De Rob Ford a Berlusconi: ¿Por qué nos gustan tanto los escándalos?

Artículo publicado el 11 de Diciembre de 2013
Artículo publicado el 11 de Diciembre de 2013

Hace poco Rob Ford, el al­cal­de de To­ron­to, ad­mi­tió fumar crack. Al­gu­nos pu­sie­ron el grito en el cielo, pero mu­chos se de­lei­ta­ron con las trans­gre­sio­nes de esta fi­gu­ra pú­bli­ca. No po­de­mos negar que nos en­can­tan los es­cán­da­los, da igual si se trata de drogas o de or­gías ¿Qué es lo que nos gusta tanto de las fi­gu­ras pú­bli­cas he­do­nis­tas?

El al­cal­de de To­ron­to, Rob Ford, desató una rá­fa­ga de in­ge­nio­sos ti­tu­la­res re­la­cio­na­dos con su con­su­mo de crack cuan­do ad­mi­tió el pa­sa­do no­viem­bre que fu­ma­ba co­caí­na, des­pués de ne­gar­lo “sin­ce­ra­men­te” du­ran­te meses. La reac­ción uná­ni­me fue de in­cre­du­li­dad ¿Cómo puede estar me­ti­do en esos chan­chu­llos un hom­bre de éxito en una po­si­ción de poder y res­pon­sa­bi­li­dad?

En al­gu­nos sec­to­res, la in­cre­du­li­dad es­ta­ba por su­pues­to te­ñi­da de rabia, pero mu­chos ex­pe­ri­men­ta­ron ese es­cep­ti­cis­mo mez­cla­do con hi­la­ri­dad e in­clu­so jú­bi­lo. Nos en­can­tan los es­cán­da­los y esa dulce sen­sa­ción de ale­gría ante el mal ajeno ¿Pero por qué? ¿Por qué tanta gente son­ríe y se ríe en vez de con­de­nar de ma­ne­ra ro­tun­da a las fi­gu­ras pú­bli­cas he­do­nis­tas? En nues­tra bús­que­da de res­pues­tas, vamos a echar un vis­ta­zo a al­gu­nos epi­cú­reos de la UE.

Sil­vio Ber­lus­co­ni, alias “Bunga Bunga”

Los nom­bres de los po­lí­ti­cos que han hecho época nor­mal­men­te son si­nó­ni­mo de los mo­vi­mien­tos que de­fi­nie­ron. Tony Blair es si­nó­ni­mo de nuevo la­bo­ris­mo, Char­les de Gau­lle se aso­cia al gau­llis­mo y Abraham Lin­coln se iden­ti­fi­ca con la abo­li­ción de la es­cla­vi­tud ¿Y Sil­vio Ber­lus­co­ni, el “gran” hom­bre que ha do­mi­na­do la po­lí­ti­ca ita­lia­na du­ran­te los úl­ti­mos vein­te años? Ber­lus­co­ni no será re­cor­da­do por nin­gu­na po­lí­ti­ca pio­ne­ra ni nin­gu­na es­cue­la de pen­sa­mien­to in­te­lec­tual. Nada más lejos de la reali­dad. El nom­bre de Ber­lus­co­ni trae a la me­mo­ria una sola cosa: las fies­tas bunga bunga.

Puede que pa­rez­ca un mu­ñe­co de cera que se va a de­rre­tir en cual­quier mo­men­to, pero la re­sis­ten­cia de Ber­lus­co­ni es real­men­te ex­tra­or­di­na­ria. Ha so­bre­vi­vi­do a siete es­cán­da­los se­xua­les, cada uno de los cua­les po­dría haber des­trui­do la ca­rre­ra de un po­lí­ti­co en otro país. Sus fies­tas bunga bunga son le­gen­da­rias. Ha di­ri­gi­do hor­das de pros­ti­tu­tas dis­fra­za­das de en­fer­me­ras y po­li­cías por su man­sión cual las­ci­vo di­rec­tor de or­ques­ta. Su sen­ti­do del humor es igual de li­bi­di­no­so. En abril de 2011 bro­mea­ba di­cien­do: “Cuan­do les pre­gun­ta­ron si les gus­ta­ría tener sexo con­mi­go, el 30 % de las mu­je­res res­pon­dió que sí, mien­tras que el otro 70 % re­pli­có '¿Qué, otra vez?' ” Este hom­bre es una vergüenza, pero el 29,1 % de los vo­tan­tes aún apos­ta­ron por él en las elec­cio­nes de 2013

Su nom­bre a me­nu­do pro­vo­ca más risas que có­le­ra ¿Por qué es tan de­li­cio­sa­men­te es­can­da­lo­so? El psi­quia­tra Mas­si­mo Fa­gio­li dijo a la CNN: “Es la men­ta­li­dad ca­tó­li­ca. Peca por la noche y con­fie­sa por el día” En otras pa­la­bras, nos en­can­tan los es­cán­da­los des­co­mu­na­les por­que hacen que nues­tras pro­pias fe­cho­rías pa­rez­can poca cosa en com­pa­ra­ción, un con­sue­lo pe­ren­ne para el pe­ca­dor que lle­va­mos den­tro. Es así como po­de­mos al­can­zar la au­to­ri­dad moral, por lo menos en nues­tras men­tes.

El Me­to­dis­ta de Cris­tal

El pas­tor Paul Flo­wers, de 63 años, pa­re­ce un per­so­na­je sa­ca­do de una es­pe­cie de pa­ro­dia de Skins sobre ju­bi­la­dos he­do­nis­tas. Inex­pli­ca­ble­men­te, des­pués de tra­ba­jar du­ran­te cua­ren­ta años como pas­tor me­to­dis­ta, Flo­wers fue nom­bra­do pre­si­den­te del banco bri­tá­ni­co Co-op. En dos años, él so­li­to ha con­se­gui­do lle­var al banco al borde del pre­ci­pi­cio. Fue lla­ma­do al Par­la­men­to para ex­pli­car el desas­tre que había desata­do, pero eso no fue más que el co­mien­zo. Du­ran­te los si­guien­tes días, el santo padre Flo­wers pa­re­ce haber con­su­mi­do el equi­va­len­te a su pro­pio peso cor­po­ral de co­caí­na y ke­ta­mi­na. Y no es poco, te­nien­do en cuen­ta que pa­de­ce de so­bre­pe­so. Desde luego, su edad, peso y las des­co­mu­na­les can­ti­da­des de dro­gas que ha con­su­mi­do hacen que nos pre­gun­te­mos cómo su co­ra­zón ha po­di­do so­bre­vi­vir a las de­sen­fre­na­das or­gías gays.

El pas­tor afir­mó ante el Par­la­men­to que el banco Co-op tenía ac­ti­vos por valor de 3 mil mi­llo­nes de li­bras, cuan­do en reali­dad las ci­fras eran de 47 mil mi­llo­nes. Visto desde los ojos de un adic­to a la ke­ta­mi­na, los fon­dos del banco pa­re­cen le­ja­nos y di­mi­nu­tos ¿Y la guin­da del pas­tel de este es­cán­da­lo? Du­ran­te doce años, el padre Flo­wers es­tu­vo al fren­te de una or­ga­ni­za­ción be­né­fi­ca an­ti­dro­ga con el lema “Sin­ce­rar­se sobre las dro­gas”.

Lo que pa­re­ce ser es­pe­cial­men­te es­can­da­li­cio­so del pas­tor Flo­wers es la pura au­da­cia que posee. Un des­de­ño total por la au­to­ri­dad es algo que a me­nu­do ad­mi­ra­mos, in­clu­so si no es­ta­mos de acuer­do en cómo se ma­ni­fies­ta. Este pas­tor exuda un cier­to atrac­ti­vo anár­qui­co. La en­vi­dia que ins­pi­ra la ale­gría por el mal ajeno tam­bién es im­por­tan­te, evi­den­te­men­te. A la gente le en­can­ta ver cómo se tam­ba­lean las per­so­nas más exi­to­sas que ellas y este “mo­des­to” pas­tor sin cua­li­fi­ca­cio­nes para tra­ba­jar en la banca sin duda había ex­ce­di­do su lla­ma­da. Pero sobre todo, lo que pa­re­ce atraer­nos es la fan­tás­ti­ca aura de este es­cán­da­lo: la reali­dad a veces su­pera a la fic­ción.

Ja­vier Guer­rero y el chó­fer de la co­caí­na

Ja­vier Gue­rre­ro, ex­di­rec­tor ge­ne­ral de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial en An­da­lu­cía, re­ci­bió cuan­tio­sas sub­ven­cio­nes de la UE para fo­men­tar los ne­go­cios y crear em­pleo. Sin em­bar­go, su plan de crea­ción de pues­tos de tra­ba­jo pa­re­ce ha­ber­se cen­tra­do en los cam­pos de cul­ti­vo de co­caí­na de Co­lom­bia, más que den­tro del marco de la eco­no­mía es­pa­ño­la. Gue­rre­ro y su chó­fer, Juan Fran­cis­co Tru­ji­llo, al pa­re­cer gas­ta­ban 25.000 € al mes en co­caí­na. Desde luego, uno se pre­gun­ta cómo puede caber tanta co­caí­na en una nariz hu­ma­na. Este hom­bre debe ser una es­pe­cie de Gón­go­ra.

He aquí una po­si­ble (aun­que qui­zás jo­co­sa) ex­pli­ca­ción para nues­tra ob­se­sión por los es­cán­da­los: el puro asom­bro que ins­pi­ran al­gu­nas ha­za­ñas. Este es­cán­da­lo, ade­más de ser una abe­rra­ción en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co es­pa­ñol, es tam­bién un tes­ta­men­to de la ex­tra­or­di­na­ria re­sis­ten­cia del cuer­po hu­mano. Sin em­bar­go, la in­dig­na­ción le gana el pulso al asom­bro en este caso, pues las tri­bu­la­cio­nes eco­nó­mi­cas de Es­pa­ña son to­da­vía una he­ri­da abier­ta en la que Gue­rre­ro ha res­tre­ga­do sal. El neu­ro­cien­tí­fi­co Dean Bur­nett su­gie­re que la ambigüedad de los es­cán­da­los es una de las cau­sas de nues­tras ex­tra­ñas reac­cio­nes emo­cio­na­les, “como un robot ante una pa­ra­do­ja ló­gi­ca”. Ad­ver­sos ante la ambigüedad, iló­gi­ca­men­te nos de­can­ta­mos por opi­nio­nes fir­mes.

Nos com­por­ta­mos como ro­bots en nues­tra ru­ti­na dia­ria y nues­tra in­que­bran­ta­ble obe­dien­cia a nues­tros su­pe­rio­res, por eso uno de los ma­yo­res pla­ce­res que ob­te­ne­mos de los es­cán­da­los se­gu­ra­men­te sea la sa­tis­fac­ción de ver a otro robot desa­fiar su pro­gra­ma­ción y an­te­po­ner sus pro­pios idio­sin­crá­si­cos de­seos a las exi­gen­cias del poder. Estos es­can­da­lo­sos sin­vergüenzas sir­ven como vía de es­ca­pe para nues­tro pro­pio deseo de pla­cer re­pri­mi­do.