Debate en Cafebabel Bruselas: Juventud europea y empleo - ¿Cómo debemos organizarnos?

Artículo publicado el 21 de Enero de 2015
Artículo publicado el 21 de Enero de 2015

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El pasado 2 de diciembre, Cafebabel Brussels (Bruselas, Bélgica) organizó un debate vespertino para tratar el tema del empleo juvenil. El objetivo del debate era aclarar los pasos que se podrían dar para mejorar la situación, tanto a nivel legislativo como a nivel de organizaciones de la sociedad civil, así como poner en común las medidas que ya se han tomado en ambos campos.

El tema del desempleo se ha convertido en una preocupación bien conocida, en especial tras la crisis financiera de 2008-09. La situación en Europa es alarmante. Nuestros gobernantes deberían admitir esto e implementar soluciones que lleven a la adaptación a las nuevas condiciones del mercado laboral y de la sociedad. 

Las respuestas a nivel de la UE

Los ponentes de la primera parte del debate trataron las respuestas a este asunto por parte de la UE.

Bernard Conter, científico político empleado como investigador en el Instituto Valón de Evaluación, Potencial y Estadísticas (IWEPS) señaló que la fuente de este desempleo que se extiende por todos los grupos de edad no se origina en los problemas de la crisis financiera más reciente. Es una situación que se ha estado gestionando durante décadas. El papel de los gobiernos se ha transformado para favorecer el desarrollo empresarial. Las empresas que ofrecen puestos de trabajo se pueden permitir ser muy selectivas, ya que disponen de una gran cola de gente esperando en la puerta. Además, las empresas tienen el poder de influir a su favor en las políticas laborales, por ejemplo, ofreciendo prácticas no remuneradas en lugar de contratos indefinidos. También pueden, si así lo desean, pagar a sus trabajadores por debajo del salario mínimo.

Conter siguió explicando que, a diferencia de lo que la gente puede creer, no son las empresas quienes crean puestos de trabajo, sino la contratación pública. La necesidad pública conlleva inversiones por parte del gobierno, reinicia la economía y genera puestos de trabajo en las empresas.

La eurodiputada Karima Delly, miembro del partido ecologista Europe Ecology - The Greens Party y de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales del Parlamento Europeo, habló de la falta de voluntad política de la que ha sido testigo en su trabajo para el Parlamento Europeo desde 2009. Siente que invertir en lo jóvenes es una deuda buena en la que se debe incurrir por el bien de las generaciones futuras. Uno de los mayores problemas a los que se ha estado enfrentando en Francia son las prácticas no remuneradas y de baja calidad. Según los datos, una persona acumula alrededor de diez contratos de prácticas hasta que le ofrecen un contrato indefinido. Todo esto empuja a los jóvenes a una vida en la pobreza.

Las respuestas a nivel de sociedad civil

La segunda parte del debate se dedicó a las organizaciones juveniles. 

Matthieu Degrez, de Conseil de la Jeunesse, representando el punto de vista de los jóvenes francófonos de Bélfica, añadió al discurso previo que muchos partidos políticos belgas siguen poniendo de relieve el desfase de habilidades que existe en el mercado laboral. Con ello afirman que los jóvenes son responsables personalmente del hecho de no encontrar trabajo, puesto que no están lo suficientemente instruidos. Esta afirmación es incorrecta y desplaza la culpa a la persona, cuando es un problema de toda la sociedad. 

Régis Pradal, uno de los fundadores de InternsGoPro, añade que deberíamos presionar a nuestros legisladores para pasar a la acción real. El objetivo de InternsGoPro es promover el cambio y conseguir que la legislación lo siga. Son necesarios incentivos específicos para que los legisladores escuchen. La idea de InternsGoPro era construir una distinción fuerte y vinculante para las empresas que la adopten. 

Scott Horner, que representaba a la organización Think Young, piensa que si los jóvenes quieren ser escuchados necesitan asegurarse de que los políticos les escuchan a través de los resultados electorales. La cuestión del voto fue polémica para el público, ya que trajo a colación dos asuntos interesantes. En primer lugar, en Bélgica, es obligatorio votar, con lo que, en realidad, es necesario hacer más que eso para involucrarse en el proceso político. En segundo lugar, la gente a veces se pregunta si hay alguien a quien merezca la pena votar. 

Este debato deja claro que se necesitan soluciones a nivel de sociedad y a nivel de la Unión Europea. Todo el mundo coincide en que no hay puestos de trabajo suficientes. Al mismo tiempo tenemos que asegurar que los ciudadanos puedan acceder a la educación correspondiente a las necesidades del mercado. Tenemos que trabajar en dos frentes: en el aumento de habilidades transferibles al mercado de trabajo y en la creación de oportunidades laborales. Una medida directa para crear muchos puestos sería reducir la jornada laboral. Esto permitiría que muchas personas accedieran al mercado de trabajo. Como ocurre con cualquier movimiento, para tener una voz y ser influyentes, los jóvenes necesitan organizarse, encontrar a sus iguales, colaborar y encontrar soluciones por ellos mismos mientras, al mismo tiempo, presionan hacia el cambio en el ámbito legislativo. Si esto no ocurre, los derechos laborales de todos, con o sin trabajo, siguen peligrando. Como afirmó Bernard Conter, no podemos considerar nuestra realidad actual una situación permanente y una verdad eterna. 

Necesitamos cumplir con nuestro cometido para asegurar que la situación que vivimos ahora no continua en el futuro.