Derechos de los homosexuales en Lituania: 'un paso adelante, dos atrás'

Artículo publicado el 12 de Enero de 2014
Artículo publicado el 12 de Enero de 2014

La lucha con­tra la ho­mo­fo­bia en Li­tua­nia tiene aún un largo ca­mino que re­co­rrer. Políticos, me­dios de co­mu­ni­ca­ción e igle­sia obs­ta­cu­li­zan la acep­ta­ción so­cial, mientras la UE no pa­re­ce estar en con­di­cio­nes de cam­biar la si­tua­ción. Pri­me­ra parte del reportaje.

Vil­nius, 29 de no­viem­bre de 2013. Unos va­que­ros con una cre­ma­lle­ra en el culo. El par­la­men­ta­rio li­tuano Pe­tras Gražulis me los mues­tra con or­gu­llo en su des­pa­cho de Sei­mas, el par­la­men­to li­tuano. Gra­zu­lis, de 55 años y di­ri­gen­te del par­ti­do de de­re­cha-po­pu­lis­ta Orden y Jus­ti­cia, ha hecho que se con­fec­cio­ne el pan­ta­lón es­pe­cial­men­te para ex­pre­sar su asco hacia los ho­mo­se­xua­les. El 12 de no­viem­bre vino en per­so­na para ofre­cer un ejem­plar a la aso­cia­ción de gays en Vil­nius. “Los voy a pa­ten­tar, vendí un mon­tón”, me ase­gu­ra, antes de em­pe­zar un largo dis­cur­so sobre la ma­ne­ra de “curar” la ho­mo­se­xua­li­dad -“una mal­di­ción ve­ni­da de la UE”- con gran­des re­fuer­zos de citas bí­bli­cas.

La ini­cia­ti­va de Gra­zu­lis solo hu­bie­ra sido un chis­te de mal gusto si no di­je­ra tanto acer­ca de la si­tua­ción de los de­re­chos de los ho­mo­se­xua­les en Li­tua­nia, más de 3.5 mi­llo­nes de per­so­nas. "Todo el mundo ha oído ha­blar de su acto, pero nin­gún hom­bre po­lí­ti­co le ha con­de­na­do”, se la­men­ta Vla­di­mir Si­mon­ko, pre­si­den­te de la aso­cia­ción de gays de Li­tua­nia.

El 35% DE LOS LI­TUA­Nos está EN CON­TRA DE LOS DIPU­TADOS HO­MO­SE­XUA­LES

Va­rios es­tu­dios mues­tran la ac­ti­tud ne­ga­ti­va con res­pec­to a los ho­mo­se­xua­les en Li­tua­nia. Solo el 52% de los li­tua­nos están a favor de la igual­dad de opor­tu­ni­da­des en el mer­ca­do de tra­ba­jo, según una en­cues­ta del om­buds­man. Un 42% de las per­so­nas en­cues­ta­das ten­drían miedo si su hijo tu­vie­ra un pro­fe­sor ho­mo­se­xual. Un es­tu­dio de la Agen­cia eu­ro­pea de los De­re­chos Fun­da­men­ta­les en Viena mues­tra que un 61% de las per­so­nas LGBTI (les­bia­na, gay, bi­se­xual, tran­se­xual o in­ter­se­xual) en Li­tua­nia están dis­cri­mi­na­das o aco­sa­das, sien­do la tasa más ele­va­da de la Unión eu­ro­pea.

Sin em­bar­go solo 5 pro­po­si­cio­nes de ley están es­tu­dián­do­se. Tex­tos que pue­den ser ca­li­fi­ca­dos fá­cil­men­te como ho­mó­fo­bos o de an­ti-tran­se­xua­les y que con­cier­nen tanto la prohi­bi­ción de cam­bio de sexo, como la prohi­bi­ción de adop­ción por parte de pa­re­jas ho­mo­se­xua­les, la pe­na­li­za­ción de la “de­ni­gra­ción pú­bli­ca de los va­lo­res éti­cos cons­ti­tu­cio­na­les” (se en­tien­de: el ma­tri­mo­nio entre hom­bre y mujer), la su­pre­sión del ul­tra­je a los ho­mo­se­xua­les en el Có­di­go Penal y la co­ber­tu­ra de gas­tos de las ma­ni­fes­ta­cio­nes pú­bli­cas (se en­tien­de: los gay pride). Ade­más, se han sa­ca­do ade­lan­te va­rias ten­ta­ti­vas para ins­cri­bir en la Cons­ti­tu­ción que el ma­tri­mo­nio esté re­ser­va­do a hom­bre y mujer, como en Croa­cia.

Un anun­cio in­for­ma­ti­vo sobre el Bal­tic Pride se ha re­cha­za­do en la te­le­vi­sión pú­bli­ca hace al­gu­nos meses a causa de una en­mien­da a la ley de pro­tec­ción del menor que entró en vigor en 2010 y que prohi­bía “la pro­pa­gan­da en favor de las re­la­cio­nes ho­mo­se­xua­les, bi­se­xua­les o po­lí­ga­mas”.

El Par­la­men­to Eu­ro­peo votó una re­so­lu­ción con­tra esta en­mien­da, que per­ma­ne­ció sin re­sul­ta­do. La única po­si­bi­li­dad de di­fu­sión del anun­cio era des­pués de las 23h y con la men­ción “con­te­ni­do para adul­tos”. De re­pen­te, solo una ca­de­na pri­va­da acep­tó la emi­sión en su pro­gra­ma­ción. “Aquí es como en Rusia”, afir­ma Si­mon­ko, ha­cien­do re­fe­ren­cia a la ley rusa que prohí­be la “pro­pa­gan­da de la ho­mo­se­xua­li­dad”. En este con­tex­to un mi­li­tan­te de los de­re­chos del hom­bre ha sido con­de­na­do re­cien­te­men­te.

“NUES­TROS PO­LÍ­TI­COS SON NUES­TRO MAYOR PRO­BLE­MA”

Sin em­bar­go el Bal­tic Pride de julio fue un éxito, pese a al­gu­nos in­ci­den­tes y a las fa­lli­das ten­ta­ti­vas por parte del ayun­ta­mien­to de ale­jar la ma­ni­fes­ta­ción del cen­tro de la ciu­dad. “Tengo la sen­sa­ción de que cada vez damos un paso hacia alan­te pero dos hacia atrás”, dice Si­mon­ko. “De hecho, son los­ po­lí­ti­cos los que su­po­nen nues­tro mayor pro­ble­ma. Están con­ven­ci­dos de que la gran ma­yo­ría de la po­bla­ción es ho­mó­fo­ba, y ac­túan en con­se­cuen­cia. O bien no se atre­ven a ma­ni­fes­tar­se a favor de los ho­mo­se­xua­les por miedo a per­der votos.” La ma­yo­ría con­si­de­ran la ho­mo­se­xua­li­dad como una en­fer­me­dad o una per­ver­sión que hay que com­ba­tir, según una en­cues­ta lle­va­da a cabo entre los dipu­tados.

Los par­ti­dos so­cial-de­mó­cra­tas y li­be­ra­les cuen­tan con al­gu­nos miem­bros a favor de los de­re­chos de los ho­mo­se­xua­les, pero “se pue­den con­tar con los dedos de una mano”. Más allá del par­ti­do li­be­ral (en la opo­si­ción), nin­gún par­ti­do aboga por un pacs (Pacto Civil de So­li­da­ri­dad) des­ti­na­do a per­so­nas del mismo sexo. Ade­más, Li­tua­nia posee un go­bierno de larga coa­li­ción di­ri­gi­do por el Pri­mer mi­nis­tro, Al­gir­das But­kevičius, de Orden y Jus­ti­cia, el Par­ti­do So­cial-de­mó­cra­ta, el Par­ti­do La­bo­ris­ta y el Par­ti­do de la mi­no­ría po­la­ca - “sobre los de­re­chos de los ho­mo­se­xua­les po­de­mos­ ta­char­los” re­su­me Si­mon­ko.

Sin em­bar­go, los so­cial-de­mó­cra­tas cuen­tan con una gran mi­li­tan­te por los de­re­chos del hom­bre en sus filas: Ma­ri­ja Pa­vi­lio­nie­ne, de 69 años, pro­fe­so­ra y fe­mi­nis­ta. En el seno de su par­ti­do solo cuen­ta con cua­tro o cinco miem­bros que com­par­ten su punto de vista. Los va­que­ros de Gra­zu­lis la dis­gus­tan: “Él y mu­chos otros ho­mó­fo­bos están ob­se­sio­na­dos con la se­xua­li­dad. Pero no se trata del sexo, ¡se trata de los de­re­chos del hom­bre!”. Nu­me­ro­sos son los so­cial-de­mó­cra­tas que no la apo­yan. “Sien­to una pre­sión con­tí­nua para que aban­do­ne mis ideas pro­gre­sis­tas”, cuen­ta en una ca­fe­te­ría del cen­tro de Vil­nius. “Pre­sio­né a nues­tro mi­nis­tro de Jus­ti­cia para hacer una pro­po­si­ción de ley para un pacs”, ex­pli­ca Pa­vi­lio­nie­ne. “Me lo pro­me­tió, pero aún estoy es­pe­ran­do. La pro­po­si­ción está ahí, ¡solo tiene que sa­car­la del cajón! Pero tiene miedo. In­clu­so la pre­si­den­ta, Gry­baus­kai­té, dice que el tiem­po del pacs aún no ha lle­ga­do. No se atre­ve. Solo con que di­je­ra en pú­bli­co que ‘va­rias for­mas de vida fa­mi­liar son ima­gi­na­bles’ haría avan­zar las cosas”. Por lo demás, co­rren ru­mo­res que dicen que Gry­baus­kai­te, apo­ya­da por los con­ser­va­do­res, es les­bia­na.

A día de hoy solo un hom­bre po­lí­ti­co li­tuano ha sa­li­do del ar­ma­rio. Se trata de Rokas Zi­lins­kas, antes pe­rio­dis­ta y pre­sen­ta­dor del te­le­dia­rio de 41 años, ac­tual­men­te dipu­tado del par­ti­do con­ser­va­dor Unión Pa­trió­ti­ca. “Su par­ti­do le uti­li­za para hacer re­tro­ce­der los de­re­chos de los hom­se­xua­les", afir­ma Si­mon­ko. "¡Es­ta­ba en con­tra del Bal­tic Pride! Cree en las pro­tes­tas si­len­cio­sas y pien­sa que la ho­mo­fo­bia se re­sol­drá por sí misma. In­clu­so ha pro­pues­to di­sol­ver nues­tra aso­cia­ción”.

TODAS LAS DE­CLA­RA­CIO­NES RE­CO­GI­DAS POR JU­DITH SIN­NI­GE, EN VIL­NIUS.

Ma­ña­na se pu­bli­ca­rá la se­gun­da parte del re­por­ta­je, de­di­ca­da  a la in­fluen­cia de la igle­sia y los me­dios de co­mun­ca­ción.