De sutil nada: Llamamiento por una nueva timidez

Artículo publicado el 28 de Diciembre de 2014
Artículo publicado el 28 de Diciembre de 2014

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Se dice que los hombres alemanes no saben ligar. Cuando lo intentan, es demasiado sutil para las alemanas. ¿Por qué siempre perpetuamos los mismos clichés sobre hombres y mujeres? Le damos la vuelta a la tortilla proclamando una nueva forma de timidez.

Hace un par de días, en el metro, en algún lugar de Berlin-Friedrichshain. El reloj marca las 2:15 am, casi todos los viajeros del abarrotado vagón están cansadísimos o borrachos. Estoy en la ventana, entre un perro babeante y una abuela que cabecea. Y justo enfrente de Frankfurter Tor, ocurre: un hombres y una mujer jóvenes se montan en el metro. De vez en cuando el joven intenta posar las manos torpemente sobre las caderas de la mujer. Pero no lo consigue. O el metro se mueve demasiado o el perro se interpone entre los dos. Luego la mochila excesivamente grande de otro pasajero les separa. Ella sonríe y parece contarle anécdotas graciosas. Él se balancea con el movimiento del tren hacia el otro lado y mira tímidamente más allá de la ventana, hacia el oscuro túnel sin fin.

Les observo durante diez minutos, pero después no tiene sentido seguir. ¿Van a ponerse manos a la obra alguna vez? ¡Hasta un ciego puede ver que se gustan! ¿Por qué no le rodea las caderas con su brazo, por qué no le coge ella la mano, cuándo van a besarse por fin? A estas alturas todo el vagón está mirándoles con total desesperación. Y en la siguiente parada ocurre lo inimaginable: la mujer le sonríe y le dice "¡Hasta otra! Me lo he pasado muy bien". Antes de darse cuenta ya se ha bajado del metro. Atrás quedan un joven aparentemente triste y un grupo de gente que querría darle una colleja.

¿Demasiado sutil o incomprendedido?

¿Qué les pasa a los hombres alemanes? ¿Por qué son tan incompetentes al ligar? Es una buena pregunta, y viendo estos ejemplos sobre sus habilidades dan ganas de mudarse a España. Uno de los contraargumentos más comunes es que los alemanes simplemente ligan más sutilmente que los españoles o los franceses. Lo que las mujeres perciben como desinterés en realidad es una pasión abrasadora, pero no se dan cuenta de ello. Este rumor tiene su origen en el grupo musical Wir sind Helden (Somos héroes) y su single Aurelie (2003). Pero que hace años la estética de la sutileza se considerase guay no significa que sea la correcta. La realidad es que los alemanes no son más sutiles al ligar, aunque lo diga un grupo de música. Simplemente son tímidos, y esto no tiene nada de malo.

Lo repito: ¡La timidez es genial!

¿Por qué tenemos que ser todos directos, decididos y extrovertidos? Esto parece una frase génerica de las cartas de motivación. ¿Por qué deberías besarme? Porque soy directo, decidido y extrovertido. ¡Así al menos no hay engaño! Hace tiempo que sabemos que la superficialidad es aburrida. ¿No deberíamos sentirnos más atraídos por la indecisión, el secretismo, la timidez? Estas características son fascinantes, sorprendentes, y nos pueden enamorar. Le pregunté todo esto a mi amiga Giulia, que hace unos meses se mudó a Berlín desde Italia: "Hay varias formas de ligar. No hay por qué ser tan directos como los italianos". Muchas veces Giulia no sabe si los alemanes están ligando con ella, pero tampoco le parece malo. "Me fascinan los hombres que confían en sí mismos y no necesitan subirse el ego con sus conquistas". Eso eso, la timidez puede ser fascinante.

Sini, que nació en Finlandia pero creció en EE. UU., confirma que los alemanes son mejores de lo que sugiere su reputación. "He vivido en varios países, pero en Berlín me encontré con los hombres más tímidos". Cree que los berlineses son geniales y su opinión no cambió después de vivir en España. "Prefiero a los alemanes. Cuando un alemán te piropea sabes que lo dice en serio". Una mirada o una sonrrisa suele ser suficiente para atraer a un alemán. Además, la timidez tiene otro beneficio: casi siempre es similar a la simpatía. Los hombres tímidos probablemente no besen a la mujer que les gusta sin avisarles. Y es que las mujeres suelen frustrarse cuando ven que no se respetan los límites que han impuesto. Los riesgos son menores con los tímidos, siempre que no haya mucho alcohol de por medio. Aunque quizá tenga que darle una colleja o simplemente cogerle la mano.

Una pequeña victoria es mejor que ninguna

Volvemos a la pareja del metro. Me encantaría contar que él saltó valientemente del metro mientras las puertas se cerraban y corrió destrás de su damisela con rapidez. Que se besaron en el andén delante de todo el metro y huyeron juntos hacia la noche. Sin embargo, no lo hizo. En lugar de ello se sentó tranquilamente al lado de la abuela cabeceante. Quién sabe, quizá tenía el teléfono de la mujer y, al ser tímido, con esta pequeña victoria le valía por hoy. Quizá su apartamento estaba desordenado. Al fin y al cabo, los hombres tímidos también suelen ser pragmáticos. Seguro que la próxima vez funciona.

Apéndice: Está claro que los hombres tímidos no son monosexuales, también hay mujeres tímidas. Este llamamiento también se aplica a las mujeres. Tampoco pretendemos difundir clichés estúpidos.

Ligar en Berlín: ¿Verdad o mentira?

¡Que los alemanes no saben ligar es un prejuicio tan antiguo como la propia civilización, pero todavía ha de ser desestimado. Cafébabel toma la iniciativa para destruir al maestro del amor. Si crees que tienes en tu poder la estrategia definitiva para ligar, mándanos un correo electrónico a nuestra dirección  berlin@cafebabel.com!