Derrotas políticas

Artículo publicado el 24 de Junio de 2009
Artículo publicado el 24 de Junio de 2009
Las elecciones pasan, se suceden, siempre distintas. Entre derrotas electorales y trampas, una vuelta al horizonte de las expresiones europeas

Perder unas elecciones forma parte del juego político. Y los 'días después' pueden ser complicados, para gran retgocijo de algunos comentadores. Los franceses, por ejemplo, evocan con facilidad una gueule de bois (resaca), como si los políticos hubieran bebido demasiado preparándose para la grand soir(gran noche). También se habla en Francia de una derrota  azotadora (cinglante) que ilustra el lado hiriente y molesto del asunto. En Irlanda, tampoco se duda en ser un poco hiriente. Después del escrutinio europeo, un comentador declaró que Declan Ganley, el perdonavidas del no al Tratado de Lisboa y fundador del partido Libertas, había "tirado su jueguete fuera del cochecito" ("throwing his toys out of his pram ") o incluso que había "tirado su muñeca" ("throwing a dolly out  of his pram"). Unas imágenes muy familiares.

En Alemania, frente a la deriva de algunos partidos, la prensa habla de "el lamento de los gatos"  ("Katzenjammer") . Y el partido socialista demócrata (SPD), decepcionado e irritado, ha sido descrito como "rabioso"  ("schäumte") . Los españoles hablan también aplastante derrota. Resultados y comentarios no muy fáciles de digerir.

¡Razón de más para gimotear! En español, se utiliza la expresión hacer pucherospara describir a esos niños que lloriquean... Curiosamente, la palabra pucherazoevocaba las manipulaciones electorales durante la restauranción borbónica en España (1874-1923). ¿Quizás algunos se calleron en la marmita cuando eran pequeños?