¿Ehto qué'hloqueeh?

Artículo publicado el 5 de Marzo de 2008
Artículo publicado el 5 de Marzo de 2008

Quiere la leyenda que la palabra “esnob”, extendida en muchos idiomas provenga de las largas listas de estudiantes inscritos en Oxford y Cambridge. “S.nob” , era una mención anotada al margen del patronímico, y que correspondía al latín sine nobilitate, sin cuartos de nobleza.

Hay que decir que esta interpretación no científica despista: en realidad, la palabra “esnob” tiene que ver con los zapateros del norte de Inglaterra en el siglo XVIII, sonbs es como se llamaban. Que nadie se extrañe que aquellos zapateros arribistas desclasados trataran de travestir su origen... etimológico.

Al igual que el esnob, por Europa se pasean expresiones que toman un significado distinto una vez atravesada una frontera y se instalan en un contexto léxico nuevo. Así, los franceses tenían en su día por costumbre beber en la oficina un poco de mocca faux, es decir achicoria. La expresión ha pervivido en Alemania bajo la forma Muckefuck para un sucedáneo de café a base de malta y cereales varios.

En Polonia, se arquea la ceja cuando la boca pronuncia la palabra wihajster. Esta palabrita es una adaptación onomatopéica del alemán Wie heißt er que significa “¿cómo se llama esto?”. Wihajster permite a los polacos remplazar todas las cosas para las que no encuentran palabra al instante. Como el truc o el machin de los franceses.

El alemán was ist das (“¿Qué es esto?) también se dice en Francia. Es, por lo visto, la expresión con la que acogieron los ciudadanos alemanes desde sus ventanas amansardadas a las tropas napoleónicas cuando entraban en sus ciudades. El diccionario de la academia francesa lo definía ya desde 1798 como una “pequeña parte de puerta o ventana, que puede abrirse y cerrarse con independencia del resto de la hoja”.

Hoy, el término vasistas designa en francés una ventana instalada en un tejado o en un muro para la ventilación e iluminación de los colmados o las cavas. Y como la curiosidad es universal, el vazistaso existe incluso ¡en Esperanto!

Los sonidos de Europa a un solo clic:

Inglés: “Snob!”

Alemán: “Muckefuck”

Polaco: “wihajster”

Francés: “vasistas”