Día de San Patricio: cómo ahogar el trébol en Dublín

Artículo publicado el 17 de Marzo de 2008
Revista publicada
Artículo publicado el 17 de Marzo de 2008
Alcohol, religión y fuegos artificiales: nos pasamos por Dublín el 17 de marzo, festividad (y fiesta) del santo patrón de Irlanda.

La tradición exportable de San patricio (Bitzcelt/Flickr)

Hay tréboles por todas partes: dibujados a salto de mata en caras sudorosas, esculpidos en la espumosa crema de docenas de pintas de Guinness, esparcidos por las paredes del ruidoso pub y colgando del techo. La gente se abre paso entre la multitud para llegar a la barra, abarrotada, y grita para hacerse oír entre la cacofonía de música tradicional irlandesa y las voces que llenan el local. El 17 de marzo, este pub podría estar en cualquier parte del mundo. La gente que hay dentro podría venir de cualquier parte del mundo. Pero todos estarán allí para celebrar una misma cosa.

El día de San Patricio

El 17 de marzo marca la festividad de San Patricio, santo patrón de Irlanda. Las escuelas, empresas y tiendas de todo el país cerrarán anticipándose a una a menudo alcohólica festividad. Pueblos y ciudades hacen sitio para las coloridas carrozas del desfile anual de San Patricio. La más grande tiene lugar en Dublín y atrae a más de 500.000 espectadores. Pero este día también es festivo para la Iglesia Católica, y para muchos irlandeses el elemento religioso del día es de vital importancia, pues muchos irlandeses asisten a misa de mañana.

“El día de San Patricio es para los irlandeses cuando están fuera, y para los extranjeros cuando están en Irlanda”, dice Grace O’Reilly, de una localidad al norte de Dublín. “Por supuesto, técnicamente se trata de celebrar el orgullo de ser irlandés, pero creo que su verdadero significado es el de juntar a todos tus amigos y estar juntos”. En pubs irlandeses de toda Europa, este año cientos de irlandeses residentes en el extranjero o de vacaciones se darán cita para “ahogar el trébol” a la manera tradicional. La banda irlandesa de rock Aslan será cabeza de cartel en un evento en Trafalgar Square, Londres. “El día de San Patricio siempre es mejor cuando estás fuera”, admite Billy McGuinness, el guitarrista de Aslan (aunque también toca la armónica y en ocasiones el teclado). “Tocaremos ante miles de personas, tenemos muchísimas ganas”.

No es para todos los gustos

El Festival de San Patricio de 2008 tendrá lugar en Dublín del 13 al 17 de marzo, y culminará con la exhibición anual de fuegos artificiales Skyfest junto a la orilla del río Liffey en Dublín. El festival atrae a miles de visitantes a la capital cada año. La chipriota Kristina Varvara visitó la capital el año pasado: “No me podía creer que se bebiera de esa manera, y que se empezara tan pronto”, ríe. Es este elemento del día lo que repele a muchos irlandeses. “No me uniré a los festejos”, dice el irlandés Conor Ryan. “Pasear por Dublín hacia las siete de la tarde es bastante desagradable: la gente se cae por las esquinas y vomita en la calle. Puede que quede con los amigos para tomarnos una o dos copas en nuestro bar de siempre, pero no pienso ni acercarme al centro.”

En cuanto a los nuevos habitantes de la isla (trabajadores europeos de los estados miembros más recientes), la mayoría espera el evento con ansia. “Mi hijo ha aprendido la historia de San Patricio en la escuela y tiene unas ganas locas de ver el desfile”, dice Darius Savickas, de Lituania. “Sí, claro que lo celebraremos, he ido a ver los fuegos artificiales los últimos tres años. Es muy divertido”. Otros esperan con ganas el puente festivo. “Yo me quedaré en casa, descansando y viendo el desfile por la tele”, sonríe Agata Varga de Hungría. “Al fin y al cabo, ¡es un día de descanso!”

Echa un vistazo a cómo se ha vivido en Dublin