Diver-ciudad

Artículo publicado el 27 de Mayo de 2008
Artículo publicado el 27 de Mayo de 2008
Bueno, el día de Europa… hay que celebrarlo, como dicen… Un poco menos que el año pasado. “Cincuenta años no se celebran todos los días”, como dice Francia, siempre tan lúcida y razonable. 51 nada menos, pero eso es harina de otro costal… Así pues, 51. Feliz cumpleaños a todo el mundo, porque, como dicen también, Europa es cada uno de nosotros.
Luego, esto se complica ya que al final, cansa un poco recordar todos los años la historia de Europa, las ventajas de Europa, los defectos de Europa, las esperanzas de Europa… Vamos, como en todos los aniversarios. A los que les guste un poco estas cosas, lo comprenderán. Además, es festivo un poco por toda Europa, cuando quiere cada uno (el 5 en Inglaterra, el 8 el Francia, el 12 en España e... ¿Inglaterra?), por lo que no hay demasiado ambiente de trabajo.

Por eso, finalmente he decidido hacer un pequeño artículo ecológico-reciclador-adaptado-posmoderno. Es decir, he reutilizado lo que otros ya han dicho sobre Europa. ¿No es lo que hace actualmente el arte contemporáneo? Entonces, ¿Por qué no puede hacerlo el periodismo contemporáneo? Esto es lo que vamos a intentar. Y, en homenaje a mi título, voy a empezar por “Francia se llama diversidad” como dice Fernand Braudel (una figura intelectual europea) en su libro La identidad de Francia. Es una afirmación interesante, sobretodo en nuestros días, pero que, de hecho, tendríamos que aplicar a Europa. Observad también la ironía en su definición cuando busca la identidad de Francia. La identidad… es la diversidad, y viceversa. Bueno, empezamos bien; como quien no quiere la cosa, éste es uno de los desafíos de Europa.

Venga, a lo que vamos… De todas formas, es un aniversario lo que estamos celebrando. Aquí tenéis algunas citas divertidas (“Los pilotes del escritor fantasma” como dice Erik Orsenna) acerca de diferentes países europeos. Esto es lo que hay, como ya os he dicho, hoy toca remake.

Alemania: “Alemania es un país que no me gustaría tener como vecino” (Konrad Adenauer)

Inglaterra: “Nada impide pensar que, si Inglaterra no ha sido invadida desde 1066, es porque los extranjeros temen tener que pasar un domingo ahí” (Pierre Daninos)

“Un inglés, aunque esté solo, forma una cola bien alineada de una sola persona” (Georges Mikes)

Francia: “Francia es un país donde tener una opinión sobre Homero es más importante que haber leído Homero” (Stendhal)

“Si en las otras partes del mundo tienen simios, en Europa tienen franceses. Esto compensa” (Arthur Schopenhauer)

España: “Ya sea la revolución o la paella, nada de lo que es español es sencillo” (Michel Audiard)

Polonia: “En cuanto a la acción, transcurre en Polonia, es decir, en ningún lugar” (Alfred Jarry) Grecia: “Son muchos reyes y cabras dispersas sobre el mármol” (Giraudoux)

Suiza: “Los suizos han sabido construir un país muy bonito alrededor de sus hoteles” (Georges Mikes)

Este es mi pequeño regalo para todos vosotros. He hecho una selección muy reducida de citas. No he podido incluir todos los países, pero no os preocupéis, ¡el año que viene lo repetiré con los otros!

Así pues, es la diversidad lo que define todos los países y, también, Europa (ya lo sé, parezco un político o un manual escolar…) y justamente esto es lo que tenemos que intentar conservar. Evidentemente, estaría bien que la Unión avanzara en la homogenización de los títulos, de los impuestos, de las sanciones, de los poderes supranacionales, de las infraestructuras… pero no corre tanta prisa en lo referente a multas, a derechos televisivos o a precios. Aprovechémonos, mientras podamos, de esta visión (humorística) de la diversidad, que permite no pagar las multas con un coche matriculado en otro país, ver el fútbol gratis a través de una cadena extranjera o pagar las cosas el doble de baratas en el país vecino. En principio, esto no durará demasiado. Europa, inevitablemente, lentamente pero inevitablemente, acabará por ser un único lugar. Diréis que soy optimista, sí, pero “Es la hora del optimismo. Dejemos el pesimismo para días mejores” (ésta es anónima).

Deberíamos que ir terminando… pues no es una felicitación lo que estoy haciendo, ¡sino una disertación! Para acabar con una sonrisa y desear un buen aniversario a Europa, una última adivinanza sobre su “diver-ciudad”:

“¿Qué es lento como el suizo, corto como el belga, socarrón como el holandés, pesado como el alemán, insignificante como el luxemburgués, desdeñoso como el inglés, corto como el italiano y exasperante como el francés? El europeo, el hombre de mañana” (Georges Wolinski)

Artículo de Aurélien Le Genissel, periodista francoespañol residente en Barcelona. Traducción de Núria Baró