Denisas Kolomyckis: “Lituania será el nuevo París”

Artículo publicado el 7 de Marzo de 2013
Artículo publicado el 7 de Marzo de 2013
La timidez de Denisas Kolomyckis parece estar reñida con la fuerza de sus actuaciones. A sus 20 años, este bailarín nacido en Vilna tiene una larga experiencia en el mundo de las artes: desde la capital lituana hasta Nueva York, pasando por Londres. Y no tiene ningún reparo a la hora de hablar de su homosexualidad: “Soy uno de esos bichos raros que lo hacen en todas sus entrevistas”.
Opina que París es una ciudad abierta y la capital indiscutible de la cultura, pero su prometedora Lituania no se queda atrás. Tercertestimoniode nuestra serie de retratos LGTB.

“Estoy centrado en el arte, aunque si tuviera que presentarme preferiría no tener que decir nada”. Así, con este último renglón, sellaba la entrevista Denisas Kolomyckis. Parece que a los artistas como él no les gusta definirse. Introvertido pero sonriente, este joven lituano abiertamente homosexual no es un interlocutor fácil: ha vivido tan intensamente sus 20 años que cualquier presentación resta desatendida hasta el último minuto.

Tras pasar la mitad de su vida cursando ballet en la principal escuela artística de Lituania, que rinde homenaje al artista patrio Mikalojus Konstantinas Čiurlionis, continuó su formación en el británico Conservatoire for Dance and Drama. “Cuando tenía 18 años, coincidí con Johnas Mekas en Lituania, quien me invitó a ir a Nueva York”. Además de bailarín, reconoce ser un apasionado de la pintura y ha participado como actor en varias películas: la última de ellas We Will Riot (2013), del joven director lituano Romas Zabarauskas.

Vilnius is the new cool”, repiten a lo largo de la tercera pieza audiovisual de este novel cineasta. Kolomyckis va más allá: “Lituania va a ser el nuevo París dentro de cinco años”. Aunque el crecimiento económico de su país, el mejor de la Unión Europea tras Letonia durante 2012, parece haber influido en el desarrollo cultural y la apertura al mundo de Lituania, Kolomyckis admite que sus compatriotas muestran todavía una actitud retrógrada: “Es cierto que la mente de los lituanos se ha abierto desde su ingreso en la Unión Europea; sin embargo, a día de hoy tengo que oír en el Parlamento de mi país que, si eres homosexual, estás enfermo”.

Aun así, se revela optimista: “En cinco años como máximo, el matrimonio entre personas del mismo sexo estará legalizado. Siento que, para entonces, la sociedad lituana estará preparada”. Con la futura aprobación de estas uniones en Francia y el Reino Unido, Kolomyckis intuye que este es el momento para actuar: “Hay un gran debate en toda Europa alrededor de este tema. Esto está contribuyendo a que se hable de ello también en Lituania”.

Pese a su proyección internacional, siempre se mantiene con la mente en Lituania: “Tras el debate en mi país acerca de la legalización del matrimonio igualitario, pensé que debía luchar no solo por mis derechos, sino también por los de los otros lituanos homosexuales”.

Sin embargo, esta república báltica no parece querer integrar a las personas LGBT. El último informe de Amnistía Internacional destaca la preocupante homofobia por parte del Estado lituano: la discriminación hacia lesbianas, gais, bisexuales y personas transgénero es sostenida por una ley de protección de menores que prohíbe apoyar el matrimonio igualitario ante niños: “Restringir la propaganda gay es una gilipollez”, sentencia Kolomyckis mientras se lía un cigarrillo.

Pese a ello, asegura que no tiene problemas a la hora de hablar sobre su homosexualidad cuando vuelve a su país: “Soy gay y me siento bien así. No es mi culpa si una parte de los que gobiernan no quieren verlo”. Parece ser que su madre, quien crió sola tanto a su hermano como a él, le transmitió esa entereza. Aunque su trabajo le obliga a estar lejos de su familia, confiesa que en un futuro le gustaría volver a casa: “Para vivir, me encanta Lituania. Me considero todo un embajador de mi ciudad y de mi país”.

También puedes leer la primera y segunda entregas de nuestra serie de retratos LGTB.

Imágenes: portada, © Adrien le Coärer; texto, © Denisas Kolomyckis. Vídeo: Romas Zabarauskas/YouTube.