De Correspondent, antídoto contra la actualidad

Artículo publicado el 12 de Febrero de 2014
Artículo publicado el 12 de Febrero de 2014

En Ho­lan­da, un nuevo tipo de medio de co­mu­ni­ca­ción ya está ba­tien­do ré­cords de po­pu­la­ri­dad, meses después de su aparición. Los di­rec­to­res de De Co­rres­pon­dent nos cuentan un poco más acer­ca del por­ qué del éxito de un pro­yec­to par­ti­ci­pa­ti­vo «com­ple­ta­men­te opues­to a los exis­ten­tes».

Ca­fé­ba­bel: los dos pro­ce­déis de la pren­sa es­cri­ta ¿cómo ha­béis crea­do De Co­rres­pon­dent?

Rob Wijn­berg: de en­tra­da que­ría­mos ser in­de­pen­dien­tes de los ban­cos, los prés­ta­mos, los in­ver­so­res… Lo que real­men­te que­ría­mos eran lec­to­res. Ade­más de­ci­di­mos optar por el crowd­fun­ding (o mi­cro­fi­nan­cia­ción co­lec­ti­va) que per­mi­te a los fu­tu­ros lec­to­res fi­nan­ciar di­rec­ta­men­te el pro­yec­to. In­ten­ta­mos con­ven­cer­les a par­tir de una pro­me­sa edi­to­rial: De Co­rres­pon­dent con­ta­rá con los ex­per­tos más cé­le­bres en sus cam­pos. En tan solo días, re­cau­da­mos más de un mi­llón de euros. Es­tu­vi­mos ela­bo­ran­do la pá­gi­na web du­ran­te 5 meses, para poder lan­zar­la el mes de sep­tiem­bre de 2013.

'No lea la pren­sa de ac­tua­li­dad'

Ca­fé­ba­bel: ¿Cómo se ex­pli­ca un éxito tan aca­pa­ra­dor en la bús­que­da de fon­dos?

Rob Wijn­berg­: la in­te­gri­dad. Mos­tra­mos cla­ra­men­te que no­so­tros pre­ten­día­mos ser más in­de­pen­dien­tes que los otros me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Sin pu­bli­ci­dad, sin pu­bli­rre­por­ta­jes, nada. En se­gun­do lugar, tu­vi­mos una muy buena aco­gi­da por parte de los me­dios. Entre los dos es­cri­bi­mos un libro sobre el pe­rio­dis­mo que fun­cio­nó muy bien. Ade­más soy el an­ti­guo re­dac­tor jefe de nrc.​next, na­ci­do de NRC Han­dels­blad, el pri­mer pe­rió­di­co de los Paí­ses Bajos. Puedo decir que soy cé­le­bre en mi país. Y Ernst-Jan es el an­ti­guo re­dac­tor jefe de la pá­gi­na web.

Ernst-Jan Pfauth: tam­bién de­ci­di­mos des­mar­car­nos del pa­no­ra­ma me­diá­ti­co. El es­lo­gan de De Co­rres­pon­dent po­dría ser, «un an­tí­do­to con­tra la ac­tua­li­dad». La idea del libro era, a gran­des ras­gos: «no lea la pren­sa de ac­tua­li­dad por­que no le in­for­man de lo que está su­ce­dien­do en reali­dad». Creo que para que la in­for­ma­ción sea in­tere­san­te, debe ser iné­di­ta. En cier­to sen­ti­do se debe crear sus­pen­se, una ex­pec­ta­ti­va para atraer al lec­tor. Y eso ya no se lleva. La idea ori­gi­nal era es­pe­cial­men­te de­mos­trar que se podía con­se­guir una in­for­ma­ción nueva y mejor.

Ca­fé­ba­bel: ¿Cómo crea vues­tra pá­gi­na web una 'in­for­ma­ción mejor'?

Rob Wijnberg: os daré un ejem­plo. Te­ne­mos lo que lla­ma­mos los «guar­dia­nes». Es decir, los au­to­res que des­pués de haber pu­bli­ca­do sus ar­tícu­los, dis­cu­ten con los lec­to­res sobre los ori­gi­nes del ar­tícu­lo, cómo se ha en­fo­ca­do un even­to o sim­ple­men­te res­pon­den a las dudas de lec­to­res cu­rio­sos. Pos­te­rior­men­te se­lec­cio­na­mos las me­jo­res pre­gun­tas y pu­bli­ca­mos las con­ver­sa­cio­nes en los co­men­ta­rios. Este pro­ce­so nos per­mi­te rom­per la vi­sión uni­la­te­ral del pe­rio­dis­mo y pro­mo­ver un in­ter­cam­bio real de in­for­ma­ción.

Ernst-Jan Pfauth: hasta lle­gar al punto de crear nueva in­for­ma­ción. Si pu­bli­cas un ar­tícu­lo sobre me­di­ci­na que dis­cu­ten los 100 mé­di­cos más in­fluen­tes del país, estás pu­bli­can­do una super con­ver­sa­ción que ge­ne­ra nue­vas pers­pec­ti­vas.

COM­PAR­TIR A TODOS LOS NI­VE­LES

Ca­fé­ba­bel: ha­ble­mos de ci­fras ¿cuán­tos lec­to­res tie­nen?

Rob Wijnberg: es­ta­mos en línea desde hace se­ma­nas… Evi­den­te­men­te ya dis­po­ne­mos de ci­fras men­sua­les, pero no se pue­den in­ter­pre­tar hasta des­pués de un mes de ac­ti­vi­dad. Lo que sí que po­de­mos decir es que te­ne­mos 26.000 abo­na­dos. El mes pa­sa­do re­gis­tra­mos entre 25.000 y 30.000 vi­si­tas úni­cas al día. Pero ade­más tam­bién te­ne­mos miem­bros que no po­de­mos iden­ti­fi­car ya que los abo­na­dos pue­den com­par­tir todos los con­te­ni­dos de la pá­gi­na. En prin­ci­pio sin estar abo­na­do no tie­nes ac­ce­so a los ar­tícu­los, pero una vez den­tro del sis­te­ma pue­des com­par­tir dicho ar­tícu­lo con quien quie­ras. Por lo tanto, diría que to­da­vía no sa­be­mos de dónde vie­nen la mitad de nues­tras vi­si­tas.

Ca­fé­ba­bel: en­ton­ces el ac­ce­so a los ar­tícu­los es gra­tis si lo com­par­te un abo­na­do ¿estas vi­si­tas son ren­ta­bles?

Ernst-Jan Pfauth: el hecho de com­par­tir in­for­ma­ción es muy im­por­tan­te. Si un abo­na­do de­ci­de com­par­tir un ar­tícu­lo entre su red de co­no­ci­dos, no­so­tros ten­dre­mos más po­si­bi­li­da­des de tener nue­vos miem­bros. Por ejem­plo, des­pués de la pu­bli­ca­ción del foro sobre la po­lé­mi­ca de Zwar­te Piet en Ho­lan­da (mues­tra la pá­gi­na de un ar­tícu­lo en el re­tro­pro­yec­tor, ndlr), se abo­na­ron 200 per­so­nas.

Ca­fé­ba­bel: ¿Cuán­tas per­so­nas for­man la plan­ti­lla fija del De Co­rres­pon­dent?

Ernst-Jan Pfauth: El per­so­nal cons­ta de 12 per­so­nas, 7 de ellas son re­dac­to­res y las demás se ocu­pan de as­pec­tos téc­ni­cos o de la re­lec­tu­ra. Y dis­po­ne­mos tam­bién de 16 co­la­bo­ra­do­res ha­bi­tua­les que tra­ba­jan de forma au­tó­no­ma.

Ca­fé­ba­bel: ¿Cómo han reac­cio­na­do los otros me­dios de co­mu­ni­ca­ción fren­te a vues­tro lan­za­mien­to?

Ernst-Jan Pfauth: mu­chos di­je­ron que éra­mos eli­tis­tas…

Rob Wijnberg: y que no in­ven­tá­ba­mos nada nuevo, que ya se había hecho antes. Pero es una crí­ti­ca bas­tan­te ex­ten­di­da en los Paí­ses Bajos. Sobre todo si se crea un pro­yec­to com­ple­ta­men­te opues­to a los exis­ten­tes.

Ca­fé­ba­bel: Es­pe­ci­fi­cáis que en vues­tro mo­de­lo eco­nó­mi­co tam­bién se in­clu­ye la trans­pa­ren­cia de los so­cios y or­ga­ni­za­cio­nes con los que tra­ba­jáis, ¿De quién se trata?

Rob Wijnberg: nues­tro prin­ci­pal socio es la agen­cia de di­se­ño web que ha crea­do nues­tra pá­gi­na: Mom­kai. Una de las agen­cias más co­no­ci­da y com­pe­ten­tes del país.

Ernst-Jan Pfauth: era esen­cial poder con­tar con su co­la­bo­ra­ción, ya que hoy en día la in­for­ma­ción en sí misma ya no es su­fi­cien­te. Los di­se­ña­do­res tam­bién nos ayu­dan a con­ce­bir nue­vos me­dios para co­mu­ni­car la in­for­ma­ción. Y creo que es fun­da­men­tal.