Disturbios en Grecia: violencia en el nombre de la educación

Artículo publicado el 9 de Diciembre de 2008
Artículo publicado el 9 de Diciembre de 2008
9 de diciembre. Mientras se celebra el funeral del joven cuya muerte ha provocado disturbios en las principales ciudades griegas en los últimos días, analizamos de dónde viene tanta furia. Testimonio desde Atenas

El centro de Atenas parece una zona de guerra. Luce probablemente su peor aspecto desde la restauración de la democracia en 1974. Docenas de tiendas, bancos, negocios y coches han sido destruidos. En la ciudad domina la anarquía. ¿Qué ha llevado a los jóvenes a actuar así? ¿Por qué se unen a ellos para expresarse? La respuesta enlaza con los problemas sociales actuales. 

Los hechos: todo empezó un sábado por la noche

6 de diciembre: Un policía de servicio dispara contra Alexis Grigoropoulos, de 15 años, en el barrio de Exarchia. La zona ha sido testigo con frencuencia de enfrentamientos entre grupos de anarquistas, autollamados los ‘conocidos desconocidos’, y la policía. Las circunstancias que rodearon la muerte de este joven están todavía por esclarecer. Uno de los dos policías afirma que su vehículo fue violentamente atacado por un grupo de 30 personas. Disparó su pistola de servicio tres veces en defensa propia, dos veces al aire y una al suelo. Su versión es rebatida por numerosos testigos, que afirman que solo existió un intercambio verbal entre los dos policías y un pequeño grupo de jóvenes, que fueron arrestados inmediatamente tras el incidente.

(Image: murplej@ne - under deconstruction/ Flickr)

7 de diciembre: Se convocan protestas frente al edificio del departamento general de la policía de Atenas en memoria de la víctima. Los enfrentamientos se recrudecen

8 de diciembre: La situación se descontrola durante una manifestación del partido comunista griego a la memoria de Alexis

9 de diciembre: El funeral se celebra en un barrio residencial en la costa, el Paleo Faliro. Las escuelas cierran

La juventud griega en el punto de mira de Europa

La muerte del joven sería solo una excusa para la muy cualificada juventud griega, llamada la generación de los 700 euros, para mostrar su descontento social. Han perdido la esperanza en su futuro, ya que sus carreras no se corresponden con las necesidades del mercado laboral. Las tensiones crecen a causa de la reforma educativa. El principal tema de discusión es el reconocimiento de los derechos de los profesionales graduados y de las sucursales de universidades extranjeras en Grecia.

En la Unión Europea y según los principios del libre mercado esto parece evidente. Pero no en Grecia, donde existe un monopolio del Estado en lo concerniente a la educación superior para profesores universitarios, seminarios y demás.

Grecia ha experimentado con frecuencia, y a veces también con violencia, manifestaciones en el nombre de la educación en los últimos años. Toda ese malestar, que finalmente se convierte en furia, es fácilmente aprovechado (o usado) por los partidos políticos y sindicatos.

(Imagen: murplej@ne - under deconstruction/ Flickr)

Qué pena ver la energía desperdiciada de los jóvenes solo porque la sociedad no se ocupa de su cultura ni de su educación, no les anima a explorar sus sueños y al mismo tiempo los empuja y prepara para la vida real.