El 11 de septiembre, la fecha que marcó a una generación

Artículo publicado el 10 de Septiembre de 2010
Artículo publicado el 10 de Septiembre de 2010
Han pasado nueve años desde el atentado que mató a 2.752 personas, destruyó el World Trade Center y dañó el Pentágono, un 11 de septiembre de 2001. La redacción de cafebabel.com comparte sus memorias sobre el acontecimiento que marcó el mundo actual. ¿Y tú? ¿Recuerdas dónde estabas?

"Acababa de llevar a mi hermana pequeña a la guardería y encendí la tele para ver al primer avión golpear las Torres Gemelas. No se parecía a una película de sobremesa sobre catástrofes. Todos los canales británicos mostraban las mismas imágenes. Entonces, apareció corriendo mi madre, que veía las imágenes boquiabierta. El 11-S continúa siendo una fecha dolorosa para nosotros. En tanto que familia musulmana británica, siempre sentiremos más fuerte el toque amargo del atentado perpretado por extremistas islámicos. Fue un antecedente de las 4 bombas que mataron a 52 personas y devastaron Londres el 7 de julio de 2005, y que crearon no solo las leyes antiterroristas sino también una psicosis pública".

Nabeelah Shabbir, 26 años, RU

"Estaba en la playa con mis amigos, aprovechando los últimos días de vacaciones antes de comenzar mi primer año en la universidad. Mi madre me llamó al móvil para decirme que un avión se había estrellado contra las torres gemelas. Me imaginé que sería algo pequeño, un accidente de una avioneta. Luego volvió a llamar con el impacto del segundo avión. No vi ninguna imagen hasta la noche, pero me asusté igualmente. ¿Sería el comienzo de una 3ª guerra mundial? Exagerábamos, pero la amplitud de los atentados hacían presagiar que algo cambiaría... Luego parece que todo se calmó, que volvimos a la normalidad. Hasta que tres años después, el 11 de marzo de 2004, mi madre me despertó una mañana para hablarme de un atentado en unos trenes en Madrid. Por desgracia no serían los últimos".

Pedro Picón, 24 años, España

(Foto: ©lukatoyboy/ Flickr)

"Me quedé en estado de choque. Acababa de aterrizar en Dijon para empezar mi año de intercambio, por lo que ni siquiera tenía una radio, tele o teléfono en nuestro apartamento. Fui a una cabina en la cercana calle Berbisey para dar a mi familia algunas noticias sobre mi primera experiencia en un país extranjero. Nunca había oído a mi padre, normalmente poco charlatán, hablar tan rápido. Al final, nos pasamos dos horas dentro de la tienda Fnac, a cinco minutos de casa. Estaban mostrando las impensables imágenes repetidamente, en una gran pantalla de plasma. El entonces canciller, Gerhard Schröder, se había opuesto a la guerra de Irak y usó este argumento para ganar votos en las cercanas elecciones. Se encontraron unas maletas con explosivos en Klobenz y Dortmund en 2006. Desde entonces, el sistema de seguridad de toda la república federal se ha reforzado. La nueva ley de terrorismo introducía un registro de datos, pasaportes biométricos a partir de 2007 y un estado constante de vigilancia. Eso me recuerda que este año tengo que renovar mi pasaporte. Dejaré mis dos huellas dactilares por primera vez..."

Katharina Kloss, 28 años, Francia / Alemania

"Estaba sentada en casa leyendo cuando sonó el teléfono: mi tía, muy nerviosa, me llamaba para decirme que había habido un atentado en EE UU. Encendí la tele y vi como caía una de las torres. Llamé a mi familia y hablamos delante de la tele, pasando el resto de la semana cambiando nerviosamente de canal en canal, intentando conectar todos los componentes de la información. ¿Qué es lo que ha pasado? ¿Por qué? No podía dejar de pensar que no podía ser verdad: incluso después de ver y rever el derrumbe de las Torres Gemelas, todavía parecía una escena de una película de ciencia ficción. La información que más tarde ofrecerían los medios polacos me probó lo contrario: fui testigo del comienzo de un nuevo orden político y del fin real del siglo XX".

Marysia Amribd, 26 años, Polonia

(Foto: ©cafenut/ Flickr)

"Estaba en clase de educación física. Mi profesora empezó a murmurar sobre unos planes y el World Trade Center. Nunca antes había oído hablar del World Trace Center. En mi mente de niña de 14 años, EE UU representaban un enorme súper poder maligno. Fue seguramente una reacción infantil, pero no me chocó o conmovió, sino que me sentí impresionada y nerviosa. Estaba desconcertada por lo sentimental que se estaba poniendo la gente. Supongo que cuando has crecido a base de Independence Day y Godzilla, la imagen de aviones incrustándose en edificios de Nueva York no es tan chocante. Porque no parece real".

Naomi O'Leary, 22 años, Irlanda

"Cuando por fin llegué de la clase de baile, ya eran las 7 de la tarde y todavía no me había enterado de nada. Cuando encendi la tele lo vi, imposible perdérselo: todos los canales italianos pasaban las imágenes de los aviones chocando con las Torres Gemelas en bucle. Estaba acostumbrada a las imágenes violentas en los medios, pero en ese momento no me di cuenta de la importancia histórica del evento. Solo tenía 17 años. No era tan consciente de la política y la Historia. Es el bombo que siguió que demostró el poder de los medios para crear una memoria colectiva de los acontecimientos. Eso me hizo darme cuenta de la magnitud de lo acontecido. En Italia no me sentí amenazada. Algunas teorías conspiradoras decían que la mafía nos protegía. No sé si el 11-S cambió algo en Italia: durante los Años de plomo (entre 1960-80, un periodo de descontento social y político marcado por el terrorismo), los atentados eran frecuentes, y muchos italianos ya desconfiaban de los musulmanes antes del 11-S. Había avisos de bomba, pero la gente no prestaba atención, la típica pasota actitud italiana. Esperamos y vemos lo que pasa, siempre es así".

 Lidia Falucci, 24 años, Italia

Un martes por la tarde de instituto. Mi profesor estaba ausente. ¡A mí las series! Tan contenta, me preparo algo de picar y enciendo la tele. Raro, en lugar de Dawson crece , una periodista. Sin esperar a ver de qué hablaba, cambio de canal. El mismo programa en todas partes. Y las mismas imágenes que desfilan sin explicación. ¿Qué pasa? Mi madre entra. ¡Es el fin del mundo! Me ordena que apague la tele de inmediato. Visión de pavor que se me queda grabada. Zums sobre un hombres que saltan al vacío. Al día siguiente, mi profesor lanza un debate y afirma: "Tengo que cambiar todo mi curso sobre la fuerza intocable estadounidense..." Con las torres, el imperio americano se hunde. Y el orden geopolítico le sigue. Al punto de mezclar ideas confusas que se unen con la emoción...

Caroline Venaille, 21 años, Francia

¿Dónde estabas tú cuando ocurrió? Comparte tus opiniones en los comentarios y participa en el sondeo, en la columna izquierda de la portada de cafebabel.com

Artículo orginal publicado el 11 de septiembre de 2009, en cafebabel.com