DISPUTAS TERRITORIALES EN GEORGIA: LA «FRONTERIZACIÓN» REVELA HERIDAS AUN ABIERTAS

Artículo publicado el 17 de Marzo de 2014
Artículo publicado el 17 de Marzo de 2014

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Mientras la clase política se esfuerza para dominar el juego de la realpolitik, el sentimiento colectivo de injusticia permanece ignorado a ambos lados de la frontera.

La se­ma­na pa­sa­da, el go­bierno de EEUU de­cla­ró su «preo­cu­pa­ción» por la de­mar­ca­ción de las fron­te­ras de Ab­ja­sia y Ose­tia del Sur, y des­ta­có la in­quie­tud pro­du­ci­da por los obs­tácu­los a los que se en­fren­tan los ha­bi­tan­tes de las zonas fron­te­ri­zas. La de­cla­ra­ción fue una res­pues­ta a la preo­cu­pa­ción cre­cien­te del go­bierno de Ti­flis por lo que sig­ni­fi­ca para el fu­tu­ro de la re­gión la «fron­te­ri­za­ción» de Ab­ja­sia y Ose­tia del Sur. Aun­que es du­do­so que las de­cla­ra­cio­nes al­te­ren los he­chos sobre el te­rreno, el hecho de que ape­nas se men­cio­na­ra el im­pac­to hu­mano de la dispu­ta fron­te­ri­za es notorio. Du­ran­te los úl­ti­mos vein­te años, los ex­per­tos han de­ba­ti­do di­fe­ren­tes es­tra­te­gias para re­sol­ver el desacuer­do sobre las re­pú­bli­cas in­de­pen­di­za­das de facto de Geor­gia. Sin em­bar­go, entre las Re­so­lu­cio­nes del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad y las ne­go­cia­cio­nes de alto nivel, las voces de los que viven en el con­flic­to pa­ra­li­za­do han que­da­do so­fo­ca­das.  

Mien­tras la clase po­lí­ti­ca se es­fuer­za para do­mi­nar el juego de la real­po­li­tik, el sen­ti­mien­to co­lec­ti­vo de in­jus­ti­cia per­ma­ne­ce ig­no­ra­do a ambos lados de la fron­te­ra. En el trans­cur­so de una fres­ca tarde de otoño en uno de los mu­chos cafés que pue­blan Ti­flis, la con­ver­sa­ción se di­ri­gió inevi­ta­ble­men­te a Ab­ja­sia. «Me en­can­ta Ab­ja­sia, es un sueño para mi, tengo una casa allí, pero nunca he ido», me dijo una joven con emo­ción. Sus pa­la­bras se que­da­ron gra­ba­das en mi me­mo­ria. A la tem­pra­na edad de 22 años, esta chica era de­ma­sia­do joven para re­cor­dar la gue­rra en Ab­ja­sia 20 años antes, aun­que podía na­rrar las pri­va­cio­nes que pa­sa­ron sus pa­dres como si ella misma las hu­bie­ra su­fri­do. Para mu­chos geor­gia­nos que nunca han vi­si­ta­do Ab­ja­sia, el te­rri­to­rio es una bella tie­rra mí­ti­ca, arran­ca­da del pecho de su madre por un ve­cino ti­rá­ni­co.

Esta re­gión «exó­ti­ca», co­no­ci­da por los geor­gia­nos como una de las zonas más be­llas del país, es un lugar di­fí­cil de vi­si­tar para ellos. Desde luego, via­jar por te­rri­to­rios en dispu­ta puede su­po­ner una serie de con­tra­tiem­pos lo­gís­ti­cos, y a los que viven cerca se les suele re­que­rir una gran can­ti­dad de do­cu­men­ta­ción. El go­bierno de Geor­gia con­si­de­ra a Ab­ja­sia una re­pú­bli­ca au­tó­no­ma den­tro de Geor­gia, mien­tras que los ab­ja­sios se man­tie­nen fir­mes en la afir­ma­ción de su in­de­pen­den­cia como es­ta­do. Tras el con­flic­to ar­ma­do entre Geor­gia y Rusia en 2008, Rusia re­co­no­ció for­mal­men­te la in­de­pen­den­cia de Ab­ja­sia y Ose­tia del Sur. Hasta ahora, sólo Ni­ca­ra­gua, Nauru, Ve­ne­zue­la y Tu­va­lu se han unido a Rusia en el re­co­no­ci­mien­to, un hecho del que el go­bierno au­tó­no­mo de Ab­ja­sia culpa a los go­bier­nos oc­ci­den­ta­les. Tanto los rusos como los ab­ja­sios acu­san a EEUU y mu­chos es­ta­dos de la UE de haber adop­ta­do una pos­tu­ra hi­pó­cri­ta al re­co­no­cer la de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia de Ko­so­vo en su es­ci­sión de Ser­bia, y negar el re­co­no­ci­mien­to a Ab­ja­sia y Ose­tia del Sur. A pesar de las que­jas, la pos­tu­ra del go­bierno geor­giano a favor de Oc­ci­den­te y sus bue­nas re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con­ti­núan ase­gu­ran­do la falta de apoyo in­ter­na­cio­nal a las re­gio­nes se­pa­ra­tis­tas den­tro del país.

LO PER­SO­NAL Y LO PO­LÍ­TI­CO

Aun­que re­sul­ta­ría sim­plis­ta afir­mar que la única he­rra­mien­ta útil para re­sol­ver la si­tua­ción es la edu­ca­ción a favor del en­ten­di­mien­to mutuo y la co­mu­ni­ca­ción, el im­pac­to po­ten­cial de este tipo de ac­ti­vi­da­des ha sido muy sub­es­ti­ma­do en Geor­gia. La clase po­lí­ti­ca ol­vi­da con de­ma­sia­da fa­ci­li­dad que los re­sul­ta­dos po­lí­ti­cos sue­len ser pro­duc­to de las emo­cio­nes. Las per­so­na­li­da­des que ador­nan el mapa de la po­lí­ti­ca, con sus ideo­lo­gías con­flic­ti­vas y vi­sio­nes del mundo, tie­nen bas­tan­te más in­fluen­cia para de­ter­mi­nar el re­sul­ta­do de un con­flic­to de la que a mu­chos les gus­ta­ría re­co­no­cer. Al ig­no­rar el lado hu­mano y psi­co­ló­gi­co de un con­flic­to tras el fin de la ma­tan­za, crea­mos el marco idó­neo para la in­sa­tis­fac­ción con­ti­nua en ambos ban­dos. No basta con dejar que las ge­ne­ra­cio­nes pasen para que ci­ca­tri­cen las he­ri­das, por­que como hemos visto en Yu­gos­la­via, no hace falta mucho para re­abrir he­ri­das de ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res  y ma­ni­pu­lar los trau­mas del pa­sa­do con fines po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos. Antes de que se ob­ten­ga re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal y las mi­sio­nes de con­trol pue­dan vol­ver a casa, los po­lí­ti­cos de ambos ban­dos tie­nen que afron­tar el dolor co­lec­ti­vo, el luto y la aflic­ción que to­da­vía su­fren sus ciu­da­da­nos. 

Para mu­chos geor­gia­nos, la gue­rra en Ab­ja­sia to­da­vía es una gran parte de su reali­dad. Se es­ti­ma que 25.000 per­so­nas fa­lle­cie­ron en el con­flic­to, y que 300.000 se vie­ron obli­ga­das a huir por no per­te­ne­cer a la etnia ab­ja­sia. Mu­chas de estas per­so­nas to­da­vía viven ais­la­das en vi­vien­das co­mu­ni­ta­rias cons­trui­das es­pe­cí­fi­ca­men­te para des­pla­za­dos in­ter­nos y se es­fuer­zan por in­te­grar­se to­tal­men­te en la so­cie­dad geor­gia­na. In­clu­so en la ca­pi­tal de Geor­gia, Ti­flis, es ha­bi­tual oír his­to­rias tris­tes sobre pa­rien­tes y seres que­ri­dos per­di­dos, y las pa­la­bras «Amo Ab­ja­sia» se ex­tien­den por los muros de la ciu­dad en forma de gra­fi­ti como un re­cor­da­to­rio con­mo­ve­dor de todo lo per­di­do.   

GUE­RRAS CI­VI­LES SIN FINAL A LA VISTA 

Como se­ña­ló tan acer­ta­da­men­te el so­ció­lo­go cau­cá­si­co Geor­gi Der­lu­gian, un con­flic­to es­tan­ca­do no es más que una gue­rra civil sin con­cluir. El 26 de agos­to de 2013, Vla­di­mir Putin envió un men­sa­je de en­ho­ra­bue­na a los lí­de­res de Ab­ja­sia y Ose­tia del Sur para ce­le­brar el quin­to aniver­sa­rio del re­co­no­ci­mien­to de su in­de­pen­den­cia por parte de Rusia. El pre­si­den­te ruso pro­me­tió con­ti­nuar pro­por­cio­nan­do «apoyo y asis­ten­cia to­ta­les» a ambos te­rri­to­rios, una pro­me­sa cuyo cum­pli­mien­to se fa­ci­li­ta­rá con los Jue­gos Olím­pi­cos de In­vierno de 2014, or­ga­ni­za­dos por Rusia en la ve­ci­na Sochi. Como era de es­pe­rar, el go­bierno de Geor­gia tam­bién sigue de­ci­di­do a va­ler­se de su in­fluen­cia di­plo­má­ti­ca para re­in­te­grar estas re­gio­nes como sus pro­pie­da­des, una meta to­tal­men­te in­com­pa­ti­ble con la reali­dad ac­tual sobre el te­rreno. Pero a me­di­da que el juego con­ti­núa sin un final a la vista, lo único peor que el punto muer­to de las ten­sio­nes sin re­sol­ver es la pers­pec­ti­va de lle­gar a una so­lu­ción me­dian­te el re­sur­gi­mien­to de un con­flic­to.