Disturbios en Londres: ¿El reflejo de una sociedad posesiva?

Artículo publicado el 7 de Julio de 2011
Artículo publicado el 7 de Julio de 2011
Aunque a día de hoy gran parte de los saqueadores han sido localizados, perseguidos y encarcelados, se consideran las causas de una violencia sin precedentes en Reino Unido. Causas que las autoridades al mando, impulsadas por un populismo tradicional y una política de reacción, parecen negarse a estudiar en profundidad.

“Hoy puedo anunciar que en el transcurso de las próximas semanas, los ministros del gobierno de la coalición y yo mismo, vamos a examinar cuidadosamente todos los aspectos de nuestro trabajo para restablecer el orden de nuestra sociedad”, promete el primer ministro británico, David Cameron, antes de insistir diciendo: “¿contamos con la suficiente determinación para hacer frente al colapso moral a fuego lento que se observa en la sociedad (…) desde hace varias generaciones?” Fuera de la obviedad popularista, la respuesta es no. No, en la práctica nunca va a cambiar nada. Debido a que no se puede cambiar con tanta facilidad la naturaleza de una sociedad.

De l'art avant-gardiste.

Los jóvenes británicos saqueadores, en el banquillo

¿Con la ayuda de Coca-Cola?Esforcémonos en comprender la causa de este levantamiento violento. Y empecemos por intentar comprender qué es lo que lleva a una persona sin medios a desear objetos que no le son necesarios. Puesto que los robos no tenían como objetivo las tiendas de alimentación sino las de aparatos de alta fidelidad o las de ropa de marca. También abundaron los comentarios sobre el posible carácter racista de los saqueadores, parece que los jóvenes rebeldes también mostraron su inclinación por el lujo. “Que todo el mundo se reúna en el corazón (centro) de Londres OXFORD CIRCUS. Se van a arrasar las tiendas así que prepararos para robar cosas (gratis)”. Anecdóticamente, este mensaje fue difundido en masa por medio de BlackBerrys el domingo 7 de agosto. Suena como una característica de esta sociedad si se compara a grandes rasgos con las revueltas en Villiers-le-Bel (al norte de París, Francia) en 2007. Pero si el hecho de que personas de los suburbios fueran a saquear los barrios de lujo (como Chelsea, por ejemplo) es un fenómeno inédito, lo que les empujó a hacerlo no lo es tanto. Éste es un fenómeno sin precedentes.

Fijémonos antes en el molde que en la escultura

El problema social empeora. Porque estos saqueadores son individuos que se podrían considerar (para caricaturizarlos) “casi pobres”. ¿Qué empuja a una persona no necesitada a optar por objetos de lujo en lugar de productos de primera necesidad? La respuesta podría ser la reventa. Estos podrían vivir sin problemas durante una semana con la venta de una chaqueta de marca. Demasiado simplista, ¿verdad? Miremos el molde antes de juzgar la escultura. Estas personas no han hecho más que obedecer al pie de la letra una regla primordial de estos tiempos: “Poseo, luego existo”. Regla hábilmente difundida por los medios de comunicación que explotan la idea de que la posesión de objetos aumenta los valores humanos. Peor aún, hoy por hoy, y cada vez más, se promueve el hecho de que los objetos crean una emoción individual.

Christian Salmon, autor de Storytelling, subraya del mismo modo: “se le atribuyen a las marcas los poderes que antaño buscábamos en las drogas”. Esta dependencia de la posesión de objetos ha sido creada por los medios de comunicación y va en aumento. El tema se ha convertido en un punto de vista sociológico definido. De este modo, de ahora en adelante una gran parte se preguntará temerosa: ¿hemos contribuido a la creación de una nueva generación de saqueadores? Podemos igualmente examinar la experiencia de Georges Romero (realizador y guionista americano, conocido por sus películas de zombis. El concepto de los muertos vivientes caníbales de Romero es una crítica a la sociedad de consumo) Aunque este comportamiento de los zombis jamás había estado tan cerca de un hecho social.

Entonces, ¿a quién hay que juzgar? ¿Al huevo o la gallina?

¿Debe juzgarse a aquellos que permiten la existencia de este sistema o a aquellos que se han visto “obligados” a transgredir las reglas? Parece que si se excluye del consumo a cierto grupo de la población, pero se le expone a los medios de comunicación que les incitan a poseer, este grupo se ve forzado a buscar una alternativa: droga, mercado negro, saqueo, etc… Elija usted mismo.

Se dirá por lo tanto que el Estado es responsable, pero se resistirá a admitirlo, como siempre o casi siempre. Si un árbol está enfermo ¿se le corta una rama o se arranca? La respuesta parece obvia, pero nuestros dirigentes siguen optando por cortar una rama, porque ellos se encuentran en la cima del árbol podrido.

Fotos : Une : PhotoGiddy/flickr ; Texte : London's burning, Yersinia/flickr ; I Need A Riot, Duncan/flickr ; Riot After, Adam Crowe/flickr ; Vídeo : KaisierChiefsVEVO/youtube