De Mare Nostrum a Tritón: ¿Qué cambia para los inmigrantes?

Artículo publicado el 29 de Enero de 2015
Artículo publicado el 29 de Enero de 2015

¿Qué es Tritón? Partimos del nuevo dispositivo de vigilancia de las fronteras del Sur del Mediterráneo para crear un dossier sobre el tema de la inmigración, intercalándolo con otros aspectos de las políticas de la Unión Europea. Una serie de artículos y entrevistas para profundizar en una de las cuestiones más actuales de nuestro tiempo.

El 1 de noviembre de 2014 nace Tritón, la nueva operación de la Comisión Europea para "gestionar la inmigración" en el Mediterráneo central bajo la dirección de la agencia Frontex. Tritón nace oficialmente para dar apoyo a Mare Nostrum, la operación que ha comprometido a la Marina Militare Italiana en el salvamento y la asistencia en el mar a los inmigrantes que, desde las costas del Norte de África, intentan llegar a Europa. El área operativa de Tritón es el Sur del Mediterráneo, incluidas las islas Pelagie (Lampedusa, Linosa y Lampione) y las costas próximas a Calabria. La actividad no irá más allá de las 30 millas marítimas de las costas italianas, "allí donde, en cambio, se había dispuesto Mare Nostrum", ha fijado el ministro de Interior italiano Angelino Alfano.

La función primaria, según declaraciones de Frontex (Agencia Europea para la Gestión de la Cooperación Operativa en las Fronteras Exteriores de los Estados miembros de la Unión Europea) es la de "gestionar las fronteras". La disponibilidad para suministrar equipos ha llegado desde Finlandia, España, Portugal, Islandia, Holanda, Letonia, Malta y Francia. Apenas 8 de los 27 estados miembros. En cambio, el personal especializado puesto a disposición, ha sido por parte de 12 países: España, Francia, Finlandia, Rumania, Suiza, Noruega, Alemania, Holanda, Portugal, Austria y Polonia. Por el momento la agencia prevé un uso mensual de dos barcos de alta mar, dos embarcaciones, cuatro lanchas patrulleras, dos aéreas y un helicóptero. Gil Arias, director ejecutivo de Frontex, ya ha reclamado a los estados miembros un mayor soporte técnico.

Tritón, Hermes, Aeneas: Cómo Frontex vigila el Mediterráneo

En qué consiste Tritón no está muy claro. La comisaria de la Unión Europea, Cecilia Malmström, que bautizó Tritón el pasado 7 de octubre, ha afirmado que la operación ha sido "creada para cubrir las necesidades y las peticiones por parte de las autoridades italianas" y que su finalidad es la de reforzar la vigilancia de los confines y  ayudar a los esfuerzos humanitarios de Mare Nostrum. Una semana después, el ministro Alfano comunicó el cierre de Mare Nostrum a partir del 1 de noviembre, con un proceso de desaparición progresivo que terminará en enero de 2015. El compromiso para el salvamento en el mar de los inmigrantes, que debía reforzarse y completarse con Tritón, ha desaparecido. Sin embargo, las dos operaciones  surgían para ser ser complementarias, no alternativas. Mare Nostrum nació el 3 de octubre de 2013. Ese mismo día morían 366 personas que viajaban en una barca, cerca de Lampedusa. La indignación, la opinión pública internacional y la voluntad del entonces presidente de la Comisión de la Unión Europea, Durao Barroso, para poner nuevos fondos a disposición de Italia, han permitido la puesta en marcha de esta iniciativa.

En Italia, numerosas organizaciones humanitarias, entre las cuales se encuentran Amnistía Internacional, han protestado por la gravedad de la interrupción de Mare Nostrum y han apoyado su presencia en las costas del Mediterráneo para proteger la vida e integridad de los inmigrantes, dado que estas actividades no eran prioridad para Tritón. En realidad, Mare Nostrum nació para trabajar en conjunto con Hermes, una operación de Frontex para contrarrestar la inmigración irregular en Túnez, Libia y Algeria hacia las costas italianas, y el programa Aeneas, con el que la misma Frontex vigila las costas de Puglia y Calabria en el mar Jónico. La misión de salvamento en el mar resulta desde el inicio una alternativa al objetivo inicial propuesto por la Unión Europea en materia de inmigración: proteger las fronteras.

De los confines a los cementerios. ¿Cuanto cuesta proteger las fronteras?

En 2011, los primeros 40 días de Hermes costaron a los ciudadanos europeos 2,6 millones de euros. Después, el coste mensual de Mare Nostrum fue de 9 millones de euros por un total de 114 millones solo en el 2014 con una contribución, por parte de la Unión Europea, de 1,8 millones de euros. Por lo tanto, se ha tratado de un esfuerzo económico basicamente italiano. Para Tritón, la contribución prevista para Frontex en el 2014 es de 5 millones de euros, con 2,9 millones mensuales para noviembre y diciembre. Con estas cifras, el coste anual sería de alrededor de 35 millones de euros, pero sin operaciones de salvamento en aguas internacionales, como sucedía con Mare Nostrum.

Estos son los costes europeos solo en el área sur del Mediterráneo. Pero ¿cuáles son los costes en términos de vidas humanas para "proteger las fronteras"? Desde hace unas décadas la Unión Europea ha transformado las fronteras en un gran cementerio, como denuncia la plataforma Fortress Europe, comprometida desde hace años con los desaparecidos y fallecidos. El Canal de Sicilia es el área que más ha sufrido, con los viajes directos a Italia desde Libia, Túnez y Malta; a lo largo de las rutas que van desde Marruecos, Algeria, el Sahara Occidental, Mauritania Senegal hacia España, dirigiéndose hacia las islas Canarias o atravesando el estrecho de Gibraltar. Quienes realizan su travesía por esas rutas se enfrentan con la muerte. Lo mismo ocurre en el mar Egeo, viajando entre Turquía y Grecia, pero también desde Egipto hacia Grecia y desde Siria a Chipre.

Como en una historia kafkiana, los gobiernos de la Unión Europea ponen una serie de barreras que hacen más complejas y peligrosas las diferentes formas de acceso de los inmigrantes y, al mismo tiempo, se escandalizan si las personas arriesgan su vida para atravesar esas barreras, tentando, a veces inlcuso in extremis, de salvarse.

Dossier Inmigración. Parte I.