Derechos de los gitanos en Europa, un compromiso político y social

Artículo publicado el 21 de Marzo de 2012
Artículo publicado el 21 de Marzo de 2012
Foto: Giovanni Nardelli ¿Cómo son considerados los gitanos en Europa? ¿Andalucía es realmente un ejemplo de convivencia? ¿Cuáles son los avances y los retos de la comunidad gitana en Europa de aquí a 10 años?
Éstas fueron alguna de las cuestiones que se plantearon el pasado 15 de marzo en el debate “Derechos de los Gitanos en Europa” organizado por la asociación Babel España Comunicación en colaboración con la revista europea Cafebabel.com

La población gitana (que abarca una variedad de grupos como los viajeros sinti, ashkali, manuches, etc) se estima entre 8 y 10 millones de personas. Forman parte de la historia del viejo continente desde hace 500 años, sin embargo, en todos puntos de Europa se enfrentan a la exclusión social y discriminación en ámbitos como la vivienda, salud, educación o empleo.

_MG_7148.jpg En Andalucía están registrados unos 450.000 gitanos, de los cuales 1/3 está en situación de exclusión social. A pesar de ser un ejemplo de convivencia con respecto al resto de Europa, expertos en la materia advierten de la ola de xenofobia que está llegando también a España, impulsada, principalmente, por la grave crisis económica actual. A pesar de que para muchos extranjeros el siguiente dato es chocante, la población gitana española y la rumana son competencia entre ellas. El desconocimiento del romanó, de los españoles, y el del caló, de los rumanos, dificulta la comunicación entre ellos. Además, siglos de historia los separan, por lo que las bases culturales y étnicas se han distanciado mucho de su origen.

Foto: Giovanni Nardelli

Tras varias horas de discusión e intercambio de ideas, el público asistente y los invitados al debate realizaron una lista de propuestas que indicamos a continuación, con el compromiso, por parte de los organizadores de publicarla y llevarla al Ayuntamiento de Sevilla y al defensor del pueblo andaluz

1) Es necesario hacer hincapié en un discurso en el que quede claro que la pobreza no es solo gitana, la escasez de recursos no es una característica intrínseca al pueblo gitano, sino a zonas y grupos en situación de desigualdad social.

2) Urge un compromiso, de parte de la administración pública, europea y andaluza, por el cual las primeras necesidades de este colectivo estén cubiertas. Recordamos la pirámide de Maslow, la delincuencia y la mala imagen que arrastra en muchas ocasiones el pueblo gitano se explica, en parte, por la no satisfacción del primer nivel. No se le puede exigir lo mismo que a otros estratos de la sociedad donde ya éstas están superadas.

3) Creación de un observatorio oficial y público que se ocupe de velar por la veracidad y relevancia del contenido que emiten los medios de comunicación. El trabajo arduo y delicado de asistentes sociales, asociaciones y educadores se ve destrozado por estereotipos mediáticos que refuerzan el miedo y el rechazo a este colectivo. Se insta al Parlamento Europeo a que vigile muy de cerca a empresas de comunicación públicas y privadas y sancione severamente a aquéllas que claramente carezcan de rigor periodístico.

4) Compromiso político y empresarial para crear empleo, es una medida prioritaria para salir del círculo vicioso de la carestía.

5) Se advierte de que muchos de los recursos destinados a la educación y formación de este colectivo no son los adecuados; las escuelas para adultos, por ejemplo, agrupan en un mismo nivel a personas con distintos grados de formación, por lo que el avance se hace muy complicado y se corre el riesgo de caer en el etnocentrismo. Se propone aumentar recursos en formación y diversificar mejor los escaños para la preparación de cada individuo.

6) Es estrictamente necesario lograr concienciar desde la educación de la importancia que tiene la educación para el desarrollo profesional y personal de un ciudadano. Deben ser los políticos los que velen por esta campaña vital para los grupos que se encuentran en riesgo de exclusión social.

7) Se rechaza por completo el discurso victimista o paternalista-asistencialista, pero se pide una voluntad de no confusión, ni hacia un lado, ni hacia otro, en su justa medida.

8) En los programas educativos de Primaria y Secundaria debería incluirse apartados que expliquen la evolución del pueblo gitano como la de tantos otros. Raíces históricas, desarrollo y estado actual. Desde el conocimiento, se combaten el miedo y las actitudes insolidarias.

9) Creación de un consejo de organización de participaciones sociales para elevar propuestas recogidas por la ciudadanía al consejo de gobierno municipal y de ahí, al Parlamento.

10) Se ruega un compromiso entre partidos políticos de, al menos, mantener las partidas destinadas a la lucha contra la exclusión social, aunque estemos en tiempos de crisis.

Nota: Al debate fueron invitados representantes políticos de PSOE y PP, asociaciones de gitanos, de rumanos y agrupaciones vecinales. Al evento acudieron María Filigrana, vicepresidenta de Fakali( acompañada por miembros de la federación), Silvia Heredia, concejala gitana del PP del Ayuntamiento de la localidad de Écija (Sevilla), Rafael Saavedra, Antonio Redondo y L’agarder Danciu de Unión Romaní, Julio Prenda, responsable de Anima Vitae y Joaquín Calvo de los Santos, mediador intercultural de la localidad de Cantillana (Sevilla).

Desde Babel España Comunicación, queremos agradecer su participación y colaboración, en especial el apoyo prestado por colaboradores de la asociación Lucia Giordano, Cristina Fernández, Isabel Porras y Joaquín Saravia. Con gente así, ciertas cosas aún son posibles.

Babel España Comunicación