EADS: ¿Vender a EE UU para ir a China?

Artículo publicado el 29 de Mayo de 2008
Artículo publicado el 29 de Mayo de 2008
Bertil Huger, director industrial de Airbus Rusia, responde, a título personal, a las preguntas de jóvenes europeos sobre la ambiciosa estrategia de EADS en el mundo.

La europea EADS (Compañía Aeronáutica Europea de Defensa y Espacio), aliada con la americana Northrop Grumman, ha firmado un contrato histórico para la construcción de aviones de reavituallamiento del Pentágono por una cantidad de 35 millones de euros. Boeing ha presentado un recurso en contra de esta decisión, en el mismo momento en que numerosas voces en América piden un incremento del proteccionismo. 

Este contrato tiene una importancia estratégica para EADS y la industria de defensa europea. Una anulación del mismo tendría como consecuencia una vuelta a un proteccionismo más fuerte a ambos lados del Atlántico y una posible intención de Europa de retirar el embargo armamentístico contra China para compensar la pérdida de ingresos. 

Esta entrevista es fruto de una charla con los lectores del sitio web francés del grupo de las Belles feuilles (GBF). Fundado en 1988, este club de reflexión sobre cuestiones europeas está formado por estudiantes y jóvenes profesionales, franceses y extranjeros, sin ninguna afiliación política. 

GBF: Este contrato debe verse como 100% americano, ¿pretende con él el Pentágono evitar un monopolio de Boeing? 

Bertil Huger: Sí. Se trata en efecto de un plan para que el Pentágono no se encuentre con una situación de monopolio en este inmenso mercado de reavituallamiento (545 aviones en tres pedidos). Un monopolio para el cliente significaría no poder elegir y, muy a menudo, precios excesivos, como se resume bien en la expresión americana: “You can ask what you want, you only get what they have” (Puedes pedir lo que quieras, pero solo obtendrás lo que tengan). Se trata de un mensaje muy claro a todos los proveedores por parte del Congreso del gobierno americano. Haríamos bien en inspirarnos más en Europa, donde los mercados de defensa están todavía muy fragmentados y reservados a las primeras empresas nacionales. 

GBF: El ejército americano siempre ha demostrado un patriotismo económico. ¿La oferta de EADS era simplemente mejor? ¿Qué otras razones podrían haber inspirado esta decisión? 

Bertil Huger: El mercado de la defensa no es como los otros. Se juega mucho en cuestiones de seguridad (imaginemos por un instante las consecuencias potenciales de la parada en el aprovisionamiento de material militar por un tercer país, por ejemplo), las innovaciones tecnológicas y competencias industriales. El Pentágono no es en realidad el único en cerrarse a los proveedores extranjeros. Europa no lo hace mejor, con la excepción del Ministerio de Defensa británico (MoD).

"Para conseguir este contrato, EADS ha americanizado al máximo su oferta"

Es necesario saber que para conseguir este mega-contrato, EADS ha americanizado al máximo su oferta: reactores General Electric, construcción de una cadena de ensamblaje en Mobile (Alabama)… No solo para todos los aviones de reavitaullamiento vendidos en el mundo, sino también para los A330 cargo. Esto acelera la producción de partes del A330 en Europa, con un efecto positivo en la actividad y los gastos unitarios. Según el Pentágono y muchos observadores, la oferta de EADS era sin duda la mejor. Esta superioridad queda bien presente si se tienen en cuanta la elección de Reino Unido y de Australia, en principio favorable a las empresas de defensa americanas, de elegir el avión europeo y, más recientemente, también Arabia Saudí.

GBF: ¿Este contrato no provocará una reducción de la actividad y los empleos de EADS en Europa a favor de Estados Unidos y otros países cercanos?

No, no se trata de reducir la actividad en Europa, sino de extender el dispositivo industrial de EADS allí donde se encuentran los mercados, por razones lógicas: en el medio de la defensa, para vender volúmenes importantes, hace falta también estar presente en el lugar industrialmente para responder a las preocupaciones de seguridad, tecnológicas e industriales de los Estados compradores. El hecho de que el euro esté en este momento sobrevalorado acentúa aún más esta necesidad de producir en la zona dólar. En el horizonte hasta 2020, EADS pretende producir el 20% de sus bienes fuera de Europa (hoy, esta cifra es cercana a cero).

GBF: ¿Se puede intuir la apertura de otros mercados de tamaño significativo para EADS fuera de Europa (y de EE UU) en los próximos años? 

El presupuesto de defensa americano representa alrededor del 55% del total del mercado mundial. Dicho esto, hay que tener también en cuenta que el crecimiento económico de la zona BRIC (Brasil, Rusia, India y China) provocará también un aumento en los gastos de defensa de estos países. China y Rusia ya han aumentado notablemente sus gastos militares. China sufre un embargo desde lo ocurrido en Tiananmén y los europeos se someten a las demandas de los americanos, que consideran a China un rival y una amenaza, dejando a Rusia surtir a los chinos del material que necesitan. Esto provoca un verdadero dilema a los europeos, ya que no les será posible asegurar la supervivencia de la industria militar europea con un mercado americano cerrado y un mercado chino bajo embargo…