De Estrasburgo a Lisboa: ¿dónde está la opinión pública europea?

Artículo publicado el 26 de Junio de 2008
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 26 de Junio de 2008
eyefeastoffoolsEstas son las preguntas que se hacen los activistas que dan vida a esta revista. Preguntas que hemos decidido abrir a todos los lectores de cafebabel.com y el sitio web sobre las elecciones europeas lanzando una consulta abierta a tudos sobre el futuro de cafebabel.com y de la asociación Babel International. ¡Dele voz a sus ideas!

Para Europa, Estrasburgo es símbolo. Símbolo del odio y de la reconciliación entre Francia y Alemania, símbolo del movimiento europeo y símbolo del despilfarro de una Unión Europea obligada a mantener tres sedes para su Parlamento. Desde 2001, Estrasburgo se ha convertido también en el símbolo de una Europa distinta, nacida de las ideas, la energía y el trabajo del puñado de estudiantes Erasmus que han dado vida a la revista que está usted leyendo: .

cafebabel.com

Ecofin, Consejo europeo, Maastricht o Euro son jóvenes términos que habitan ahora las crónicas cotidianas de los diarios europeos. Medios que siguen proyectando sobre el fenómeno de Europa una mirada distorsionada por la lente miope de la perspectiva nacional. Tal es así, que al poder político europeo no hay “medio europeo” que le corresponda a modo de cuarto poder comunitario, a las instituciones europeas no hay verdaderos partidos políticos europeos que le correspondan, e incluso a los movimientos europeos les es negado un básico estatuto jurídico de "asociación europea". Medios europeos, estatuto de asociación europea, verdaderos partidos transnacionales u opinión pública europea para no son meras especulaciones intelectuales, sino instrumentos para alcanzar objetivos de naturaleza política: Europa como pretexto para resolver mejor nuestros problemas, para conquistar nuveos espacios de derechos, de democracia, de libertad económica, siempre más limitados en los asfixiantes rediles nacionales.

cafebabel.com

No es que sean ideas nuevas, sobre todo bien estrenado ya el tercer milenio, pero son a todas luces proyectos políticos ambiciosos si se comparan con el conformismo y el agotamiento de la Europa oficial. Para empezar, un decepcionante y tardío compromiso de Niza; luego, la Convención de Giscard d'Estaing y la llamada "Constitución"; más tarde, el jarro de agua fría de Francia y Holanda así como el interminable periodo de "reflexión". La posibilidad de superar este callejón sin salida se anunciaba con el Tratado de Lisboa y, no obstante, la respuesta ha vuelto a ser: no, gracias. Por ello, nos preguntamos si existe aún espacio para nosotros en esta Europa. ¿Hay espacio para construir una opinión pública europea? ¿Hay espacio para asociaciones europeas en la Europa de hoy? ¿Hay espacio para un verdadero medio europeo con capacidad de competir con la prensa tradicional nacional? ¿es posible hoy sostener una visión alternativa a los egoismos de los euroescépticos y la parálisis de la "burocracia" europea? ¿Estamos creando un Estado europeo en vez de una democracia europea? ¿Acaso nos podemos pasar de medios transnacionales para construir una democrazia más transparente y políticamente competitiva? Estas son las preguntas que se hacen los activistas que dan vida a esta revista. Preguntas que hemos decidido abrir a todos los lectores de y el sitio web sobre las lanzando una consulta abierta a tudos sobre el futuro de y de la asociación Babel International. ¡Dele voz a sus ideas!cafebabel.comelecciones europeascafebabel.com

es presidente de Babel International, la asociación pan-europea editora de la revista cafebabel.com

Nicola Dell'Arciprete

es la coordinadora de la redacción local más joven de cafebabel.com team, en Londres

Shruti Dudia

es el redactor-jefe de Política en cafebabel.com

Fernando Navarro Sordo