Donald Tusk en Bruselas: ¿hora de aprender otro idioma?

Artículo publicado el 27 de Octubre de 2014
Artículo publicado el 27 de Octubre de 2014

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Imagina que eres Donald Tusk y acaban de nombrarte Presidente del Consejo Europeo. Además, te acabas de dar cuenta de que es el momento perfecto de empezar a aprender otro idioma. ¿Pero por qué gastarse un dineral en cursos que no sabes si funcionan? Cafébabel te enseña a parecer un pijo políglota en un pis pas.

El 28 de septiembre Gideon Rachman, un periodista del Financial Times, dio a conocer al mundo que ha encontrado la solución al misterio de Donald Tusk. Desde aquí le felicitamos por su hazaña y le deseamos mucho éxito en su futuro como detective.

Sin embargo, el misterio de Tusk no es lo más relevante del artículo de Rachman. El periodista comenta dos veces que Donald Tusk no habla ninguna de las lenguas oficial de la UE, especialmente el inglés y el francés, por lo que se quedará mudo cuando tenga que dar un discurso en Bruselas. Nosotros, la generación Erasmus, ya estamos acostumbrados a este tipo de acusaciones y estrictos requisitos lingüísticos. Por eso queremos ayudar a Donald y desvelarle el secreto que nos salvó la vida. Si queremos fingir que somos políglotas solo hay que aprender unas expresiones clave en los idiomas deseados. Con estos trucos todos creerán que Donald Tusk habla inglés y francés tan bien como ya lo hace su hija en Internet (especialmente en la página web de ASOS).

Francés

Ya sabemos todos que el francés es el idioma de los nobles e inteligentes. También se dice que es imposible dominar la gramática francesa. Así que, ¿por qué molestarse en aprenderlo si con unas pocas frases ya puedes parecer recién salido de Versalles?

"Voulez vous coucher avec moi ce soir?": Como la palabra soir (noche) sugiere, esta expresión se dice por la noche y tiene varios usos: buenas nochesqué noche más buena hace o para ofrecerte a organizar la despedida de soltera de alguien.

"Dior, j’adore" : Es indispensable cuando se está hablando sobre moda, lo cual abarca el 90% de las conversaciones con franceses. También se puede usar para pedir un plato sin gluten en un restaurante.

"Non, rien de rien, non, je ne regrette rien": Esta frase se hizo famosa gracias a Edith Piaf, y se usa como sustituta de YOLO. Es ideal para cuando se habla de política, especialmente si eres el ex Primer Ministro polaco.

"Oh là là" : Se puede utilizar en cualquier situación y para expresar cualquier cosa. Prueba a decirla cuando coges un taxi o reflexionas sobre la nacionalidad de Gerard Depardieu.

En vez de cantar villancicos, ¿empezará Tusk a cantar "La marsellesa" y "God Save the Queen"? (empieza en el 03:20).

Inglés

Hasta un niño de primaria sabe que para que la gente te confunda con un hablante nativo de inglés, solo tienes que poner una coma delante de "and". Si queréis aprender el amado idioma de Shakespeare con rapidez deberíais considerar usar la obra "The Bald Soprano" de Eugène Ionesco como libro de texto. Los diálogos de la obra son útiles en cualquier tipo de conversación y así conseguiréis no meter la pata. Pero si queréis aprender aún más, hemos preparado unas cuantas expresiones populares inglesas. Tened cuidado: si las ponéis en práctica, seguro que conseguís un té con pastas.

"Oi!": Hola.

"To be, or not to be": gracias a su complejidad, esta frase puede usarse en cualquier situación; tanto para decir que algo existe como para expresar lo contrario.

"Fo’ shizzle ma nizzle": Sí.

"Sticks and stones": Se utiliza para agradecerle a alguien que te haya halagado. Su uso se remonta al periodo Paleolítico, cuando nuestros ancestros ofrecían palos y rocas como agradecimiento a los cazadores de bisontes. El hombre de cromañón fue el primero en usar esta expresión.

"Bitch, please": La palabra "please" demuestra que esta frase debe usarse en todo tipo de contextos. Normalmente se utiliza en los siguientes casos: pedidas de matrimonio, emails para amigos con los que hace mucho que no tienes relación y cuando pides un aplazamiento del pago de la declaración de la renta. Donald Tusk debería acordarse bien de esta expresión cuando Nigel Farage vuelva a hablar con él