“Desi Boyz” y una chica alemana: ¿Soy ya una estrella de Bollywood?

Artículo publicado el 16 de Enero de 2012
Artículo publicado el 16 de Enero de 2012
“Soy blanca y eso es lo que los espectadores indios quieren ver”. Realizando un viaje por India, una joven europea se encuentra, de casualidad, en medio del rodaje de la película Desi Boyz, made in Bollywood, y conoce, sin saberlo, al Tom Cruise bollywoodiense. Akshay Kumar.

“Guys, guys! I need more action !! ” (¡Necesito más acción !) Uno de los numerosos elegantes mumbaitis que inundan el plató corre hacia atrás y aparecen las bailarinas; es él, el director de la película. Después de cuatro horas de rodaje, las bailarinas y los figurantes muestran los primeros síntomas de cansancio. Solo el culturista de la chaqueta de cuero continúa sin cesar meciendo a su amada delante de la cámara. El plan de rodaje no ha cambiado desde esta mañana y estamos haciendo la toma 136. Después de ocho horas de conversaciones medianamente interesantes con otros figurantes melancólicos, cojo mi vaso lleno de agua de color e intento pescar las aceitunas. “Okay, guys, last take !” (“Venga, la última toma”). Después de casi diez horas de rodaje, la última toma supone para mí una liberación. Firmo el último papel, 500 rupias al bolsillo (7.70 euros) y parto dirección a la estación, donde me espera un tren con destino Delhi.

Habría conseguido olvidar toda la agitación de la película de no ser por un póster de Desi Boyz que, en la parada siguiente, Bombay, salta a mis ojos. Cuando aún no soy consciente de que acabo de ser figurante en una de las bombas cinematográficas del año, un amigo indio empieza a explicarme que el gran indio de chaqueta de cuero es Akshay Kumar, “el Tom Cruise de Bollywood”. Todos los indios a los que les cuento que he pasado 10 horas en la misma sala que Akshay Kumar me tratan con respeto. Me callo mi ignorancia sobre la identidad de esta persona. La mayoría de los indios no saben que los europeos no conocen nada sobre Bollywood o que solo han visto alguna vez una película bollywoodiense que, además, han encontrado “terrible”.

"El Tom Cruise de Bollywood"

Cine indio puro y simple: Desi Boyz

De vuelta en Colaba, barrio de Mumbai,, meses después de haber terminado el rodaje, me compro una entrada para el pase de después de comer de Desi Boyz. Akshay y compañía solo han recibido críticas moderadas. Me espera un maratón de tres horas compuesto de interminables escenas de danza y de amor sin contenido. Pero la película no es tan terrible. Después de que los espectadores se hayan hecho con un pastel dulce, el himno nacional suena en los altavoces y todos lo entonan. Pero la acción made in Bollywood ya ha comenzado : Jerry y Nick, dos amigos que viven en Londres, pierden su empleo y ya no pueden hacerse cargo de las necesidades de sus sobrinos ni de su primetida. Sin dudarlo, se apuntan a una agencia de azafatos y se dedican a complacer a jóvenes damas realizando interludios de danza erótica. Por supuesto, esta actividad no agrada ni a la prometida, ni al servicio social que se encarga de velar por los menores y Jerry y Nick pasan el resto de las película intentando poner las cosas en orden. No es tan duro que la mayoría de la película esté en hindi, pues la mímica de los actores es tan expresica que puedo comprender bastante bien la intriga.

Mientras la melodía de la canción principal de la canción sigue sonando en el cine, me pregunto cómo la sociedad india puede ser tan mojigata y, al mismo tiempo, apreciar los bailes sexys que pueden llegar fácilmente a eclipsar los vídeos de R’n’B. La audiencia grita en sus asientos. Bollywood sigue siendo la droga número uno en este país y, según una encuesta de Times India en 2011, el 48% de los hombres indios preferiría dormir antes con una estrella de Bollywood que con sus mujeres. Aplastada por una sobredosis de purpurina, me refugio en un restaurante cercano e intento resucitar mi espíritu con una soda. Los indios sentados a mi lado acaban de salir del cine también y empiezan a hablar de Desi Boyz. Les cuento que he sido una figurante en la escena del bar de salsa y se alegran: “Nunca en mi vida he conocido una entrella de Bollywood ! ¡Eres la primera !” SOnriendo, trata de explicarles que no soy una entrella de Bollywood, sino una viajera que terminó siendo extra de casualidad, pero para ellos no parece ser una gran diferencia. Quién sabe, quizás tampoco están tan equivocados. Bollywood podría ser un camino en el que hacer carrera…si todo lo demás me sale mal.

Leer la primera parte de la serie "Brillos, lujo y piel desnuda: ¡Bienvenidos a Bollywood" en cafebabel. com

Fotos: Todas, ©Página facebook oficial de DesiBoyz; Vídeo (cc)tseries/YouTube