De la trinchera al pasotismo en los comedores de Estambul

Artículo publicado el 19 de Noviembre de 2010
Artículo publicado el 19 de Noviembre de 2010
Septiembre de 2010: Los estudiantes de la Universidad de Estambul tienen fama de estar muy politizados; tanto, que incluso se dice que el comedor se divide en zona liberal y zona conservadora como si de escaños se tratase. Una periodista lituana y un periodista francés salen a la caza de un mito que, a primera vista, ha desaparecido para dar paso a una nueva generación apolítica... ¿O no?

Los estudiantes de la gran megalópolis turca están repartidos entre siete universidades públicas y treinta privadas. Pero, hasta hace poco, la separación era binaria y 100% política: a un lado, los liberales jóvenes, que leían los periódicos fumando cigarrillos y convocaban manifestaciones por un sí o por un no; al otro, los estudiantes conservadores, que meditaban el Corán manoseando sus rosarios.

Comedor político, un mito que desmontar

Mito: las cantinas universitarias sirven el menú dependiendo de tu afiliación política

Son los rumores de pasillo los que han acentuado nuestra curiosidad y nos han llevado hasta la Universidad de Estambul. Según dicen, el comedor, se divide en dos partes e incluso los menús varían en función de la afiliación política. Dime qué comes y te diré qué piensas... ¿Sigue siendo así? Para entrar en la universidad más antigua y prestigiosa de Estambul, los estudiantes muestran su documento de identidad al pasar por debajo de un arco enorme, luego transcurren por una senda bordeada de césped, cruzándose con chicas jóvenes que llevan el velo, jugadores de baloncesto y, a nuestro gran pesar, pocos estudiantes adeptos al inglés. Nos encontramos con uno que nos lleva amablemente hasta el comedor. La carta propone bocadillos y coca-cola... Esto es bastante permisivo, parece. Kerem, sentado y leyendo el periódico, nos toma por sorpresa: "¡El comedor es para todos!”. Este estudiante de doctorado en Derecho asegura que los estudiantes no están para nada politizados. “Quizás antes fuera así”, concede. ¿Y qué pasa con los debates políticos sobre la actualidad que agitan la vida de los estudiantes? Según Kerem, el Gobierno actual está muy bien considerado por los jóvenes: "Durante 13 años ha estado prohibido manifestarse en la plaza Taksim por riesgo de influencia mafiosa, justificaban algunos. Al levantar esta prohibición, el Gobierno ha hecho bien: las personas se manifiestan y nadie sale herido. Ahora todo el mundo se pregunta por qué no se había hecho antes.

Cuando el velo ya no es tema de debate

Según él, no hay conflicto sobre el velo en la universidad: "El cambio ha llegado sin problemas"La última noticia ni siquiera ha causado revuelo: a partir de ahora, las jóvenes que quieran llevar el velo podrán mantenerlo en la universidad. "Antes tenían que quitárselo en la entrada, era un problema constante, pero el cambio se ha realizado sin problemas". Kerem se sorprendería si supiera que en el seno de la Unión Europea, en ciertos estados como Francia, por ejemplo, hay una oposición al uso del velo en las universidades, incluso en las escuelas.

La nueva generación se preocupa mucho más por su móvil y la organización de la próxima fiesta que por las reuniones militantes del viernes por la noche.

Así pues, se debate sobre el velo, los comedores son simples comedores y todos los estudiantes se sientan juntos... Primera sorpresa. En el patio del departamento de derecho, una estudiante sigue sorprendiéndonos: "Hoy en día, la vida del estudiante es mucho más animada y divertida que antes. En aquella época las únicas diversiones eran los clubes intelectuales y políticos... ¡Ahora nos lo pasamos mucho mejor!”. En cuanto le preguntamos por su filiación política, la joven de 23 años nos contesta que "su generación es apolítica, o prefiere no dar su opinión”. Según ella los estudiantes no tienen opiniones firmes sobre el uso del velo en las universidades: "Todos tienen derecho a vestirse como quieran. Sólo los políticos están divididos sobre esta cuestión". Interesante. Parece que la relación con la política ha cambiado significativamente en los últimos años.

¿Y los comedores? "En 2005, los comedores aún se dividían en dos partes. Yo lo viví durante mi primer año de carrera. La división se hacía entre fumadores y no fumadores. Pero la comida era la misma para todos. Por un lado, los liberales leían el periódico; por el otro, los religiosos jugaban con sus rosarios”. Pero ¿dónde están ahora? "La mayoría ya se ha graduado, otros fueron expulsados por problemas con la universidad", responde. Así pues, el rumor de pasillo tenía su razón de ser aunque hoy en día no se note nada de aquella atmósfera eléctrica de antaño: la nueva generación es apolítica y se preocupa mucho más por su móvil y la organización de la próxima fiesta que por las reuniones militantes del viernes por la noche.

Flash mob

Se oponen a las frecuentes incursiones policiales en el recinto

Puesto que no hay menú liberal ni conservador almorzamos fuera, tranquilos. Pero a lo lejos se oyen gritos: entre una marcha militar y un partido de fútbol. Sorprendidos y aún protegidos por esta atmósfera apolítica, nos encontramos cara a cara con estudiantes que gritan consignas marciales y levantan pancartas de todos los colores. ¡Es un flash mob! ¡En la puerta de entrada de una universidad apolítica! A su alrededor hay algunos periodistas y fotógrafos y un público inerte con cara de déjà vu. Diez minutos más tarde ya se ha acabado. Todos se dispersan. Can uğur es miembro de Youth Opposition, "una organización revolucionaria que sigue los pasos de las generaciones de 1968 y 1978 y que tiene entre 2.000 y 2.500 miembros en todo el país"; nos explica que se manifiestan contra la ley que permite a la policía entrar en la universidad para hacer controles de manera arbitraria o incluso usando la fuerza. "Nos manifestamos todos los viernes para cambiar eso", dice. Marxista hasta la médula, la joven activista considera que, detrás de la despolitización de los jóvenes turcos, están los medios de comunicación y el poder. El debate sobre el velo en las universidades es para ella un falso problema que desvía la opinión de los asuntos que realmente importan, es decir, la pobreza y la desigualdad en el acceso a la educación... ¿Alguien dijo generación apolítica?

Fotos: (cc) Sveinn/ Flickr/ keepitcomplicated.com/ sveinn.net/#;  manifestante y estudiante de derecho: © Emmanuel Haddad; comedor (cc) iwouldstay/ Flickr; flash mob © Daiva Repečkaitė