Desigualdad global: ¿Paz o revolución?

Artículo publicado el 23 de Enero de 2015
Artículo publicado el 23 de Enero de 2015

Dentro de poco el 1% de la humanidad poseerá mayor riqueza que el 99% restante. Así lo confirman los resultados de un estudio que la organización humanitaria Oxfam publicó el pasado lunes.  Los comentaristas advierten que en los países desarrollados la creciente desigualdad también desemboca en los primeros conflictos.  ¿Puede ayudar Davos?

De Morgen: La igualdad no es una fantasía de izquierdas (Bélgica)

El periódico liberal de izquierdas De Morgen demanda que en los países desarrollados occidentales la riqueza debería estar sujeta a impuestos: "Pero según los liberales este es un planteamiento totalmente falso; una forma de expresar su envidia. Resulta curioso cuanto menos, pues precisamente el presidente Obama, quien es imposible que sea defensor de la extrema izquierda, defendía lo mismo en su Discurso sobre el Estado de la Unión: un impuesto sobre el patrimonio de los más ricos a favor de la clase media, la cual amenaza con desaparecer.  [...] Esto no tiene nada que ver con la envidia, sino con una repartición más justa de la riqueza y del patrimonio, que contribuirá a lograr una mejor sociedad donde vivir y más segura. No solo la izquierda ve la creciente desigualdad como una de las grandes amenazas del futuro, sino también todos los pensadores, industriales y economistas líderes, quienes celebraron esta semana la habitual cumbre de Davos.  (20.01.2015

Delo: La desigualdad es peligrosa, pero sigue creciendo (Eslovenia)  

El periódico liberal de izquierdas Delo afirma que los participantes del Foro Económico Mundial de Davos no abogarán por un mundo más justo.  Según Delo, esto es lamentable, ya que la pobreza es cada vez mayor: "Poco a poco también serán conscientes de ello todos los que han volado a la ciudad suiza de Davos con aviones privados y helicópteros".   [...] Aun cuando ya perciben con miedo las consecuencias amenazadoras de la desigualdad, es poco probable que hagan responsables a los más adinerados, con tal de evitar la imposición de impuestos.  También es improbable que se establezcan impuestos sobre el capital en vez de sobre el trabajo, que se aumente el salario mínimo y que los servicios públicos mejoren, tal y como solicitaba Oxfam. Todo ello a pesar de que la creciente desigualdad ya ha desembocado en los primeros graves conflictos en Europa.  (20.01.2015)

Duma: La hora de la revolución (Bulgaria)

El periódico socialista Duma afirma que solo una revolución puede luchar contra la actual desigualdad, en vistas del estudio de Oxfam:  "La pobreza y la desigualdad son temas tabú para la mayoría de los medios y analistas búlgaros, pero sobre todo para los políticos". Siempre hablan de ciertas "prioridades" y de programas de ayuda de lo más peculiares financiados desde el extranjero, pero nadie habla acerca de una política global que luche contra la desigualdad. Esto se debe a que el propio sistema político fomenta la desigualdad.  [...] Quizás suene cínico, pero los más ricos no tienen la culpa de vivir a costa de otros. El problema es que no son capaces de encontrar mecanismos adecuados para acabar con la desigualdad.  Ocurre justamente lo contrario. De ahí que haya llegado la hora de la revolución. En serio: la historia no conoce otro medio para salvar semejantes diferencias. (20.01.2015)

Frankfurter Allgemeine Zeitung: Davos puede ser el comienzo (Alemania)

Una pérdida de confianza en la política, en los medios y en las grandes empresas, así como un mundo lleno de conflictos. Tal y como analiza el periódico conservador Frankfurter Allgemeine Zeitung, tener que debatir ante tal situación es razón más que suficiente para el encuentro en Davos: "Las reacciones [a raíz del encuentro] podían estimarse desde hace años: gastos y más gastos, palabrería barata y propagandística para iniciar acuerdos empresariales; un espectáculo protagonizado por la vanidad.  [...] Pero esto no es más que una pequeña parte de la verdad. En ningún otro sitio de dimensiones tan pequeñas se reúnen tantos defensores de la política, la economía y la cultura para debatir acerca de la situación mundial.  Esto ya es de por sí un tesoro.  Se ven, se dan la mano. ¿Qué puede haber más valioso en un mundo en el que los antiguos vínculos se deshacen? Unos pocos días en Davos no podrán curar la avaricia y desmesura de los dirigentes o el comportamiento incorrecto de los políticos.  Pero un buen comienzo puede ser confiar en que la situación mejorará.  (20.01.2015

28 países - 300 medios de comunicación - 1 revista.  La revista eurotopics presenta los temas que preocupan a Europa y refleja los diversos puntos de vista, las ideas y la opinión pública