Diez cosas que hay que saber sobre los refugiados

Artículo publicado el 29 de Septiembre de 2015
Artículo publicado el 29 de Septiembre de 2015

La UE se enfrenta a uno de los mayores desafíos desde su creación: La crisis de los migrantes. Los conflictos en Siria, Nigeria, Somalia y Sudán del Sur hacen aún más intensa la afluencia de gente que busca la esperanza en Europa. ¿Quiénes son? ¿De qué escapan? Y sobre todo, ¿cuáles son las consecuencias de su llegada? Buscaremos dar un poco de claridad en 10 puntos.

Prófugos, migrantes y refugiados

Aunque a menudo se usan indistintamente, estos términos tienen significados muy diferentes que inciden sobre el comportamiento de los Estados en materia de seguridad, ayuda y desalojo. Los migrantes son aquellas personas que voluntariamente dejan el país de origen en busca de una mejor situación económica y social; se trasladan por razones de oportunidad. Prófugo es una palabra utilizada de un modo genérico, proviene del latín fugere, "buscar refugio", indica que alguien huye del país por varias razones, pero que no está en condiciones de obtener protección internacional, puesto que sólo los que adquieran la condición de "refugiado" tienen derecho a ella. De hecho, la Convención de Ginebra de 1951 reconoce el estatus de refugiados a quienes "por el justificado temor a ser perseguido por su raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opinión política, se encuentran fuera del Estado del cual poseen ciudadanía y no pueden (...) pedir la protección de ese Estado".

¿De qué escapan?

Emigran de contextos geopolíticos de gran complejidad. Dos ejemplos: Eritrea y Siria.

En Eritrea, el primer ministro Isaias Afewerki ha estado en el poder durante 20 años y ha formado un régimen paramilitar: Los jóvenes eritreos están obligados a realizar servicio militar desde los 17 años de edad —y a menudo a lo largo de su vida—, cualquier forma de protesta es reprimida con el encarcelamiento. Además, el régimen también especula sobre los exiliados al reclamar, también por medios ilegales, un impuesto del 2% de los ingresos de los eritreos que viven en el extranjero.

La situación siria es quizás la más complicada de resumir: Las manifestaciones de la Primavera Árabe del 2011 se han convertido en una guerra civil con muchos frentes, que hasta ahora ha causado unas 200.000 muertes y 4 millones de refugiados. Las Naciones Unidas no han logrado coordinar una intervención internacional, a pesar de que se haya confirmado el uso de armas químicas y de la tortura, y los bombardeos contra la población civil.

Las regulaciones de Dublín

En Europa, el Reglamento de Dublín III establece que "una solicitud de asilo debe ser examinada por un solo Estado miembro”. Salvo algunas excepciones, este es el Estado a través del cual el demandante ingresó por primera vez en la Unión Europea. No se puede obtener la condición de refugiado en más de un país.

Este sistema es criticado porque perjudica a los países con fronteras exteriores, sobrecargados por la gran cantidad de solicitudes de asilo. La alta representante de la Unión para asuntos exteriores y políticas de seguridad, Federica Mogherini, ha calificado el Tratado como "inadecuado para los tiempos actuales" y se ha comprometido a cambiarlo, indicando como primera medida la redistribución de los refugiados.

La redistribución y las cuotas de la UE

Los refugiados que serán reubicados dentro de la UE son aproximadamente 120.000. Este es el resultado del Consejo de Ministros de Justicia y Asuntos de Interior, que fueron llamados a expresarse a través del voto explícito. La política de distribución se calcula en relación con la población, PIB y solicitudes ya recibidas. La decisión fue tomada por mayoría de votos, si bien Hungría, Rumania, Eslovaquia República Checa votaron en contra. Sin embargo, esta resolución es vinculante para los Estados miembros que se opusieron "por principio", teniendo en cuenta lo reducido de las cifras: 5.082 en Polonia, 2.475 en Rumania, 1.591 en República Checa, 1.294 en Hungría y 802 en Eslovaquia.

Casi la mitad de la primera ronda de 66.000 refugiados será recibida en Alemania y Francia. Pero ¿quién paga esto? La Unión ha destinado ya 780 millones de euros que cubrirán los gastos de transporte. Italia, por ejemplo, recibirá 500 euros por cada refugiado.

Haz click sobre el link para ver el mapa en un formato más grande.

¿Cuánto costará?

Hacer una estimación hasta el último céntimo es definitivamente complicado. Según el sistema de protección para los solicitantes de asilo y refugiados (SPRAR), Italia gastó 628 millones de euros en el 2014, amortiguado en parte con fondos de la UE. Para los próximos 6 años Bruselas ha asignado a este asunto una cantidad de 2,4 mil millones, de los cuales 560 millones fueron asignados a Italia.

En cuanto al gasto per cápita, las 73.705 personas aceptadas por Italia cuestan unos 35 euros por día lo que genera un gasto diario total de 2,6 millones de euros. Pero atención, estas cifras cubren especialmente los gastos de los centros de recepción. Es decir, que no van "a los bolsillos de los inmigrantes" como algunos insisten en sostener. El informe anual de SPRAR analiza con detalle los gastos de alojamiento y otra información.

Los solicitantes de asilo y los hoteles

Según algunos políticos y medios de comunicación, los solicitantes de asilo residirían en "hoteles de lujo", llevando una vida cómoda y recibiendo un salario diario. Según datos del Ministerio del Interior y de SPRAR, las instalaciones de recepción financiadas para los años 2014-2016 son 20.744, y entre estas se encuentran algunos hoteles. En la gran mayoría de los casos, se trata de hoteles muy distantes de ser los hoteles más "turísticos", tanto es así que han sido destinados para la recepción por los mismos propietarios. Es importante recordar que estos edificios, por su naturaleza, a menudo no proporcionan una asistencia eficaz e higiénica.

En cualquier caso, los gastos de estas instalaciones son financiados por un Fondo Nacional para las políticas y servicios de asilo, ya asignados a este fin, sin que, por lo tanto, tengan un impacto directo sobre otros aspectos del bienestar.

¿Hay ahora un número excesivo de personas en Italia?

Italia alberga unos 73.000 refugiados. Una cantidad modesta en comparación con la de otros países europeos. En realidad, hay un refugiado por cada 1.000 habitantes, en comparación con los 11 de Suecia y los 3,5 de Francia. Con la aplicación de las acciones de EU se estima que 15.400 refugiados serán "trasladados" del país hacia otros Estados.

Los niños refugiados

Este es uno de los puntos más críticos. El fenómeno de menores sin acompañantes es fisiológico, porque muchos son huérfanos debido a la guerra o se alejan de sus familias durante la fuga. Las asociaciones para la infancia calculan que aproximadamente la mitad de los solicitantes de asilo son menores de 18 años. Necesitan atención médica, educativa y psicológica, y UNICEF hizo un llamamiento para recaudar los 14 millones de dólares necesarios para su recepción. Los menores extranjeros no pueden ser expulsados, excepto por razones de orden público y de seguridad del Estado.

"Los inmigrantes no se integran"

En el caso de Italia, la integración es un proceso largo y difícil que se hizo aún más difícil debido a las debilidades estructurales del país y por la tendencia a la exclusión social de los refugiados. Sin embargo, no faltan ejemplos extraordinarios de integración gracias a la cooperación mutua entre los refugiados, los ciudadanos y el sector terciario. Una investigación llevada a cabo por el Consejo italiano para los refugiados revela que en poco tiempo muchos inmigrantes se convirtieron en sastres, hoteleros, socios de cooperativas, etc. Es decir, que si se reunen todas las fuerzas sociales es posible asegurar una existencia digna para todos.

"Los inmigrantes son una carga y un costo"

Esto no se puede ver en las cifras. Según la Fundación Leone Moressa, el equilibrio entre las contribuciones de los inmigrantes (de impuestos y contribuciones de seguridad social) y el gasto público para la inmigración (políticas de bienestar, recepción e integración, lucha contra la inmigración irregular) supone un valor positivo de casi 4.000 millones de euros. El PIB creado por los trabajadores extranjeros cada año asciende a 123 mil millones de euros, 8,8% del total en Italia.

_

Publicado por la redacción local de cafébabel Napoli.