo este proyecto.

Por qué estamos aquí

La próxima parada en nuestro tour son las antiguas Oficinas Centrales de la Gestapo. Las bombas destruyeron los edificios que alojaban a la Gestapo y a las SS en 1945. En la actualidad, una exposición exterior e interior llamada “Topografía del Terror” recuerda a los visitantes los terrores vividos aquí.

Aquí es donde Mohamand cuenta la historia del régimen de Bashar al-Assad y la infiltración de las Fuerzas Especiales en la vida diaria de los sirios. Con cada parada, hablamos menos de Alemania y más sobre Siria. Esto es por lo que Mohamad está aquí y, por turnos, por qué nosotros estamos aquí también. La gente que elige este tour está ansiosa por saber más de la vida de los refugiados. “Es difícil encontrar personas que sean escépticas sobre los refugiados (para participar en tour a pie como este),” explica Mohamad.

Miro a mi alrededor. En un grupo de veinte personas, no hay ningún vecino, solo turistas y estudiantes de intercambio. Una chica toma notas exhaustivamente; está inmersa en un trabajo de investigación comparativa sobre las políticas de refugiados. 

Seguimos a Mohamad hacia Checkpoint Charlie, un lugar simbólico para cualquiera que haya logrado escaparse de un régimen opresor. Mohamad revela su historia a cuentagotas. Explica que estudiaba matemáticas en Siria, cómo huyeron su hermano y él a Libia en 2014 y que trabajó en una tienda de diseño gráfico allí, cómo convencieron a un pescador de meterlos en Europa cuando la situación el Libia empeoró, cómo comenzó este arriesgado viaje de cuarenta y ocho horas a través de las aguas del Mediterráneo y lo afortunado que fue de atracar a salvo. Y finalmente, cómo atravesó Italia para llegar a Alemania e instalarse aquí.                                                                                                                                      

Compartir ayuda

Me acerco a Mohamad después del tour y le pregunto si es fácil compartir una historia así. “Al principio no lo era. E incluso ahora a veces me siento… He compartido esta historia muchas, muchas veces y aún me golpea de vez en cuando”, contesta. Me dice que muchos de sus amigos que vivieron experiencias similares prefieren no hablar sobre su pasado porque les hace vivirlo de nuevo. 

A Mohamad compartirlo le ayuda. Está muy abierto a contestar preguntas y a entablar una conversación. La gran parte de las preguntas llega después de que explique su historia personal. ¿Cómo es la vida en un campo de refugiados? ¿Qué desafíos afronta en Alemania?

¿Qué podrían hacer mejor las autoridades? Preguntas sobre las políticas internacionales y la implicación de Rusia, de los EEUU y la Unión Europea llegando por oleadas. “Yo vivo de la ayuda que me proporciona Alemania”, dice Mohamad, sin ningún titubeo, “pero eso no significa que no pueda ser crítico hacia sus acciones.”                                                                                                                                      

El tour acaba en Gendarmenmarkt. Mohamad habla sobre el siglo XVII, cuando los Hugonotes franceses llegaron a Alemania como refugiados. La Iglesia de los Hugonotes Franceses se alza en la plaza justo en frente de una iglesia alemana casi idéntica como un “bonito símbolo de bienvenida”. 

Para Mohamad, es importante expresar su historia y sentir esta conexión con su hogar en su vida cotidiana. “Espero que este tour haga entender a la gente lo desesperados que estábamos, que (esa es la razón) emprendimos un viaje hacia aquí. No es que lo eligiéramos. No teníamos ninguna otra opción”, concluye. 

---

¿Quieres escribir para Cafébabel? Propón tus ideas aquí