De Paris a Marraquech: La encrucijada de la U.E sobre el clima 

Artículo publicado el 21 de Septiembre de 2016
Artículo publicado el 21 de Septiembre de 2016

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

La Unión Europea, una vez campeona indiscutible en política climática, hoy se encuentra por detrás de los EE.UU y China en el acuerdo de París. Presiones nacionales obstaculizan la totalidad del proceso de ratificación y cabe el riesgo de que el acuerdo entre en vigor sin la contribución de la U.E. 

Al principio de mes, en la víspera de la última cumbre del G20 en Hangzhou, los dos mayores contaminadores mundiales, EE.UU y China, anunciaron que formalmente ratificarían el acuerdo de Paris. Muchos expertos consideran el compromiso de las dos mayores economías mundiales un punto de inflexión para la lucha mundial en contra del cambio climático. Brasil también decidió unirse al movimiento de EE.UU-China el pasado lunes.

Hasta ahora, veintiocho países, que representan aproximadamente el 40% de los emisiones de GEI ( Gases de Efecto Invernadero), han ratificado el acuerdo de la cumbre de Paris( COP21) .Este acuerdo solo será vinculante cuando por lo menos 55  participantes, que representarían el 55% del total mundial de los emisores de gases de efecto invernadero, ratifique el acuerdo según señala el Articulo 21. Sin embargo, otros 20 países, incluido México, recientemente han expresado su intención de tomar parte en el proceso a finales de Septiembre. 

Lo más probable, el acuerdo entrará en vigor a final del 2016 sin la participación de la Unión Europea que todavía está retrasada. Los países Europeos, responsables del 12% de las emisiones mundiales, aún están lidiando con el acuerdo del reparto del esfuerzo para los sectores no cubiertos por el Sistema de Comercio de Derechos de Emisiones ( ETS por sus siglas en ingles). Esto retrasará la ratificación de la U.E hasta finales del 2017.

Un liderazgo climático perdido.

- Muchos Europeos se preguntan ¿donde esta Europa? ¿Por qué no estamos preparados para esto? Porqué nuestro proceso de toma de decisiones es más lento- dice Connie Hedegaard, Ex Comisario Europeo para la Acción Climática en la reunión en la reunión anual de Bruegel del 2016, cuando le preguntaron sobre el anuncio hecho por China y los EE.UU. - El clima debería ser una de las áreas políticas donde reconstruyamos la confianza de los ciudadanos Europeos- añadió.

En un momento en el que el Brexit y la crisis de los refugiados han desacreditado aún más la imagen de la Unión, los países Europeos deberían presentar el acuerdo de Paris como uno de las más tangibles e importantes resultados obtenidos en los últimos años. Sin embargo, la UE claramente ha perdido su liderazgo mundial en política climática en gran parte por la lentitud en el proceso de ratificación del acuerdo climático. Se espera que los estados Miembros ratifiquen el acuerdo tanto a nivel Europeo como nacional. Mientras que el Consejo de Medioambiente avalará la propuesta de la Comisión sobre el acuerdo en Octubre, el proceso de ratificación a nivel nacional, sin dura tardará más tiempo.

La U.E podría eludir los votos nacionales y reclamar su auto competencia en el asunto. Sin embargo esto tendría repercusiones políticas con ciertos estados miembros. Mientras tanto Jean-Claude Junker, Presidente de la Comisión Europea, durante su discurso sobre el Estado de la Unión la pasada semana, ha apremiado a los países Europeos a ratificar el acuerdo con la mayor celeridad posible.

¿Qué está ocurriendo a nivel nacional?

Francia, Hungría y Austria son los únicos estados miembros que ya han ratificado el acuerdo en sus parlamentos locales. Otros también han iniciado el proceso. Sin embargo, muchos estados miembros esperan la propuesta de la Comisión sobre la Decisión del Reparto del Esfuerzo para empezar el proceso. La propuesta, publicada el pasado Julio, define un recorte total del 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero en los sectores no contemplados en el sistema de comercio de derechos de emisión ( Non- ETS por sus siglas en ingles).

Sin embargo, algunos países son todavía reacios a aprobarlo y sus políticas van en dirección opuesta a la regulación. Polonia, por ejemplo, recientemente ha solicitado garantías económicas para la construcción de una nueva planta de carbón. Los países de Europa del Este han explícitamente ligado la ratificación de los acuerdos de Paris a concesiones carboníferas por parte de la U.E. Además el gobierno Polaco ha afirmado que el carbón permanecerá como la primera fuente de generación de energía en los años venideros.

Tampoco está claro de que manera Brexit impactará sobre el objetivo común del 40%. Reino Unido era uno de los países que más contribuía al objetivo de reducción del 2030. Consecuentemente, la Comisión tendrá que revisar la totalidad del sistema de reparto si el país decide abandonar la política climática de la UE. 

De todas maneras, la Unión Europea debería darse prisa en finalizar el proceso de ratificación. De otra manera nunca recuperará el liderazgo en la lucha contra el cambio climático.