Descargas de Internet: ¡No navegas solo!

Artículo publicado el 17 de Marzo de 2009
Artículo publicado el 17 de Marzo de 2009
Música en la Red, derechos de autor, descargas ilegales. La temática vuelve a recorrer los escaños de los políticos. Los Estados intentan contener la piratería con nuevos medios y ponen en cuestión varios Derechos Fundamentales en su camino. En Bruselas, el Europarlamento se posiciona contra el Consejo de Ministros sobre esta cuestión, y en Berlín cafebabel.
com discute con blogueros, políticos y representantes de la sociedad civil

Manuel ha traído su herramienta: un portátil y el software adecuado para 'hackear' una red W-LAN. Quiere enseñarme lo fácil que es obtener la clave de acceso protegida para una conexión de Internet. Nuestra cita no se produce sin motivo: en toda Europa se discute en estos momentos sobre el proceso contra el portal de Internet The pirate bay por compartir ilegalmente archivos y contraseñas de Internet. Hasta ahora, la legislación sobre propiedad intelectual sueca permitía esta plataforma, que no ofrece datos directamente, sino que señala en qué ordenador pueden encontrarse.

Todos contra los piratas

La lucha contra la piratería por Internet, mientras tanto, no ocupa solo a la industria del entretenimiento, sino también a los parlamentos nacionales europeos y a los políticos de Bruselas, que buscan una regulación única para los paquetes de telecomunicaciones de toda la UE. “Cada vez más países de la UE y en todo el mundo ven en el envío de advertencias unido a sanciones un camino eficiente para contener la piratería por Internet”, explica Stefan Michalk de la Asociación Federal de la Industria Musical. En la página web de su asociación hay un contador de descargas ilegales a tiempo real –una media de 10 unidades por segundo.

©Tau Mendez Hernández

En el café en el que nos encontramos, Manuel ha iniciado su portátil y me enseña el software con el que puede descifrar códigos W-LAN. En realidad es muy fácil: una aplicación intercepta la información enviada entre el ordenador y el rúter y otra herramienta analiza el paquete de datos. Manuel ha encontrado una red potente, lo que registra el software. Ahora toca esperar. Mientras pedimos un nuevo café con leche, Manuel, que trabaja para una revista de ordenadores, me explica cómo ve el asunto de las descargas ilegales. “La industria musical grita mucho en estos momentos, porque le han perjudicado en sus ingresos. Pero bandas innovadoras como Radiohead, Manu Chao o Jill Sobule han demostrado que se puede ganar dinero con música sin copyright, y que la gente está dispuesta a pagar por ella".

Democratizar la industria musical

©Tau Mendez HernándezEl estudioso de los medios Volker Grassmuck completa la ronda de discusión sobre el mismo tema de cafebabel.com recordando que las descargas musicales son una oportunidad para democratizar la industria musical. Hasta ahora los músicos recibían pagos de licencia de sociedades gestoras como la GEMA –el equivalente alemán de la SGAE- en proporción a su popularidad en los índices de radio y televisión. El auge de Internet demuestra, con todo, que los músicos independientes son más estimados de lo que podría dar a entender el presente sistema 'Radio-Super-Mix'. Grassmuck apoya por ello una nueva apertura y cooperación entre artistas y usuarios.

Desde septiembre de 2008 está en vigor en Alemania una nueva ley para la protección de la propiedad intelectual que permite a la industria musical obtener de las empresas de telecomunicaciones las direcciones de los posibles 'ladrones de copias'. Una orden judicial basta para ello.

En Irlanda ya ni siquiera se necesita al juez. La empresa de telecomunicaciones Eircom se ha aliado con las mayores discográficas de Europa para cortar la conexión de Internet tras dos avisos a todo sospechoso de descargar ilegalmente. La francesa Ley Hadopi, que está siendo discutida en estos momentos en la Asamblea Nacional, prevé un sistema similar de expulsión al tercer aviso.

Debate de alto voltaje a nivel europeo

En el ámbito europeo hay un debate de alto voltaje en marcha desde hace varios meses, puesto que los cortes de Internet que anhelan presidentes como Sarkozy y Berlusconi suponen una completa vigilancia del usuario.

©Tau Mendez Hernández"La democracia necesita anonimato", asegura Martin Häcker, miembro del Partido de los Piratas Alemanes, fundado en apoyo al portal sueco. “Desde que rige en Alemania el principio de reserva y almacenamiento de datos, las llamadas a teléfonos de ayuda y asesoramiento para la drogadicción han retrocedido notablemente”, explica Häcker. Bajo el manto de la lucha antiterrorista se han almacenado millones de datos desde el uno de enero, lo que pone en cuestión la existencia de una sociedad abierta. Podría disuadirse a las personas de implicarse de manera crítica contra las actuaciones del Estado, e impedirse a los informantes exponer actuaciones ilegales o abusos.

Bernd Carstensen, portavoz de prensa de la Federación de Detectives Alemanes, replica que el almacenaje de datos no cambiaría de hecho muchos aspectos para los usuarios de Internet. También antes las empresas recogían estos datos con fines contables. Ahora pueden ser reclamadas a petición del fiscal del Estado. Carstensen es mucho más crítico con el tratamiento de datos en el mercado libre, como muestra el reciente escándalo de Deutsche Bahn.

¿A quién es el responsable de las descargas?

©Tau Mendez HernándezUna hora y media ha necesitado Manuel para romper la clave de acceso a una conexión W-LAN en el barrio berlinés de Prenzlauer Berg. Es cierto que el usuario tiene el anticuado estándar de encriptación WEP (Wired Equivalent Privacy), pero Manuel me asegura que el ataque también habría tenido éxito con un estándar más moderno. Un clic a thepiratebay.org y ya se abre ante nosotros el vasto mundo de la descarga de IPs ajenas. Para concluir nuestro experimento, Manuel se hace la siguiente pregunta retórica: “¿Cómo se pretende hacer responsable a alguien de las descargas ilegales cuando no puede precisarse claramente quién es el auténtico responsable? ¡Las direcciones IP no son números de teléfono!”

 ©Tau Mendez Hernández"Nos encontramos en medio de un conflicto cultural", explica Markus Beckedahl, del weblog netzpolitik.org, al final de la ronda de discusiones de cafebabel.com. Hasta ahora, la cultura la hacían unos pocos y la consumían muchos. Internet cambia el modelo, puesto que todos pueden crear algo y transmitirlo. Y Markus añade: “el copyright está anticuado. A cada paso en la Red estamos a un paso de su infracción. Tienen que cambiar algo, pero hay quien intenta retroceder de época”.

El partido de Nicolás Sarkozy UMP tampoco parece tomarse muy al pie de la letra eso del copyright. El partido usó la canción Kids y dos vídeos de MGMT sin autorización en un mitin en enero y fue rápidamente demandado por la banda neoyorkina.