Darth Vader con el lado oscuro del arte húngaro

Artículo publicado el 5 de Noviembre de 2013
Artículo publicado el 5 de Noviembre de 2013

¿Qué ocurre cuando las autoridades fallan a los ciudadanos? En Hungría, los artistas han tomado importancia y se han puesto manos a la obra creando un nuevo movimiento de arte contemporáneo a través del espacio reservado a las protestas en el exterior del Centro de Arte Contemporáneo de la ciudad.

El crítico de arte húngaro József Mélyi se ríe como el artista que saca del bolsillo una máscara de Darth Vader se la pone y juguetea con un cigarrillo. Szabó sube las escaleras del Kunsthalle Budapest y se coloca entre las enormes columnas que custodian la entrada. Coloca sus manos en sus caderas mientras la fotógrafa Dorottya Vékony le toma fotografías. ¿Qué pensaría San Estefan, patrón de las artes representado en el mosaico que hay encima suya, de este hombre de negro? 

Darth Vader es sólo una de las decisiones de abandonar la Academia de artes húngara (MMA) y sacarlas a la calle. Cada semana József Mélyi, que también enseña en la Universidad de Bellas Artes ( HUFA), y sus dos estudiantes Márton Pacsika y Eszter Ozma vienen aquí con un nuevo par de artistas para hacer arte-protesta contra el MMA, una conservadora academia de arte que se ha convertido en la más alta autoridad en el arte húngaro. Juntos, fotógrafos y artistas, crean una imagen que después será colgada en el blog Kívül tágas. "Básicamente significa "fuera hay más espacio", pero también es una buena forma de de decir "vete" en húngaro" dice Márton Pacsika. "Estamos debatiendo si debemos ir y sentarnos fuera del Kunsthalle durante una semana o una noche" dice József Mélyi, sobre cómo reaccionar a la decisión de dejar el hall del MMA. 

En su lugar, optaron por una protesta artística de larga duración. "La única oportunidad que tenemos es mantener el asunto en la esfera pública durante las próximas elecciones del año que viene". Así que las escaleras de la entrada con esos enormes héroes de la plaza de enfrente, se han convertido en el nuevo escenario para el arte contemporáneo húngaro. 

El patrocinio de Fidesz

Mirando hacia arriba al enorme edificio, la fotógrafa Dorottya Vékony no sabe cómo expresar su opinión sobre el MMA en palabras. "Pero eso es también parte del motivo por el que estoy aquí" dice. La "magyar művészeti akadémia" fue fundada en 1992 como una academia de arte privada por un grupo de artistas conservadores. En 2011, un año después de que Viktor Orbán y su partido Fidesz llegase al poder con dos terceras partes del parlamento, se convirtió en la academia de arte oficial y quedó escrito en la constitución. Representantes del Ministerio de Recursos Humanos no quieren responder a mi pregunta sobre el por qué dar este poder al MMA pero me indican que hable con la propia academia, que responde opacamente: "Somos plenamente conscientes tanto del apoyo como de la oposición sobre el funcionamiento futuro del Kunsthalle. De todas maneras, las críticas profesionales no pueden hacerse desde este punto, ya que la cooperación de los institutos todavía es algo de futuro"

La controversia ha rendido al antiguo director del MMA de 82 años, György Fekete, quien en una entrevista dijo que los artistas deberían sentirse orgullosos de su nación y no criticar Hungría o su religión. Recientemente acusó a una exposición en la Kunsthalle llamada "¿Qué es un húngaro?" de blasfemia nacional. Poco tiempo después, se anunció que la MMA podría dejar la Kunsthalle. MMA no expulsará al director Gabor Gulyás, quien ya fue designado por el gobierno de Fidesz, pero él dijo que se resignaría cuando los cambios surtieran efecto. 

Cortarse el pelo ( gris )

Además de una política sesgada de financiacón cultural, el periodista András Földes tiene miedo de que todos los eventos y actos de artistas independientes se cancelen. "Los museos húngaros están luchando para pagar la calefacción", dice en la oficina de su periódico online Index. "Los historiadores están doblando trabajo como guardas de museo debido a los recortes". Según Földes, no todos los artistas del MMA apoyan a Fidesz o les importa la política. También es el dinero. El salario mensual para los miembros del MMA son una rareza en la escena artística húngara. ¿Hace alguien algo? "Los que están en contra no son miembros nunca más", responde. En diciembre de 2012, once miembros lo dejaron, pero aún quedan 250. La media de edad está cerca de 65, y hay algunas mujeres. Földes saca su teléfono y me enseña una foto de la última reunión del MMA, que muestra un montón de cabezas por detrás. "Mira, todo pelos grises"

La reunión, ocurrida en diciembre, fue boicoteada por el colectivo de protesta "Artistas libres". Un miembro del MMA golpeó a un manifestante con una carpeta y estos fueron acusados de "comunistas" y "bolcheviques". "Su reacción mostró cómo ellos viven aún con viejas frustraciones y confusiones sobre la historia húngara. Piensan que el MMA y su un poder cultural es una pequeña compensación por el pasado, cuando algunos artistas conservadores fueron represaliados durante el socialismo" dice Márton Pacsika, quién participó en este evento. "Es un golpe de la derecha a la Cultura. Todos los regímenes autoritarios intentan ocupar cada campo de la vida: Cultura, Política, Economía... A Viktor Orbán no le importa el Arte. Él ha externalizado el dinero y el poder del MMA así que no tiene de qué preocuparse. Hay buenos artistas en el MMA, pero el problema es que ellos quieren crear un sistema cultural. Creo que hay que dejar un sistema cultural creado por sí mismo desde la base y no desde arriba a abajo como ellos proponen". 

Dentro del Kunsthalle está colgado el arte de Imre Bukta, uno de los artistas que recientemente ha dejado el MMA. Los miembros de la dirección son cautos a la hora de hablar según un empleado, quién acepta hablar animosamente en el centro del gran salón de exhibición. "Algunos empleados están preocupados por sus trabajos, no creo que la dirección vaya a cambiar, sólo el Arte". Bálint Csaba, un joven estudiante de de cine que visita la exposición no duda en llamar a los cambios del MMA como "escandalosos". Espera que el arte húngaro pueda aún dibujar algo con inspiración. "La represión es buena para el arte. Tienes que rebelarte en contra. Si vives en las democracias occidentales no tienes nada de qué hablar". 

Jószef Mélyi está preocupado de que los artistas húngaros no se sientan libres para expresarse por sí mismos y terminen marchándose del país. Fuera del Kunsthalle, los turistas se hacen fotos con Darth Vader antes de que las máscaras se quiten. Los artistas y los críticos de arte toman parte. La siguiente semana, otro par de artistas vendrán. "El sistema actual es un desagüe de artistas" finaliza Mélyi, y ofrece un símil de la Secretaria del Estado para el Arte húngaro, que organiza bajo la aprobación del ministerio de recursos humanos. "En Matrix, los recursos humanos son robots que toman sus fuentes de los humanos. Estamos viviendo en Matrix". 

Especial agradecimiento a Kinga Lendeczki y Endre Orbán de  cafebabel.com Budapest

Este artículo forma parte del conjunto de reportajes EUtopia on the ground, que cada cada mes plantean la pregunta acerca del futuro de Europa. Este proyecto de CaféBabel está respaldado por la Comisión Europea en el marco de una colaboración con el Ministerio de Asuntos Exteriores de Francia, la fundación Hippocrène y la fundación Charles Léopold Mayer.

Images: © Caroline Hammargren for 'EUtopia on the ground', Budapest, February 2013