Daphne Patakia, estrella de la Berlinale

Artículo publicado el 27 de Febrero de 2016
Artículo publicado el 27 de Febrero de 2016

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

La estrella Daphne Patakia habla de cómo es hacer películas en Grecia, y su perspectiva en las redes sociales, and her perspective on social media. 

Todos sabemos que los actores, bueno... Actúan. Que están haciendo un papel con el objetivo de entretenernos. Pero eso no impide que hagamos suposiciones sobre la verdadera personalidad del actor según los personajes que interpreta. Esta es la razón por la que los actores que interpretan a villanos a veces reciben copas de vino en su cara por parte de extraños o por la que los fans entusiasmados los llaman por la calle con el nombre de su personaje.

Sabía esto, por supuesto. Y sin embargo no pude evitar que la timidez de Daphne Patakia me pillara por sorpresa. No la encontré por ningún lado en los papeles por los que es conocida: una gánster y una prostituta.

La actriz greco-francesa tiene la voz suave y su lenguaje corporal es casi como de disculpa. Le pregunto si le resulta fácil interpretar unos personajes tan réprobos. “Como persona soy muy vulnerable. Así que resulta más fácil hacer todo lo contrario. Es una forma de protegerse,” dice con las manos sobre su regazo. “Me siento más vulnerable si hago algo más cercano a lo que yo soy.” Patakia aparece en Spring Awakening, la nueva película de Constantine Giannaris, donde interpreta al personaje principal, miembro de una banda.

Comenzó en el teatro, algo que cree que la ha ayudado a interpretar escenas más íntimas delante de la cámara. “El hecho de que seas grande, más profundo, más expresivo en el teatro, te ayuda con las partes más íntimas en las películas. Necesitas la misma energía que tienes en el teatro.” 

Las actuaciones de Patakia han conseguido convencer a los críticos, haciéndose así hueco entre las estrellas de la Berlinale de este año. Aún no se ha acostumbrado a recibir semejante atención, prefiere incluso evitar las redes sociales. “Son algo que no conozco y me aterrorizan. No quiero formar parte de ellas. Solamente quiero hacer mi trabajo en las películas,“ comenta, visiblemente agobiada ante la idea de que todo el mundo tenga a su disposición una fotografía suya todo el tiempo.

Lo cierto es que Patakia está bastante menos interesada en el marketing de las películas que en su propio trabajo como actriz. Ya resulta bastante duro en el reducido mundo del cine griego, donde ha conseguido introducirse. “Hacer películas en Grecia es todo un reto. Es una industria pequeña. Apenas hay infraestructuras.“

Al mismo tiempo, Patakia aprecia el producto que se obtiene trabajando en un entorno creativo tan complicado como ese. “Supongo que es un valor añadido que tienen las películas griegas. Todas son de bajo o nulo presupuesto. Requieren muchísimo esfuerzo y un nivel de creatividad extra.“

Quizá la época de vacas flacas haya pasado ya. Después de todo, está en la Berlinale, con acceso a todo el espectro de la cinematografía europea. Hacia el final de la entrevista ella parece haberse soltado, gesticula más mientras dice lo emocionada que está con su propio futuro. Y, por un instante, veo el fuego de esos personajes que interpreta.