Duelo nacional en Polonia: tragedia y política

Artículo publicado el 17 de Abril de 2009
Artículo publicado el 17 de Abril de 2009

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

21, 23, 13. Estos tres números son conocidos hoy por toda Polonia. Pero no son los resultados de la lotería, sino un balance intimidador de las víctimas de una tragedia, ya que así se puede llamar el incidente que tuvo lugar en la noche del 12 al 13 de abril en Kamień Pomorski. 21 víctimas mortales, 23 personas declaradas desaparecidas, entre ellas 13 niños

Un albergue social en Kamień Pomorski, en el noroeste de Polonia, 77 personas registradas, algunos minutos después de la medianoche se desata un incendio. En los alrededores del albergue hay mucha gente, todos corren en pánico, desde la ventana sale alguien que pide auxilio: "¡Ayudadme! ¡Socorro!" Algunos se deciden a saltar por la ventana del edificio de varios pisos, otros lanzan a los niños por la ventana, que son recibidos por transeúntes que pasan de casualidad por ahí, otros saltan a los árboles. Cada quien se salva como puede. Finalmente, llegan los bomberos, pareciera que la situación será dentro de poco dominada. Sin embargo, los bomberos no saben qué hacer, a simple vista se dan cuenta que no pueden entrar al edificio. Todo el corredor está invadido por las llamas, la construcción comienza a caer. Los socorristas han dispuesto escaleras de tres metros pero, según los relatos de los testigos, estas fueron colocadas por el lado equivocado del edificio, en la parte de los baños y la cocina.

Una noche trágica

La noche del domingo conmocionó al país entero. Varios hechos siguen además sin ser esclarecidos. En primer lugar, 77 personas estaban oficialmente registradas en el albergue. Sin embargo, no se sabe cuántos exactamente se alojaban allí, teniendo en cuenta que eran los días de Pascua. Se logró salvar a 54 personas, 23 han sido declaradas desaparecidas, 21 cuerpos fueron encontrados, entre los cuales los de 13 niños. La suerte de dos personas sigue siendo una incógnita. Los cuerpos no han podido ser identificados, los exámenes de ADN se encuentran en proceso. El siguiente enigma, el más intimidador de todos, son las causas del incendio. Una antorcha -es lo que más se ha mencionado en los medios con relación al incendio del edificio. Los bomberos no pudieron apagar el fuego en el albergue, ya que el incendio se extendió rápidamente y quedó concentrado en el mismo centro del edificio, es decir, en el corredor. Pudo ser un cortocircuito en la instalación eléctrica, aunque nuevas informaciones hablan cada vez más de un incendio premeditado. Han surgido denuncias contra una mujer expulsada del albergue social, que había amenazado con incendiar la pensión y la alcaldía. Lo que es interesante es que el alcalde de Kamień Pomorski, Bronisław Karpiński, confirma estas revelaciones. Las siguientes dudas se relacionan con el estado técnico del edificio y con el mantenimiento apropiado del albergue por la municipalidad.

Un informe preliminar de la comisión del 16 de abril concluye que el albergue social no se encontraba en las condiciones apropiadas para ser habitado. En el corredor se encontró una gran cantidad de material fácilmente combustible, y las salidas de emergencia se encontraban bloqueadas. En cuanto al trabajo de los bomberos, como afirma el Ministro de asuntos interiores, Grzegorz Schetyna, actuaron de la mejor manera posible.

Al lugar de la tragedia acudieron el presidente de la República de Polonia, Lech Kaczyński, y el primer ministro, Donald Tusk. Ofrecieron su apoyo a los afectados y prometieron esclarecer toda la situación. El presidente anunció tres días de duelo nacional, del 14 al 17 de abril. Esta decisión no agradó al primer ministro, que no se opuso sin embargo a la decisión del jefe de Estado. Tusk no había dejado pasar la oportunidad de irritar a Kaczyński tardando en informarle sobre el incendio. Todo el país unido alrededor de la tragedia de Kamień Pomorski ha movilizado su ayuda casi de inmediato. Algunas ciudades como Szczecin han ofrecido alojamiento, el Ministerio de Finanzas ha dispuesto 1 millón de eslotis, y de toda Polonia llegan nuevas donaciones. Los detalles del incidente son investigados por una comisión especial, cuyo informe será presentado en un mes.