De la mesa... a la cama

Artículo publicado el 31 de Julio de 2009
Artículo publicado el 31 de Julio de 2009
Invitar a casa a cenar a ese chico/a que tanto te atrae, o simplemente sorprender a tu pareja con una cena íntima puede salir más barato… y más placentero. Solo necesitas crear el ambiente adecuado y saber conquistar su paladar. Porque en la sensualidad entran en juego todos los sentidos, desde la suave música que penetra en nuestros oídos, hasta las propiedades de los alimentos

Desde mucho tiempo atrás en la historia de la humanidad, el hombre ha atribuido a algunos alimentos efectos sobre la libido. La palabra 'afrodisiaco' tiene su origen en la diosa griega del amor, Afrodita, que a su vez, toma su nombre del término griego 'aphros' (espuma). Según el mito, Cronos (dios del tiempo), castró a su padre, Urano, y lanzó sus testículos al mar creando una espuma de la que Afrodita nacería.

Más allá de proposiciones extravagantes y de difícil acceso como el cuerno de rinoceronte, al que en Asia pulverizado se le estima unas propiedades afrodisiacas que tienen su origen en la capacidad de este animal para copular durante 45 minutos; o el pene de tigre, un plato que está desapareciendo de los menús chinos por el peligro de extinción que corren, son muchos los alimentos que contienen sustancias potencialmente afrodisiacas. El apio, la frambuesa, el ginseng, el pistacho, la trufa, los espárragos, la canela, el ajo (cuidado con el aliento), el chile o la pimienta tienen, a priori, propiedades que potencian el deseo sexual.

(vieuxbandit/n^o^o^r^/flickr)

Los mariscos y moluscos tienen también mucho prestigio como afrodisiacos debido a su alto contenido en zinc, mineral fundamental para la creación de testosterona y estrógenos. Ostras, mejillones, almejas, langostinos o cangrejos son una opción perfecta si estás dispuesto a rascarte el bolsillo, hay que pensar que el regalo tras el postre bien puede justificar la inversión.

A por el postre...

(tangi_bertin/flickr)Hablando de postres, su fama como afrodisiacos es grande. En Grecia proponen desde hace siglos yogur con miel a los recién casados y las uvas son consideradas afrodisiacas desde la antigüedad. Las fresas con nata son un clásico y estimulan de manera directa las glándulas endocrinas y el sistema nervioso. Pero si hay un alimento universalmente vinculado al erotismo, ese es el chocolate. El culpable parece ser una sustancia llamada triptófano, si bien el origen de su vinculación a la potencia sexual está en la civilización azteca, se dice que Moctezuma II, gobernante azteca durante la conquista española de Méjico, tomaba nada menos que 50 copas de chocolate diarias para estar a la altura con su amplio harén de mujeres. Como hoy solo tenemos que satisfacer a una persona (la mayoría) y nos gusta tener buena figura, se recomienda, por supuesto, una dosis inferior.

No conviene olvidar sin embargo, las palabras del poeta americano Ogden Nash: "Regalar dulces es excelente, pero el alcohol es más rápido".

Receta afrodiasiaca: Ostras gratinadas

Ingredientes:

• 1 docena de ostras planas

• 200 gramos de mantequilla

• 1 pizca de ajo en polvo

• Perejil

• 1 limón

• 2 cucharadas de pan rallado

• 2 cucharadas de queso rallado

Preparación:

(isidro2007/flickr)Abrir la docena de ostras, dejando la carne unida a la valva inferior y la mayor parte del jugo. Colocar en una fuente de horno. Preparar una mezcla con la mantequilla, una pizca de ajo, el zumo del limón y un poco de perejil. Echar esta mezcla sobre las ostras. Espolvorear con miga de pan rallado y un poco de queso rallado. Hornear a temperatura suave durante unos minutos, hasta que se doren ligeramente.

Y esta noche…

-Cariño, quiero prepararte algo especial, esta noche cocino yo, asegura Herbert con una media sonrisa.

Manoli, que acababa de levantarse y se vestía para ir al trabajo, se quedó pensativa y se dijo a sí misma: -“Qué raro. Si él detesta cocinar, que estará tramando este. La otra noche me preparó un surtido de cócteles de toda Europa y ahora esto.

21 h. Hogar de Herbert y Manoli...

Herbert llama a Manoli, que se retoca en el baño.

-Ya está la cena lista cariño.

-Vaya, ¡ostras gratinadas! Qué original. Recuerdo haber oído que tenía propiedades afrodi...

-¿Ah, sí? Serán habladurías, yo lo vi de oferta en el supermercado y me decidí a comprarlo. Le interrumpe Herbert.

Terminan el plato conversando tras lo cual Herbert le ofrece como postre fresas con nata.

Manoli termina de cenar y se levanta de la mesa acercándose juguetona a Herbert, ¿vamos a la habitación?

Herbert se levanta de la mesa. “¡Gracias cafebabel.com!” piensa mientras vacía sus bolsillos sobre la mesa.

[El resto del contenido ha sido censurado, podéis continuar la historia en los comentarios]